A través del espejo: en busca de la empatía

2 min de lectura
¿Son las neuronas espejo la base de la empatía? Fotografía de archivo.
¿Son las neuronas espejo la base de la empatía? Fotografía de archivo.

Con el descubrimiento de las neuronas espejo, a principios de los noventa del pasado siglo (por si aún nos hacían falta más evidencias de que somos básicamente seres sociales, es decir, que nos necesitamos unos a otros para sobrevivir), dimos credencial al hasta entonces abstracto concepto de empatía —esa suprema forma de inteligencia emocional e interpersonal—. Pero ello no parece haber ayudado a que, como sociedad desarrollada, tomáramos mayor y mejor conciencia del prójimo: ni del más cercano (cada vez somos más gregarios y descomprometidos y menos sociales y unidos (dónde quedó la Europa de Erasmo: no se ama lo que no se conoce); ni, aún menos, del más distante, ese Tercer y Cuarto Mundo (¿serán los refugiados el Quinto?); y todo ello, bien mediante una interacción basada en el respeto, no con colonialismos seudopaternalistas, económicos o religiosos; y en la ayuda (catástrofes humanitarias).

Muy al contrario, nuestra hipertecnologizada sociedad parece dedicar todos sus amorosos esfuerzos exclusivamente a las máquinas, olvidándose del crecimiento interior, haciéndose a sí misma más tecnócrata y autómata, y a ellas más inteligentes y “humanas”. Se supone que para liberarnos de la esclavitud del trabajo e introducirnos de pleno en la anhelada Arcadia de la Sociedad del ocio, donde tendremos aún más tiempo para olvidarnos del otro, de nosotros mismos; consumir sin freno y ellos para hacernos creer que así somos realmente libres.

Así nació el selfi, ese neo-narcisismo que consiste en hacernos creer que el monigote que aparece reflejado al otro lado del espejo somos nosotros mismos.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.