El gusano Morris: hay un virus en la red

3 de abril de 2018
En la imagen, Robert Tappan Morris, creador del “Gusano Morris”. Fotografía de archivo.
En la imagen, Robert Tappan Morris, creador del “Gusano Morris”. Fotografía de archivo.
En la imagen, Robert Tappan Morris, creador del “Gusano Morris”. Fotografía de archivo.
En la imagen, Robert Tappan Morris, creador del “Gusano Morris”. Fotografía de archivo.

En febrero de 1958 el presidente Ike Eisenhower funda ARPA (más tarde DARPA): la apuesta norteamericana para competir en el proceso de desarrollo tecnológico con la Unión Soviética, que en octubre de 1957 había lanzado el satélite Sputnik 1. Por primera vez, se planteaba una red de computadoras conectadas sin usuarios humanos de por medio, todo con el nombre de ARPANET.

El 29 de octubre de 1969 se transmite el primer mensaje a través de ARPANET y en menos de un mes se logra establecer el primer enlace entre la Universidad de California y la de Stanford. En marzo de 1970, la red llegó hasta la costa Este. Un año después se contabilizaban ya 24 computadoras enlazadas, todas pertenecientes a universidades y centros de investigación. Este número fue creciendo hasta 213 en 1981, con una nueva incorporación cada 20 días, alcanzando las 500 computadoras conectadas en 1983.

La normalización paulatina de esta nueva tecnología supuso un avance decisivo para la sociedad civil, pero trajo consigo los primeros inconvenientes. El 2 de noviembre de 1988 irrumpía en la red el primer programa informático capaz de auto replicarse. Durante unas horas, el 10% de todas las máquinas conectadas a internet se vieron afectadas por el denominado Gusano Morris, en referencia a su autor, Robert Tappan Morris, un estudiante de la Universidad de Cornell.

En su origen, el Gusano Morris no había sido concebido con la intención de causar daños: su creador reconocía haber cometido un error al propagar el virus. Dijo estar arrepentido de sus acciones. La televisión de la época cubrió la noticia, abriendo los informativos con el siguiente titular: “La vida en el mundo moderno tiene una nueva preocupación. Ahora que nos hemos vuelto totalmente dependientes a la computadora, ahora somos acosados por saboteadores que crean virus de computadoras.”

Robert Tappan Morris fue condenado en la Corte Federal de Siracusa, Nueva York, a tres años de libertad condicional, 400 horas de trabajo social y una multa de 8.095 euros, por la violación de la Ley de Fraude y Abuso Informático.

Hoy, Morris trabaja de profesor en el Instituto Tecnológico de Massachusetts. El código del virus está almacenado en un disquete de 3 ½ pulgadas y se exhibe en el Museo Histórico de Ordenadores de Mountain View, California.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Iván González Saiz

Ingeniero Informático.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

Vista frontal de la Santa Cruz del Valle de los Caídos y su basílica. Fotografía de archivo.

Franco: el desahucio de la momia

No estaría de más que alguien le explicara a la

El falso mantra de la cuestión politizada

Mientras trabajo en el ordenador, me llega de soslayo el