Demoscopias y mentiras arriesgadas

2 min de lectura
En la imagen, Santiago Abascal en uno de los actos políticos de Vox. Fotografía: Antonio García.
En la imagen, Santiago Abascal en uno de los actos políticos de Vox. Fotografía: Antonio García.

La demoscopia es una ciencia manipulable y que se adapta perfectamente a las necesidades del cliente. Por eso, ahora proliferan sondeos que ofrecen los resultados a la medida de quien paga; y en esto hay grandes especialistas en cocinar las mejores encuestas para satisfacer al comprador.

Es verdad que no es una ciencia exacta y que suele reflejar tendencias. Pero algunos las engordan considerablemente para arrimar el ascua a su sardina, amedrentar al opositor y en ocasiones provocar el efecto contrario.

Sucede así ahora con las expectativas electorales de Vox tras los comicios andaluces. Según algunos medios, las intenciones de voto de la ultraderecha se disparan, pero en este terreno no hay nada convincentemente escrito.

El caso más significativo de uso perverso de las encuestas lo protagonizó el diario El Mundo y no sólo porque elevara a cerca de cincuenta el número de diputados de la formación de Santiago Abascal, sino porque la encuadra ideológicamente en el ámbito del centro derecha para blanquear su historia y hacer a Vox digno aliado de la rancia derecha española.

Allá Paco Rosell, el director de El Mundo, con sus nostalgias de la criminal dictadura franquista; pero debe ser consciente de que ese encuadramiento de Vox no gusta ni a sus promotores. Seguro que si alguien al hablar de ETA la definiera como la alternativa moderada vasca iba a pisar muchos callos y sobre todo a los que ahora ensalzan los supuestos valores españoles de Vox. En fin, mentiras arriesgadas.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.