Los que quieren que ETA vuelva a matar

23 de mayo de 2023
En la imagen, José María Aznar conversa con Isabel Díaz Ayuso. Fotografía: Kiko Huesca.
En la imagen, José María Aznar conversa con Isabel Díaz Ayuso. Fotografía: Kiko Huesca.

Estoy cada vez más convencido de que algunos dirigentes del Partido Popular y buena parte de la caverna mediática que nos miente y sermonea en los medios de comunicación estarían encantados de que ETA volviera a matar porque así obtendrían réditos políticos y periodísticos y volverían a ser objeto de deseo de algunos votantes temerosos de que la izquierda abertzale tenga predicamento entre la ciudadanía. Y quieren que vuelvan aquellos tiempos en los que el PP y ETA se retroalimentaban y cada vez que se producía un atentado subían como la espuma las intenciones de voto de los chicos de José María Aznar y cada vez que legislaban una atrocidad, los más burros del país gritaban aquello de “ETA, mátalos”.

Designed with various features, the 1:1 wholesale replica Tag Heuer watches seem graceful and chic when you wear them.

Buy the best 1:1 Rolex super clone watches with real Swiss movement, made of 904L steel.

Fontwatches.com is the world’s leading manufacturer of high-quality replica watches. We offer a wide range of replica watches.

La obsesión morbosa y continuada con la influencia de EH Bildu en la España de hoy y el deseo subliminal de que los votos de esta organización puedan servir para ponerle el freno a los sectores más intransigentes de la derecha española no tiene otra explicación. Creen los más miserables de quienes ven en las huestes de Arnaldo Otegi los aliados más seguros de Pedro Sánchez que si algún concejalucho, un agente de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad? del Estado o un militar (hasta subteniente, claro, a ver si va a vivir en el barrio de Salamanca) caen con un tiro en la nuca, el país se va a transformar en urnas repletas de votos para la gaviota.

Pero me temo que sus deseos no se van a cumplir y ETA seguirá donde estaba, es decir, disuelta desde hace diez años, como mínimo, porque la izquierda abertzale no va a caer en la trampa de regresar a los “años de plomo”, porque haciendo política en la calle y en las instituciones logran más objetivos que con un coche bomba o atemorizando a las posibles víctimas. Lo mejor que ha hecho la banda armada ha sido transformarse en una organización que compite por los votos (y ojo que sólo un porcentaje reducido de EH Bildu fueron militantes proetarras) y les confiere la legitimidad moral que otorga la participación en la sociedad democrática. Ocurre que, además, Arnaldo Otegi es el triple de listo que Núñez Feijóo y Díaz Ayuso juntos y, para más inri, esta estrategia de la derechona les hinchará de concejales los ayuntamientos vascos.

No es que desconozcan que EH Bildu ya forma parte indisoluble de la sociedad democrática, sino que están convencidos de que este país se rige por una Carta Magna heredada del Fuero de los españoles, como si Francisco Franco todavía viviera en el Palacio de El Pardo. Pues, no queridos, esta nación se rige por una Constitución que afirma que todas las ideas son legales y quien delinque puede cumplir su condena en su lugar de origen, porque la dispersión fue fruto de los “años de plomo” y de una especie de estado de excepción que se sacó de la manga el exministro de Justicia Enrique Múgica.

No les vale a nuestros “patridiotas” lo que dice la Constitución ni tampoco les vale lo que opinen fiscales y jueces que se han negado (si no, prevaricarían) a tratar de ilegalizar a EH Bildu, porque insisten en actitudes que ya no son propias de una época de Euskadi en paz. Incluso, como ETA ya no mata, algunas de nuestras joyas de la derechona van a Bilbao a reclamar la ilegalización de las ideas abertzales. Claro que lo que de verdad quiere la musa de Díaz Ayuso es arrastrar a todo el PP a una confrontación directa con el resto de los demócratas para que Núñez Feijóo se estrelle y alzarse ella con su despacho en la calle de Génova.

Si la Brunete mediática y los más obtusos del Partido Popular continúan por ese camino, seguro que EH Bildu se lo agradecerá llenando de votos las papeletas que llevan su marca y si tratan de que algunos barones del PSOE le digan a Sánchez que no acuerde con los antiguos etarras, pincharán en hueso porque saben que sin el PSOE como respaldo político, esos barones no llegan ni a conserjes. Vano intento de división que no les proporcionará ninguno de los beneficios que persiguen.

Y de momento, no abramos la caja de Pandora de los acuerdos del PP vasco con EH Bildu, porque hay verdaderas perlas de ofrecimientos y chantajes con tal de ocupar pequeñas parcelas de poder. Al fin y al cabo no fue Pedro Sánchez quien se avino a pactar con el Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV), sino un tipo que jugaba al dominó en un pueblo de Castilla y que por entonces lucía un bigotillo fascista de cuando era inspector de Hacienda en La Rioja. Seguiremos desmontando mentiras.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Vicente Bernaldo de Quirós

“El repelente niño Vicente”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

La factura de los chicos malos de Vox

Parece que ahora que el Partido Popular se ha caído
Pedro Sánchez, Presidente del Gobierno en funciones, habla con Pablo Iglesias. Fotografía de archivo.

Cosas de la lógica elemental

Cabe dentro de la lógica que el Partido Socialista no