Crímenes contra la humanidad en Gaza

9 de diciembre de 2023
Ruinas del campo de refugiados palestinos de Jabalia, en la ciudad de Gaza. Foto: Yahya Hassouna.
Ruinas del campo de refugiados palestinos de Jabalia, en la ciudad de Gaza. Foto: Yahya Hassouna.

Anteayer se cumplieron dos meses de la guerra entre Israel y Hamás. Resultado: Más de dieciséis mil palestinos muertos, de los cuales, casi seis mil son niños según los datos que se disponen. Y por supuesto, al menos estos últimos, y hablo de los niños, no son terroristas armados que puedan atentar contra nadie ni contra nada. Y los otros, me gustaría que Israel pudiera demostrar alguna vez que lo fueron, pero, la tal cosa no ocurrirá jamás porque están matando a mansalva a población civil y destrozando todo cuanto sus tropas encuentran de por medio, incluyendo infraestructuras básicas: colegios, institutos, hospitales, viviendas particulares, puentes y todo aquello que hace posible la convivencia en un lugar dado.

Los terroristas de Hamás son individuos execrables, cainitas y visionarios ―sin la menor duda― y hay que acabar con ellos. Las razones del porqué puede encontrarlas usted en la hemeroteca, tampoco tiene que hacer grandes esfuerzos. Pero, la matanza que Benjamín Netanyahu está llevando a cabo en la Franja de Gaza, ha superado todos los niveles de tolerancia que marca el derecho internacional.

Y hay que alzar la voz. Llamar a las cosas por su nombre y dejar de colaborar con Netanyahu. Parece mentira que el tal individuo ―después de lo que sus antepasados vivieron en Europa en los campos de concentración y exterminio nazis, esos que Adolf Hitler dirigía junto con sus secuaces con mano de hierro, mientras pudo―, un ultraderechista de tomo y lomo, esté convirtiendo la Franja de Gaza en un cementerio a ojos de todo el mundo y no hay quien le pare los pies. Porque… esto, ciudadanos del orbe, es un genocidio que se está cometiendo, además, en un campo de refugiados. Sí, porque eso es Gaza. Un lugar aislado del que no se puede entrar ni salir sin permiso del carcelero, o sea, Netanyahu. Pero, lo peor no es eso. Lo más indignante es que la mayoría de los países occidentales están colaborando en la masacre que se está llevando a cabo con el pueblo palestino.

Pongámonos en un mundo distópico. ¿Qué dirían el dios de Abrahán y Alá si pudieran analizar este entuerto? ¿Qué dirían de esos miles de niños muertos y de sus padres, de sus hermanos, de sus abuelos y de sus conocidos? ¿Qué? La comunidad internacional tiene que parar como sea el engolamiento, la impostura y la salvajada que Benjamín Netanyahu está cometiendo. Es más, Netanyahu ha de ser juzgado en una corte penal internacional por crímenes de guerra.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Paco Huelva

“Al albur de los días”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

En la imagen, José Ignacio Goirigolzarri, presidente de CaixaBank. Fotografía: Ben Roberts.

Al olor de una apetitosa subvención

Cuando era más joven me creía aquello de que los

Eso a lo que llamamos vivir…

Al principio fue el agua, lo líquido, y los ruidos