Pepper es un robot cognitivo creado para interactuar con los humanos. Fotografía de archivo.
Pepper es un robot cognitivo creado para interactuar con los humanos. Fotografía de archivo.

A las puertas de la cuarta Revolución Industrial

21 de abril de 2022
Pepper es un robot cognitivo creado para interactuar con los humanos. Fotografía de archivo.
Pepper es un robot cognitivo creado para interactuar con los humanos. Fotografía de archivo.

La digitalización, la simplificación de procesos o la colaboración entre máquinas y personas fueron los temas clave que se trataron en la jornada sobre robótica colaborativa y sus retos en la industria 4.0 celebrada en ICAI Madrid.

El acto contó con la participación del director de negocio de ABB Robótica, Sergio Martín, y del miembro del Consejo Directivo de euRobotics y presidente del Consejo de Ciencia y Tecnología de la Comunidad de Madrid, Carlos Balaguer.

Sergio Martín reseñó que la robótica colaborativa es una herramienta que promueve la productividad; un operario con un cobot es más eficaz, o mucho más resolutivo que un autómata solo. Esto se debe a que mientras la máquina procesa la información, el artesano trabaja sobre la pieza, mejorando así el rendimiento.

Martín comentó además que la robótica siempre ha mejorado los procesos de producción, destacando que últimamente también entra en el análisis de calidad: androides capaces de hacer una foto en tres dimensiones, captar la información e incluso detectar posibles errores.

Tras presentar las tendencias observadas en este campo por ABB Robótica, Sergio Martín informó acerca de la necesidad de que la robótica sea segura en sí misma, poniendo como ejemplo a Yumi: un robot colaborativo y flexible, nacido en la era digital. Actualmente, Yumi interviene en diversos sectores como el automotriz —la mitad de la industria robótica en España—, aunque fue creado para otro tipo de segmentos como la industria alimentaria o la farmacéutica.

Por su parte, Carlos Balaguer destacó el potencial de esta tecnología para optimizar la industria del futuro. “Igual que el teléfono móvil supuso una revolución, los robots en la sociedad, conviviendo con los humanos, pueden propiciar un cambio drástico en el día a día”, añadió Balaguer.

Para Carlos Balaguer la robótica futurista desembocará en una convivencia humano-robot: para ello se deben superar muchos inconvenientes tecnológicos, pero también una serie de temas que forman parte de esa futura sociedad robótica como la seguridad, los asuntos legales, o los problemas económicos.

El codirector de la Cátedra de Industria Conectada, Bernardo Villazán, presentador del acto, explicó que el desarrollo de esta jornada supone una oportunidad para encontrarse con la realidad de lo que es la robótica en la industria conectada y el impacto social que conlleva.

El auge de las robóticas colaborativa y móvil, que permiten que los robots compartan el entorno con los operarios humanos, promete mejoras significativas desde el punto de vista de la productividad y la personalización de producto.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.