Recetas para la vida: los misterios de Okinawa

7 min de lectura
Sayo Miyagi, habitante de la isla de Okinawa, celebrando su 99 cumpleaños. Fotografía: Neil Smith.

El fascinante universo de la dieta Okinawa atesora secretos que se cree contribuyen al aumento de la energía y vitalidad en la población japonesa. Más que una simple forma de alimentarse, esta práctica culinaria desvela un enfoque nutricional único que ha perdurado a lo largo del tiempo en la hermosa isla situada en el mar de China Oriental. En ella, sus habitantes adoptan un estilo de vida particular, donde la comida se erige como el epicentro de su bienestar.

Pero, ¿qué es lo que realmente contribuye a la prolongada vida de los japoneses? Si bien no existe una respuesta única, muchos señalan a esta dieta como un factor clave. Se trata de una manera de nutrirse centrada en alimentos con un poder antioxidante excepcional, algunos exclusivos de la región, pero otros fácilmente sustituibles por opciones de dietas como la mediterránea, por ejemplo.

La alimentación en Okinawa se revela como un pilar esencial para la longevidad y el bienestar, junto con otros factores como las costumbres, la rutina diaria, el clima y la genética. Esta dieta destaca por su baja cantidad de grasas y calorías, promoviendo el consumo de legumbres, tofu y soja. Además, es rica en flavonoides, los pigmentos vegetales que protegen al cuerpo del estrés oxidativo y los radicales libres.

En Okinawa, el pescado se convierte en un protagonista en la mesa, consumiéndose alrededor de tres veces por semana. Siempre se acompaña de vegetales, moluscos, frutas, cereales integrales, arroz y algas. Contrastando con ello, los lácteos, el azúcar y la carne roja no encuentran cabida en esta dieta. Las raciones se sirven en platos pequeños, invitando al comensal a saborear cada bocado.

Para abrazar por completo la dieta Okinawa, es crucial incorporar tubérculos, en especial la batata morada, junto con vegetales de colores vibrantes y plantas con propiedades medicinales. Estos ingredientes se convierten en la base de comidas saludables, permitiendo la inclusión moderada de carnes magras, especias y aderezos.

En la denominada “dieta de la vida eterna”, algunos alimentos quedan excluidos, como los embutidos, ciertas frutas, frutos secos y semillas. Además, la carne de vaca, el tocino y el jamón, al ser ultraprocesados, también se eliminan. Huevos, cereales para el desayuno y aceites se suman a la lista de prohibidos.

Pero la búsqueda de una vida saludable en Japón va más allá de la elección de las materias primas. Además, los japoneses incorporan condimentos saludables, como el jengibre, el vinagre de arroz y el miso, para realzar el sabor y aportar beneficios a su cocina.

La salsa de soja —de uso cotidiano— resulta de la fermentación de la soja y el trigo, siendo fuente de sabores sabrosos que no sólo deleitan el paladar sino que también aportan beneficios para la salud. Rica en aminoácidos esenciales, fortalece el sistema inmunológico, aunque se aconseja su consumo moderado en casos de presión arterial alta. La salsa de soja es ideal para potenciar sabores en platos como sushi, sashimi y yakitori.

El wasabi, una pasta verde picante extraída del tronco de la planta homónima, no es simplemente otro condimento más de una lista. Además de proporcionar un toque distintivo, posee propiedades antimicrobianas y antioxidantes que, según varios estudios científicos, combaten infecciones y mejoran la salud cardiovascular. El wasabi es el compañero perfecto para sushi y sashimi.

El jengibre, ya sea fresco o encurtido, aporta frescura a las recetas y cuenta con propiedades antiinflamatorias beneficiosas para la salud general, aliviando las molestias estomacales y favoreciendo la digestión.

El vinagre de arroz, producto de la fermentación de este cereal que es considerado alimento básico en muchas gastronomías del mundo, añade matices de acidez a los alimentos y gracias a sus propiedades probióticas contribuye al buen tránsito intestinal. Utilizado en el arroz para sushi y en aliños de ensaladas, este vinagre despliega todos sus valores más allá de ser un sencillo aderezo.

El miso, una pasta fermentada de soja y arroz rica en probióticos y nutrientes, fortalece el sistema inmunológico y mejora la salud digestiva. Ya sea en sopas, aliños o guisos, es un condimento versátil que proporciona sabor a la vez que aporta beneficios saludables. Su sabor fuerte y salado sugiere su uso en cantidades moderadas, permitiendo experimentar con sus distintas variedades según el plato preparado.

La dieta Okinawa se vislumbra como uno de los elementos que pueden contribuir a la longevidad. Aunque es esencial reconocer que otros factores, como la genética, también desempeñan un papel significativo en la salud y larga vida de los japoneses. A medida que exploramos los beneficios de estos ingredientes, queda claro que la clave para una vida plena y saludable no sólo reside en lo que ponemos sobre nuestro plato, sino en cómo disfrutamos de cada sabor.

Por todo ello, es muy recomendable seguir explorando y adoptando las lecciones que nos brinda esta dieta milenaria; un viaje gustativo hacia la longevidad y el bienestar. Cabe destacar que la dieta Okinawa es sólo una opción dentro del amplio abanico de posibilidades alimenticias de los japoneses, quienes, en general, siguen una dieta reconocida por su enfoque saludable.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.