Etiopía hace realidad una utopía

2 min de lectura
Sahle-Work Zewde, primera mujer que asume la presidencia en la historia de Etiopía. Fotografía: J. Marchand.
Sahle-Work Zewde, primera mujer que asume la presidencia en la historia de Etiopía. Fotografía: J. Marchand.

Hace más de tres mil años Etiopía estuvo gobernada por una mujer: la bíblica, hermosa e inteligente reina de Saba, la cual viajó hasta Jerusalén para conocer en persona al rey Salomón, cuya proverbial sabiduría traspasaba el orbe del mundo conocido.

Se enamorarían (aunque se dice que el rey gozaba de más de setecientas esposas y trescientas concubinas) y tendrían un hijo, Menelik I, que nació en Hamasien, una antigua provincia de Eritrea. Así mismo se asegura que de ese idilio surgiría el considerado más hermoso texto bíblico: “El Cantar de los Cantares”.

“¿Quién es esta mujer que está mirando hacia abajo como el alba, hermosa como la luna llena, pura como el sol relumbrante, imponente como compañías reunidas en torno de pendones?” (Cantares 6:10)

Hoy, ese maravilloso y depauperado país vuelve a estar regido por una mujer, la única presidenta en todo el continente africano. No menos hermosa ni menos inteligente, Sahle-Work Zewde —que sustituye a Mulatu Teshome Wirtu— fue directora general de la ONU en Nairobi (Kenia) hasta que asumió el papel de representante especial de António Guterres ante la Unión Africana.

Le deseamos la mejor y mayor de las fortunas en su cometido. Y que, de tener éxito, la historia también la convierta en un mito real.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.