/

Anne Perry, la dama de la novela negra

2 min de lectura
Retrato de la escritora Anne Perry, la dama de la novela negra. Fotografía de archivo.
Retrato de la escritora Anne Perry, la dama de la novela negra. Fotografía de archivo.

Quien haya dicho y escrito que la novela negra encierra una enorme carga social tiene más razón que un santo, porque la mayoría de los autores que cultivan este género literario desarrollan tramas en las que los planteamientos de este tipo son claves.

Este es el caso de la novelista británica Anne Perry, que en su obra “La secta de Paragon Walk”, que acabo de finalizar, toma como pretexto el asesinato y violación de una joven de clase alta de ese barrio londinense del que toma el nombre el libro, para diseccionar de manera muy certera y crítica a la siempre estúpida clase alta de su país.

Con una fórmula literaria que recuerda a las hermanas Brontë, pilares fundamentales de la novelística del siglo XIX, Perry observa a los habitantes de éste exclusivo barrio capitalino y su soberbia de clase jugando a la discriminación para soslayar la naturaleza de humanos de sus criados y jardineros.

La autora aprovecha la condición de policía del marido de una mujer de clase baja, cuya hermana emparienta con los ricos de Paragon Walk, a través del matrimonio, para descarnar la hipocresía de una sociedad que se mira al ombligo más de lo que debe y que piensa que los millonarios están exentos de toda acción criminal, a pesar de que sus conversaciones indiquen lo contrario.

Literariamente no es una joya, pero desde el punto de vista de la sociología y de la definición de lo que es un círculo cerrado que odia a la clase inferior “La secta de Paragón Walk” es razonablemente recomendable.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.