Yevgueni Prigozhin, el señor Lobo de Putin

4 min de lectura
Un mercenario del Grupo Wagner rinde homenaje a su líder asesinado. Fotografía: Anastasia Barashkova.

El supuesto accidente de avión en el que habría perecido el jefe de los mercenarios del CMP Wagner, Yevgueni Prigozhin, ha desatado una serie de especulaciones sobre quién fue el presunto autor de su asesinato y a quién favorece su muerte. Pero la verdad es que nadie ha visto el cadáver ni una miserable fotografía del personaje muerto. Sólo se ha certificado su defunción por las palabras del presidente de Rusia, Vladímir Putin: pero si no le damos crédito al inquilino del Kremlin en muchas ocasiones, ¿por qué deberíamos ahora creer en la palabra del mandatario ruso?

La aparente sublevación del Grupo Wagner contra los altos cargos militares rusos y contra Putin fue un tanto excéntrica porque, como ya escribí en alguna ocasión, a nadie se le ocurre llegar hasta Moscú para después ceder en sus pretensiones y rendirse. La historia que ha llegado hasta nosotros tiene tanta credibilidad como el constitucionalismo de Vox, porque a nadie en su sano juicio se le puede endilgar un cuento tan truculento como este.

Ni a Putin ni a los Wagner les interesaría una crisis interna como esta porque se necesitan y se retroalimentan en objetivos políticos y militares comunes. Por ejemplo, el Kremlin precisa a las huestes de Prigozhin para cimentar los avances rusos en África que se están consolidando últimamente.

Habrá que esperar acontecimientos, pero para dar pábulo al asesinato del jefe de Wagner es absolutamente necesario que se ofrezcan pruebas fehacientes de su muerte, a ver si nos vamos a encontrar dentro de poco con que aparezca el presunto finado disfrutando de una “dacha” (casa de campo) junto al Mar Negro.

A mí este caso me recuerda a la caza de Osama Bin Laden por el Ejército de Estados Unidos, ordenada por el entonces presidente Barack Obama hace más de diez años, en otro caso en el que la ausencia del cadáver fue también significativa. El entonces jefe de Estado yanqui farfulló algunas explicaciones un tanto extemporáneas como que el cuerpo del líder de Al Qaeda había sido arrojado al mar para que su tumba no se convirtiera en un lugar de peregrinación de sus fanáticos seguidores.

Llamadme conspiranoico si queréis, pero yo siempre sospeché que Bin Laden era un agente proyanqui, porque todas sus actuaciones (desde la guerra de Afganistán tras la invasión rusa hasta los atentados del 11-S contra los Torres Gemelas de Nueva York) favorecieron los intereses de la CIA y del Servicio Secreto estadounidense (USSS). No me extrañaría nada ver al heredero de ese grupo de concentración financiera vinculado al régimen saudí gozar de los placeres de la vida en el sitio más insospechado escoltado por agentes del FBI.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.