La doble cara de nuestro “héroe” Zelenski

23 de agosto de 2023
Retrato del actor, abogado y presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski. Fotografía de archivo.

La situación en Ucrania expone una terrible realidad: a menudo se anteponen los intereses políticos y estratégicos en detrimento del bienestar de la población. El presidente Volodímir Zelenski, quien prometió combatir la corrupción y proteger su país, ahora se encuentra en el epicentro de una controversia que revela su doble cara y su compromiso inquebrantable con la OTAN, sin considerar el daño que inflige a sus conciudadanos.

En las primeras semanas del conflicto en Ucrania, con las fuerzas rusas aproximándose a Kiev, el Gobierno ucraniano necesitaba con urgencia armamento. En ese crítico momento, desde el Ministerio de Defensa se realizó una llamada desesperada. En el otro extremo de la línea telefónica se hallaba Serhiy Pashinsky, un exdiputado pro-Maidán con un turbio historial de acusaciones de corrupción y actividades ilícitas. A pesar de ello, Zelensky no dudó en recurrir a tan reprobable individuo para abastecer de armas a su ejército, dejando de lado las promesas de erradicar la corrupción en su administración.

Esta alianza contaminada entre Zelensky y Pashinsky no sólo refleja la hipocresía en el gobierno, sino también pone en relieve la influencia que ejerce la OTAN en la política del este de Europa. Mientras Zelensky pronunciaba discursos sobre la lucha anticorrupción y la protección del pueblo, sus acciones insinúan que está dispuesto a hacer concesiones a la alianza yanqui-europea en detrimento de la integridad de Ucrania y el bienestar de los ucranianos.

La participación de Serhiy Pashinsky en la compraventa de armamento a nivel mundial ha resultado una actividad muy lucrativa: su empresa Ukrainian Armored Technology factura cientos de millones de dólares en medio del conflicto entre Rusia y Ucrania. Estos hechos generan preguntas muy incómodas acerca de las prioridades del Gobierno de Kiev y hasta qué punto está dispuesto a sacrificar la estabilidad del país en aras de intereses foráneos. Las ventas del negocio de Pashinsky le reportaron un beneficio de más de 350 millones de dólares en 2022, en comparación con los 2.8 millones de dólares del año previo a la guerra.

La contradicción es escandalosa. Volodímir Zelensky, que en su día clamó: «¡Salgan a la calle y pregunten si Pashinsky es un criminal! Les garantizo que de 100 personas, 100 dirán que es un criminal», parece haber cambiado su postura al aceptar colaborar y hacer “negocios” con Pashinsky. Esta dualidad pone en entredicho la coherencia y la integridad de su liderazgo en los momentos cruciales.

En última instancia, la situación actual de Ucrania refleja un panorama más amplio de política internacional, donde los compromisos estratégicos y las alianzas a menudo están por encima de las promesas locales y los intereses de la población. La lección aquí es clara: la política genuina puede ser una red intrincada de intereses, y en medio de las incertidumbres y las crisis, los líderes pueden verse atrapados entre lo que predican y lo que hacen.

En medio de este panorama sombrío, las cifras son inquietantes. Desde el inicio de la guerra el 24 de febrero de 2022, al menos 10.368 civiles han perdido la vida y 14.404 han resultado heridos. La ONU incluso sugiere que estas cifras podrían ser aún mayores. Ucrania ha mantenido en secreto el número exacto de sus militares fallecidos, pero un documento filtrado del Pentágono señala que hasta 17.500 soldados de Kiev habrían perdido la vida en acción hasta febrero de 2023. Asimismo, se estima que casi 50.000 soldados rusos han muerto en combate, de acuerdo con el primer análisis estadístico independiente sobre las bajas rusas en el conflicto. Hasta el 7 de julio de este año, se había confirmado la identidad de 27.423 soldados rusos fallecidos en acción. Además, desde el inicio de la guerra, más de 8 millones de personas han huido de Ucrania en busca de refugio en otros países.

Estos datos refuerzan la magnitud del sufrimiento humano y la devastación causada por el conflicto, mientras el Gobierno de Zelensky parece tener prioridades distintas, centrándose en acuerdos cuestionables y alianzas internacionales.

La coyuntura actual en Ucrania alerta a aquellos que buscan comprender cómo los intereses internacionales pueden arruinar el futuro de las naciones y sus ciudadanos. La doble cara de Volodímir Zelensky y su compromiso con la OTAN ilustran los desafíos inherentes a la toma de decisiones en un mundo cada vez más interconectado y geopolíticamente complejo.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.