Cruz de caídos en campos de exterminio

1 min de lectura
La Virgen de los Dolores recibe la Medalla de Oro de Guadalcanal. Fotografía: J.Á.F.
La Virgen de los Dolores recibe la Medalla de Oro de Guadalcanal. Fotografía: J.Á.F.

El cuerpo (para muchos, inmortal) del psicópata ferrolano Francisco Franco Bahamonde, que destruyó con su golpe militar la última democracia verdadera que ha tenido este país —desde entonces merecedor del calificativo de Ezpañistán—, debería ser enterrado, como la alimaña que demostró ser, en una olvidada cuneta, no cara al sol, sino cara al más pestilente detritus histórico contemporáneo.

Si no hay Justicia ni memoria para quienes defendieron legítimamente la genuina nación democrática, nacida de la voluntad popular, que sí la haya para quien condenó a oprobio, exilio, tortura y muerte a los auténticos y honestos patriotas de la España tricolor. Esa que aún se nos hurta, mientras gobiernos como el socialista de Guadalcanal, municipio de la Sierra Norte sevillana, impone la Medalla de Oro de la Villa a la Virgen de los Dolores.

Ni Carmen Polo lo hubiera hecho mejor. Con medallas como estas y con las olímpicas salvamos a Ezpañistán de los peligros del chavismo bolivariano. Oremos y procesionemos para redimir los pecados de los perroflautas. Amén.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.