La involución de la verdadera Finlandia

8 de marzo de 2024
Riikka Purra, líder del partido de ultraderecha Verdaderos Finlandeses. Fotografía: Markku Ulander.

En la mayoría de las listas de los valores democráticos que realizan las empresas especializadas, los primeros puestos los ocupaban, hasta ahora, los países nórdicos, que contaban con las mejores escuelas, garantías de libertad y bienestar social, aunque el aspecto relacionado con la convivencia y la violencia hacia las mujeres estaba al mismo bajo nivel que el resto de naciones occidentales. Finlandia es uno de esos países en los que las condiciones de vida, independientemente del clima, sobresalían por encima del resto. Ahora se ha producido un bajón en esa clasificación.

1:1 perfect replica breitling watches for sale available online, and luxury replica watches with Swiss movements assure the top quality.

With both low prices and high quality, waterproof best replica watches are worth having!

If you wanna buy fine and hublot copy watches ebay, you cannot miss this online store of quality knockoff Hublot.

Durante toda la Guerra Fría y hasta años después de la disolución de la Unión Soviética, Finlandia, como otros países cercanos a la influencia de Moscú se defendía del peso de ese país seduciendo a sus habitantes con medidas protectoras que le alejaran de las tesis soviéticas y así este país, como el resto de los nórdicos, desarrolló un Estado de bienestar muy sólido que fue ejemplo para las naciones del conjunto del continente.

Pero de un tiempo a esta parte, curiosamente, desde que la URSS ha dejado de ser una amenaza para esa zona de Europa, los finlandeses han perdido capacidad de mantenimiento de sus condiciones de vida y lo que la socialdemocracia finesa y sus gobiernos sostuvieron a lo largo de varias décadas, se ha ido perdiendo a medida que las derechas han acaparado el poder y las opiniones de sus habitantes en todas las materias relacionadas con el progreso de los seres humanos.

Ha sido tal la involución política de Finlandia que de ser un país muy receptivo a la llegada de inmigrantes y de refugiados políticos ha pasado a restringir claramente la integración y la nacionalización de los que venían de fuera, coincidiendo además con el auge ideológico y político de un partido xenófobo como los Verdaderos Finlandeses, que ha llegado a las puertas del Gobierno de Helsinki y ha recibido el cortejo de la derecha del país para ayudar a mantener una política muy conservadora, hasta ahora desconocida en ese territorio.

La dimisión de la primera ministra Sanna Marin como consecuencia de la publicación de un vídeo en el aparecía bailando, sin más connotaciones extra-convencionales y en cuya difusión, según ciertos indicios, jugaron un papel esencial las derechas nórdicas y los servicios secretos de algún país muy belicoso con lo que no sea la defensa a ultranza del libre mercado más férreo, marcó un antes y un después en la vida política del país. Tras la marcha de la socialdemócrata el pasado mes de abril, la derecha ganó las elecciones y los Verdaderos Finlandeses fueron la clave de la gobernabilidad y de las políticas involutivas.

Ahora que Rusia está en el punto de mira de los partidarios de un mundo unipolar y unilateral y que la URSS ya no causa miedo a nadie, Finlandia ha decidido mirar a la OTAN y resguardarse bajo su paraguas, con el objeto de colaborar en el cerco sobre Moscú que ha puesto en marcha la Alianza Atlántica bajo la dirección política de Estados Unidos y el Pentágono.

No hay que olvidar que el secretario general de la OTAN es el aguerrido Jens Stoltenberg, un político noruego con fama de conservador y excesivamente atlantista a pesar de haber sido militante y dirigente del Partido Laborista Noruego. Y fue precisamente el propio Stoltenberg quien ejerció una notable influencia para que Helsinki diera el paso. Además, claro está, de las tensiones por la guerra de Ucrania, que le pilla bastante cerca.

Según cuentan las crónicas, los finlandeses están olvidando aquellas conquistas sociales y políticas que poseían en otros tiempos, algo que no parece ser sólo atribuible a las decisiones de la derecha. No deja de ser curioso que cuando mejor estaba ese país y disponía de las condiciones de un buen Estado de bienestar, la Unión Soviética estaba en su apogeo. Como dice un conocido, medio en serio, medio en broma: la práctica totalidad de Europa tenía que estar agradecida al régimen del “Telón de acero” porque puso a sus habitantes bajo la protección de una forma de vida que garantizaba a la vez libertad, seguridad y un excelente Estado social. Pero parece que todo se puede venir abajo.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.