Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, con su aliado Joe Biden. Fotografía: Michel Euler.

Estados Unidos: la mayor amenaza para la paz

24 de octubre de 2023
Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, con su aliado Joe Biden. Fotografía: Michel Euler.

La estúpida estrategia de Estados Unidos e Israel en el conflicto de Palestina y su consenso para blanquear los bombardeos contra la población civil de Gaza está generando gran satisfacción en Rusia y China, que observan cómo Occidente pierde aliados a una velocidad supersónica por la inconsciencia yanqui de permitirle todos los caprichos al sionismo ocupante.

La complacencia de Joe Biden con el bombardeo israelí de un hospital de Gaza pone en evidencia los problemas de salud del octogenario inquilino de La Casa Blanca mostrando al mundo que chochea ya desde hace tiempo, y que, por otra parte, sus decisiones producen enorme alborozo en Moscú y Pekín.

No sólo supone un grave delito ser cómplice de Tel Aviv en esta situación, sino un error garrafal desde el punto de vista estratégico, según coinciden importantes analistas que auguran un incremento de la influencia de Rusia y China en el mundo y un decrecimiento del poder de Occidente, si bien la importancia de la Unión Europea comienza a ser irrelevante.

A la perdida de Francáfrica, que se muestra muy conciliadora con Rusia, gracias también a la soberbia del inútil presidente francés, Emmanuel Macron y la desafección hacia Estados Unidos de casi toda Latinoamérica y de los países asiáticos, hay que añadir ahora la santa ira de los países árabes por el alineamiento bobalicón de Washington con Netanyahu.

De una sola tacada, los crímenes de guerra de Israel han propiciado que el acercamiento entre Tel Aviv y diversos países árabes se haya desmoronado y el delicado ejercicio de hermanamiento entre Israel y Arabia Saudí se fuera al carajo, con lo que fracasa el proyecto de aislar a Teherán. Esta falta de sentido común de los occidentales ha convertido a Irán en un factor decisivo para encarar la crisis y de paso favorecer a Rusia y a China.

Y es que además Moscú se ha encontrado con que el conflicto ha dejado completamente aislado a Volodímir Zelenski en su cruzada, hasta el punto de que Kiev, por boca de su presidente ha puesto el grito en el cielo reclamando una entente cordial con Israel, a ver si así no le dejan empantanado.

En definitiva, Estados Unidos ha hecho un pan como dos hostias sólo para socorrer a su aliado malcriado, dejando poco claro cómo va a terminar este asunto para los intereses de los sionistas y de sus máximos protectores. La pelota está ahora en el alero de Washington porque se ha dado cuenta de que económicamente se está desangrando al máximo y su batalla geopolítica con China le está resultando muy adversa.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.