De la receptividad como capricho

Entre la voluntariedad que busca fama y la receptividad menospreciada se revela la complejidad artística. Resistiendo etiquetas, la verdadera excepcionalidad se halla en la receptividad genuina

2 min de lectura
Sigurdur Gudmundsson, “Study for Horizon” (1975).
Sigurdur Gudmundsson, “Study for Horizon” (1975).

Dudas en torno al duende. Vamos a ver. La voluntariedad se ha llevado toda la fama; esto se concreta muy bien en el rollo picassiano del “que la musa me coja trabajando”, que pretexta genialmente el complejo de los que se saben prestados en tal o cual campo artístico (la reducción del campo a lo artístico es deliberado y egoísta). Esto ya está conceptuado, de todos modos; a lo voluntario, de perfil estrecho y cicatriz recurrente, se opone lo receptivo, la receptividad. La presunción de que a una mirada forzada sobre las cosas continúa el aprendizaje ocioso, una cosa de vrindis al sol (con uve de vuta zorra); mientras que a la emoción de lo cotidiano, a la intuición (cuánto la manoseó Cortázar, en acentos circunflejos), sigue un aprendizaje pasivo: el que no puede ser deliberado. La receptividad.

Esta puede ser malentendida como un capricho, también: “de él dicen que es un autor veleidoso”, “voluble”, y entonces ya no se entiende en profundidades nada del cabrón aludido; pero a mí me da que de caprichosa nada tiene la excepcionalidad de cada cual. «Veo las cosas geométricamente. De rama a rama, entre esos árboles, creo dibujarse un rombo», pero tú no, puede que a ti las ondas te vengan como aroma, y entonces nada de árboles, sino río hediondo; o que el color del paisaje lo toques, te lo funjas addosso, porque si no lo tocas, nada de nada. Y así…

Conque en la jodienda ensayística y cognitiva (ya digo, de lo artístico) no hay nada que se solvente sin laberintos. Tú, el artista, el contexto socioeconómico… Claro, y las necesidades de la propaganda, de entre las cuales: ¡etiquetas! ¡Pertenencia a algo! Gran borrasca de la que quienes menos se cuestionan, precisamente, son los que mejor pasean las plumas, los pinceles; no sea que hagan examen de… receptividad, y palmen prestigio y algún cero bancario.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.