El choque electoral en Andalucía

4 min de lectura
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, con la bandera de Andalucía. Fotografía: Julio Muñoz.
El presidente de la Junta, Juanma Moreno, con la bandera de Andalucía. Fotografía: Julio Muñoz.

Andaba este que escribe un tanto desasosegado porque desconocía la decisión de la Junta Electoral de Andalucía con respecto a la denuncia presentada contra el Partido Popular, y en concreto contra el actual presidente Juan Manuel Moreno Bonilla, por utilizar electoralmente la figura del Rey, algo que irritó a muchos españoles.

Tuve que enterarme de la citada decisión a través de la página web del Diario de Sevilla porque a ninguno de los periódicos de ámbito estatal, y sobre todo a los que representan las opciones de la derecha, les apetecía compartir con sus lectores el fallo de la mencionada junta electoral, lo que no deja de ser un tanto curioso.

Nada nuevo bajo el sol, como temía. La junta electoral andaluza sólo hace un reproche moral al PP por la fotografía de Juanma con Felipe VI, y eso que según su dictamen ya había realizado anteriormente una publicidad ilegal parecida. Incluso, el fallo se atreve a manifestar que la próxima vez que ocurra no tendrá más remedio que multar al actual presidente andaluz.

Uno no termina de entender para qué están las juntas electorales que, como los ojos de la malagueña, toman decisiones tan alegres para otros y tan tristes para mí. Por ejemplo, se reafirmaron en negar la posibilidad de que los nombres de la lista de Podemos figurasen en la candidatura de Por Andalucía, aduciendo que los habían presentado fuera de plazo. Afortunadamente para el rojerío, se llegó al acuerdo de incluir en la lista a los nombres de Podemos, aunque sin figurar su procedencia.

Otra controvertida decisión de la junta andaluza fue ratificar que la candidata de Vox, Macarena Olona, está censada en Salobreña, a pesar de que en el domicilio que la conocida ultraderechista dio como lugar de censo no la conocía nadie y que la Policía Local del pueblo granadino hizo un par de inspecciones con resultado negativo.

La junta electoral andaluza tiene una idea un tanto peculiar de cómo regula el desarrollo de las elecciones, porque siempre es más complaciente con las formaciones de derecha y ultraderecha que con la izquierda y eso parece un tanto anómalo, por no decir impresentable. Dado el talante del órgano corrector andaluz, uno se imagina a los integrantes de la citada junta terminar sus reuniones puestos en pie y cantando el “Cara al Sol” como remate de las agotadoras jornadas de deliberaciones anunciadas. Y también me imagino a los más desinhibidos levantar el brazo para demostrar su afección al régimen. Aunque no tengo claro a cuál.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.