La cara es el espejo del alma

2 min de lectura
Bette Davis y Gary Merrill en ”Eva al desnudo” (1950), de Joseph L. Mankiewicz. Fotografía de archivo.
Bette Davis y Gary Merrill en ”Eva al desnudo” (1950), de Joseph L. Mankiewicz. Fotografía de archivo.

Un estudio reciente de la Universidad de Nueva York analiza el valor de las cejas en la evolución de la comunicación humana. Considero que no hay nada más apasionante que descubrir qué es lo que nos ha moldeado, a lo largo de millones de años, hasta convertirnos en los humanos en que nos hemos convertido.

El rostro, es un apasionante lienzo que debela, descubre y desvela aquello que sentimos, aquel que, real e inevitablemente, somos.

Podemos comprobarlo en la escultura, la pintura, o la fotografía, pero, dado su enfático gigantismo sobre todo el cine —y ahora las pantallas digitales— que, al cabo, no son sino el otro lienzo en cuyos primeros planos la faz se desnuda, los gestos se magnifican, los matices se revelan; tiene esa poderosa fuerza para transmitirnos con una inusitada intensidad los más sutiles mensajes que la palabra vana intenta alcanzar.

Y ahí tenemos las cejas: ¿Cómo no emocionarse con la complicidad que reclamaban las de Charlot? ¿Quién no se aterrorizó con las amenazantes del Drácula de Béla Lugosi? ¿Para qué resistirse a las tentadoramente seductoras y dominantes de María Félix? ¿Qué compasión no despertaron las suplicantes y llenas de ternura del frágil James Dean, o del vulnerable Montgomery Clift? ¿Cuánto no nos han intimidado las muy poderosas de la indómita Bette Davis? ¿Y las muy ceñudas de John Barrymore?

No cejemos en nuestro empeño de conocer más… Y ahora decid: ¿Cuáles son vuestras cejas favoritas?

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.