Álvarez-Cascos necesita cash

4 min de lectura
En la imagen, el político asturiano Francisco Álvarez-Cascos. Fotografía de archivo.
En la imagen, el político asturiano Francisco Álvarez-Cascos. Fotografía de archivo.

A muchos nos ha sorprendido, y a otros les ha causado cierto estupor, el ofrecimiento de Francisco Álvarez-Cascos al Partido Popular para lo que sea necesario y útil, lo que no deja de ser un poco asombroso, y no porque el exvicepresidente con José María Aznar no sea un animal político sino porque se halla en sus horas más bajas con la presentación de querellas contra él por su antiguo partido, Foro Asturias Ciudadanos, que es el que el veterano exdirigente fundara cuando Mariano Rajoy le negó el pan y la sal.

¿El ofrecimiento de Cascos se lo hizo al nuevo líder conservador, Alberto Núñez Feijóo?, que fue subordinado suyo cuando ocupaba el ministerio de Fomento. El expresidente gallego ocupó, muy dignamente hay que decirlo, la dirección de la Sociedad Estatal Correos y Telégrafos y es más que probable que desde aquel tiempo los dos políticos conservadores hubieran cimentado una buena amistad.

También corren rumores acerca de las verdaderas razones por las que Francisco Álvarez-Cascos pretende su vuelta a la política más activa y es que el antiguo secretario general podría conocer algunos secretillos de Núñez Feijóo en su etapa al frente de Correos y querría ahora sacarle partido a ese conocimiento. Pero ya digo que son rumores, nadie ha desvelado ni siquiera indicios de esta circunstancia.

Todos pensaban que Cascos estaba acabado como político, después de su expulsión de Foro Asturias, porque además, la mayoría de la organización que él fundó se volvió en su contra y le acusó de buscar sólo su propio interés político y personal, dado que pasaba a la dirección del partido facturas de cuestiones para nada relacionadas con la vida orgánica ni con la de la representatividad.

Me dice un contertulio de esa universidad de la vida que es mi chigre favorito que lo que le sucede a Cascos es que necesita cash, porque está sin un chavo. Y un servidor, siguiendo la broma, contesta que efectivamente necesita cash para ser Cashcos. Lo cierto es que nadie tiene claro si de verdad está a dos velas o sólo le impele la llamada de la política activa, que es muy adictiva.

El propio antiguo ministro de Fomento no ha explicado públicamente las razones por las que quiere volver y sólo se conocen las declaraciones de alguno de sus fieles —como Pedro Leal— que han expresado su deseo de que Alberto Núñez Feijóo sea el próximo presidente español, pero eso tampoco es muy indicativo porque nadie de Foro prefiere que continúe en La Moncloa Pedro Sánchez.

El tiempo dirá qué destino tiene reservado (si es que tiene alguno) el líder del Partido Popular a Francisco Álvarez-Cascos, aunque me da la impresión de que hay que descartar que encabece las listas de ese partido para las próximas elecciones autonómicas o sea el número uno por Asturias para las legislativas del año que viene; otra posición no la aceptaría. Cualquiera de los dos supuestos incendiaría al propio PP y originaría una enorme polémica en todo el país. Habrá que estar atentos.

Comentar la noticia

Your email address will not be published.