Parábola de la cocina de carbón

14 de febrero de 2023
Eduardo Beato, “Cocina de antaño” (2008).

Mi madre no conocía la guerra de oídas. Sabía lo que era pasar hambre y miedo. El hambre se le fue quitando a fuerza de jornales obreros, pero el miedo no se le quitó jamás y a mí me llegó directamente por vía intrauterina.

El miedo tiene una importante carga genética. Recuerdo a mi madre llevándose las manos a la cabeza cuando a uno de mis hermanos se le ocurrió arrancar de cuajo la cocina de carbón para cambiarla por una moderna placa vitrocerámica. Ella era una mujer sabia y ya en aquel entonces se dio cuenta de que con ese sistema íbamos a depender totalmente de la electricidad y por tanto de las empresas del ramo. Supo que con la antigua cocina hubiéramos podido calentarnos echándole piñas o cajas de fruta, o buscando leña en el monte.

Sólo ella fue consciente de que nos habían echado el cebo y mordimos el anzuelo. Pero los hijos teníamos muy claro que nosotros éramos los modernos y ella la anticuada… Antaño los pobres no lo eran tanto, al menos podían prender un fuego para calentarse, la moderna sociedad los ha privado incluso de ese privilegio. Ahora los anzuelos abundan. La Unión Europea nos dio grandes subvenciones por renunciar a cultivar las tierras o por dejar de producir leche y las grandes empresas trasladan sus fábricas a países mucho más ventajosos para sus dueños.

Llegará un momento en que ya no tengamos alimentos y dependeremos exclusivamente de los precios de los mercados para comprar el pan y la leche y tampoco habrá ninguna fábrica en nuestro territorio, será entonces, cuando esos otros países que ahora son tan ventajosos impondrán sus reglas…

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.