¿Cómo nadar y guardar la Europa?

2 min de lectura
Pia Klemp en el muelle de Kings Wharf, Launceston. Fotografía: Scott Gelston.
Pia Klemp en el muelle de Kings Wharf, Launceston. Fotografía: Scott Gelston.

Pia Klemp, una bióloga alemana de 36 años capitana del barco Steve Irwin, se enfrenta a 20 años de prisión e importantes sanciones económicas por rescatar a más de mil emigrantes mientras cruzaban el Mediterráneo.

Si nuestra cultura occidental se sustenta sobre esos Derechos Humanos tan arduamente alcanzados, y que son el referente para el resto del Mundo, con noticias así de indignantes deberíamos tomar conciencia y, como ciudadanos comprometidos con el progreso social de la Humanidad, tratar de evitar que esto suceda. La democracia no se gana en las urnas, se gana cada día. Si no valoramos y defendemos nuestros derechos volveremos a ser esclavos de los peores amos. Y ya empezamos a serlo…

Aún existen muchos lugares en este planeta herido donde el mayor lujo es sobrevivir. ¿Cuáles son nuestras prioridades?: ¿ganar la liga?, ¿lo último de Zara?, ¿que cambien el final de “Juego de Bobos”?, ¿el coche que más corre y contamina? El futuro será de quien aprenda a distinguir lo que apetece de lo que conviene. Adivina de quién…

¡Europa ha muerto! Nos queda la UEFA Europa League, Eurorrisión, y el Premio Carlomagno; Juancarlitros se llevó uno en 1982 por una supuesta Transición que sólo era una prolongación camuflada del franquismo nazionalcatólico, luego que nunca se hizo. ¡Ja!

Comentar la noticia

Your email address will not be published.