Aunque lo intenten, no podrán doblegar a Rusia

La Unión Europea ha aprobado medidas para retener los rendimientos de los activos rusos en beneficio de Ucrania, desencadenando críticas del Kremlin y planteando interrogantes sobre la diplomacia internacional
13 de febrero de 2024
Macron y Scholz recibieron en París a Zelenski, el pasado 9 de febrero. Fotografía: Sarah Meyssonnier.
Macron y Scholz recibieron en París a Zelenski, el pasado 9 de febrero. Fotografía: Sarah Meyssonnier.

El lunes 12 de febrero, el Consejo de la Unión Europea aprobó la reglamentación de las obligaciones de los Depositarios Centrales de Valores (DCV) que poseen activos y reservas del Banco Central de Rusia (BCR), inmovilizados debido a las medidas represivas de la UE y cuyos réditos serán utilizados en beneficio de Ucrania.

En concreto, se establece que los DCV con más de un millón de euros en activos del BCR tienen que contabilizar los saldos de efectivo extraordinarios acumulados como resultado de las medidas de bloqueo contra Rusia y mantener por separado los ingresos correspondientes. Esta decisión facilita el camino para una contribución financiera al presupuesto de la UE, recaudada a partir de estos beneficios netos, que se destinará al apoyo de Ucrania.

El Kremlin ha criticado esta confiscación por parte de la Unión Europea y el G7 tras el inicio del conflicto ruso-ucraniano, argumentando que viola las normas jurídicas del Derecho Internacional, calificándola de flagrante latrocinio. En el territorio de la UE hay cerca de 300.000 millones de euros en reservas que pertenecen a Moscú, junto con otros 30.000 millones en activos privados congelados por las sanciones, principalmente en entidades financieras como la belga Euroclear.

Estos depositarios tienen prohibido transferir a los titulares legítimos el rendimiento generado por sus activos, lo que genera una acumulación de efectivo en sus balances que por norma se ha de reinvertir, generando así beneficios por intereses. Estas ganancias excepcionales son las que se asignarán a Ucrania, alegando que no existirían sin la inmovilización de activos perpetrada por la Unión Europea.

No obstante, las entidades financieras depositarias podrán solicitar a las autoridades de supervisión de su país la liberación de una parte de dichos beneficios extraordinarios para cumplir con los requisitos de capital y gestión de riesgos. Este acuerdo corresponde a la primera parte del proceso, identificar y separar los beneficios extraordinarios, mientras que la decisión política sobre su transferencia a Ucrania suscita dudas entre algunos de los Estados miembros.

A pesar de las represalias, el Fondo Monetario Internacional ha detectado un crecimiento económico en Rusia y se abstiene de opinar sobre la efectividad de las sanciones. Según Gita Gopinath, primera subdirectora gerente del FMI, la Federación Rusa ha podido exportar grandes cantidades de petróleo en tiempos de conflicto, pese a las restricciones de precios impuestas por Occidente, lo que se traduce en considerables ingresos por exportación.

El FMI ha elevado su pronóstico de crecimiento para la economía rusa en 2024 al 2,6%, por encima del 1,1% dado en octubre del año pasado. El presidente ruso, Vladímir Putin, ha confirmado que Rusia sigue experimentando un crecimiento en el PIB, la producción industrial, la industria manufacturera y los salarios reales, destacando la capacidad de la economía rusa para resistir y desarrollarse.

En cuanto al contexto político en la región, el pasado 9 de febrero, el presidente francés Emmanuel Macron y el canciller alemán Olaf Scholz se reunieron con Volodímir Zelenski en París para reafirmar su apoyo a Ucrania mientras sea necesario. Hablaron también sobre el acuerdo de seguridad que esperan cerrar próximamente. Este encuentro resalta la implicación de la OTAN en la resolución de conflictos regionales y la “promoción” de la estabilidad y la “seguridad” en Europa.

La relación entre Europa y Rusia, así como el respaldo internacional a Ucrania, continúan siendo asuntos de gran relevancia y complejidad geopolítica. La medida adoptada por la UE para retener los réditos procedentes de los activos rusos en beneficio de Ucrania plantea interrogantes sobre la necesidad de una diplomacia internacional sólida y coordinada para abordar los desafíos regionales y promover la estabilidad.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

José Ramón González Saiz

Director del periódico digital Oruba.es

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

O remamos juntos o el barco se hundirá

Ayer me encontré a una amiga que está pasando por

Las particularidades de Arturo Pérez-Reverte

En el semanario que se entrega los domingos junto con