El pequeño relato de Ibrahim

2 min de lectura
En la imagen, un joven inmigrante senegalés en el monte Gurugú, Marruecos. Fotografía de archivo.
En la imagen, un joven inmigrante senegalés en el monte Gurugú, Marruecos. Fotografía de archivo.

Aquí me tenéis, dispuesto a conquistar el bien más supremo: ¡La vida! El resto del vasto mundo no puede ser peor que este. No sólo el planeta está yendo a menos… El fascismo capitalista es quien crea de forma incesante migraciones ilegales.

¿Quién no huye de una montaña que se derrumba sobre su cabeza? ¿Quién se queda a admirar el espanto de un incendio? ¿Quién, a contemplar cómo el hambre devora a sus hijos?

Anoche dejé a mi familia en la choza sin despedirme. A las primeras luces se unirá la de la esperanza de mi marcha. Y a las primeras sombras de la tarde, la de la melancolía de mi ausencia.

Un batallador no olvida un buen equipamiento: pasta de arroz, alubias y algo de agua son todo mi arsenal. Emprendo un camino cuyo espanto prefiero no alcanzar a sospechar. Desiertos, mafias, sed, alimañas, robos, agresiones, persecuciones… Pero eso no me hará abandonar el espíritu que he forjado.

Si nos enalteciera el grado de conciencia deseable ante el sufrimiento ajeno tanto como para dolernos y tratar de paliarlo de algún modo seríamos mejores seres humanos, dignos de perpetuarnos como especie. Nuestra civilización se desmorona irremediablemente a pasos agigantados. ¡Bienvenidos a este nuestro mundo infierno!

Me llamo Ibrahim. Gracias por detenerte a leer mi pequeño relato.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.