El derecho de pernada del fúlgido Rubiales

30 de agosto de 2023
El presidente de la RFEF Luis Rubiales besando a Jenni Hermoso. Fotografía: Noemi Llamas.

Luis Rubiales celebró la victoria de la selección femenina de fútbol llevándose la mano a los genitales. En pleno éxtasis, el presidente de la RFEF atacó a las jugadoras que, en su día, tras haber reivindicado una serie de mejoras y ser ninguneadas por el seleccionador Jorge Vilda y el propio Rubiales, renunciaron a seguir jugando en el equipo.

Ya crecido, en la ceremonia de entrega de las medallas de la Copa Mundial Femenina de la FIFA 2023 agarró de la cabeza a Jenni Hermoso y la besó en la boca sin que hubiera ni consentimiento previo ni ningún gesto de la jugadora que le invitara a hacerlo. Más tarde, llamó “gilipollas”, “tontos del culo” y “pringaos” a todos los que osamos criticar su acción.

Agobiado por la situación que él mismo había generado, intentó utilizar a la delantera de Carabanchel como escudo para tratar de justificarse. Ante la negativa de ésta, y después de que el departamento de comunicación de la Federación difundiera unas declaraciones que Jenni nunca había hecho, salió a disculparse con falsedades y muy mala leche.

A esta hora, el señor Rubiales, un individuo que, además de ponernos en evidencia, cobra 371.669,03 euros netos anuales de dinero público, sigue en el cargo sin que el Consejo Superior de Deportes (CSD) tome ninguna medida.

Luis Rubiales es el presidente de la Federación Española de Fútbol, Jenni Hermoso una jugadora. Entre ambos sólo existe una relación profesional. Si trasladáramos el asunto al ámbito empresarial, estaríamos hablando del director ejecutivo de la RFEF y una de sus trabajadoras.

Así las cosas, ¿sería normal que éste le diera un beso en la boca contra su voluntad por un buen desempeño laboral? Si, por poner un ejemplo, el gesto se hubiera dado entre el gerente de un hospital y una cirujana que hubiera realizado una intervención exitosa, ¿veríamos normal una felicitación de este estilo? No hay más preguntas, señoría. Aquí no hablamos de un beso, un beso es otra cosa.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.