Melatonina: alimentos para dormir mejor

7 min de lectura
Alimentos ricos en melatonina para noches de sueño reparador y días brillantes. Fotografía de archivo.

Dormir es tan importante para el ser humano como comer, beber e incluso respirar de una forma adecuada. Su importancia radica en el apoyo que brinda a nuestro cuerpo en diversas formas: desde fomentar un crecimiento saludable en bebés y niños hasta mejorar el bienestar físico y mental. La falta de sueño ejerce un impacto significativo en muchas funciones cognitivas, es decir, en nuestras habilidades mentales para pensar y razonar. La privación de sueño afecta a nuestra memoria, rendimiento y capacidad para planificar. Además, puede alterar nuestro estado de ánimo e incluso provocar cambios extremos y, en algunos casos, alucinaciones.

La falta de sueño no sólo tiene consecuencias en el ámbito mental, sino que también afecta negativamente a nuestra salud física. Dormir pocas horas aumenta el riesgo de padecer diversas enfermedades y problemas, como obesidad, diabetes, accidentes cerebrovasculares y alteraciones cardíacas. La privación crónica de sueño debilita el sistema inmunológico, haciéndonos más susceptibles a indisposiciones comunes como resfriados y gripe. Durante el sueño, nuestras células nerviosas se reparan, fortaleciendo el cerebro y mejorando nuestra claridad mental. En la fase del sueño conocida como “sin movimiento ocular rápido” (NMOR) el cuerpo repara tejidos, desarrolla músculos y estimula el sistema inmunológico.

La relación entre el sueño y la salud mental, en concreto la depresión, es un vínculo que no debe de ser infravalorado. ¿Alguna vez has notado cómo te sientes más descansado y de mejor humor cuando duermes bien? Los científicos han concluido que la calidad del sueño diario y el estado de ánimo de una persona están íntimamente relacionados. La ciencia, una vez más, confirma lo que la intuición nos dice: dormir de una forma adecuada no sólo es vital para el bienestar físico, también es primordial en nuestro equilibrio emocional y mental.

Cuando el insomnio te mantenga en jaque, los alimentos ricos en melatonina pueden convertirse en tus mejores aliados. La glándula pineal, ese pequeño órgano ubicado en lo más profundo de tu cerebro, es el maestro de ceremonias que produce esta codiciada hormona del sueño. Responsable de tus ritmos circadianos, se ajusta a la dinámica solar, aumentando su producción cuando la noche cae y desvaneciéndose ante los primeros rayos del día. Sin embargo, con el paso de los años, este generoso flujo de melatonina se va atenuando, y el insomnio puede acechar.

Aunque algunos recurren a los suplementos para recuperar el descanso perdido, investigaciones recientes han arrojado luz sobre los alimentos que pueden reforzar tu melatonina interna. Estos no sólo saciaran tu apetito, sino que también nutrirán tu sueño y bienestar mental.

El néctar de las cerezas, por ejemplo, ha demostrado ser un potente inductor del sueño, elevando los niveles de melatonina en el cuerpo. ¿Prefieres las frutas enteras? Opta por los higos, esos tesoros estacionales cargados también de fibra y magnesio y que son perfectos para un sueño reparador.

¿Eres más de proteínas? Los huevos, además de ser una fuente confiable de melatonina, son portadores de un tesoro nutricional que incluye hierro, colina y vitaminas liposolubles (A, D, E y K). Y si alguna vez dudaste del consejo de tu abuela de tomar un vaso de leche antes de dormir, la ciencia está de su lado. Este lácteo, rico en triptófano y melatonina, te prepara para disfrutar de una noche tranquila.

En el reino marino, el salmón y las sardinas emergen como campeones. Repletos de melatonina, ácidos grasos omega-3 y vitamina B6, además de ayudarte a dormir también tonifican tu cerebro y corazón. Acompáñalos con frutos secos, como nueces y almendras, que no sólo son antioxidantes, sino también portadores de una generosa dosis de melatonina y vitamina B6.

Pero si eres de los que prefieren las delicias terrenales, el maíz dulce y el arroz te esperan en la mesa. Estos granos ricos en melatonina despliegan un amplio abanico de nutrientes que benefician a tu cuerpo de innumerables formas. Además, el maíz dulce es una fuente de carbohidratos, vitaminas A, B y C, fibra, potasio, calcio y fósforo, todos componentes esenciales para propiciar un sueño reparador. Así que la próxima vez que te veas contando ovejas, considera antes los beneficios de estos alimentos ricos en melatonina, ácidos grasos omega-3, vitamina B6, triptófano y otros nutrientes que te guiarán hacia un sueño profundo y rehabilitador.

El sueño restaurador y los alimentos ricos en melatonina o N-acetil-5-metoxitriptamina se entrelazan como guardianes silenciosos de nuestro bienestar, ofreciendo el descanso que anhelamos y también la fuerza para afrontar el día siguiente con renovada vitalidad. En este momento mágico de sueño profundo y delicias nutricionales, descubrimos el poder transformador de cuidar nuestro cuerpo y nuestra mente. Que tus noches estén llenas de sueños serenos y tus días, de energía sin límites. ¡Qué tengas noches tranquilas y días radiantes!

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.