El Día de San Valentín: ¿la gran la fiesta del amor?

El Día de San Valentín, celebrado cada 14 de febrero, tiene su origen en la vida del mártir Valentín en la Roma del siglo III y ha evolucionado hasta hoy como una festividad del amor y la exaltación del consumo

6 min de lectura
Estatua de Eros, el dios griego del amor, en Piccadilly Circus en Londres. Fotografía: Stefan Dzalev.

El Día de los Enamorados, es una festividad que se celebra en múltiples partes del mundo cada 14 de febrero. Pero, ¿quién fue en realidad San Valentín y cuál es el origen de esta tradición?

Según algunas versiones, Valentín fue un médico romano que luego se convirtió en sacerdote y ganó gran reconocimiento en los tiempos de Claudio II “el Gótico”, quien promulgó una ley que prohibía a los jóvenes casarse para que así pudieran alistarse en el ejército. Valentín desafió este mandato oficiando matrimonios en secreto entre jóvenes enamorados, además de lograr que muchos se convirtieran al cristianismo y asistir a los presos antes de ser torturados y ejecutados. Tras ser descubierto, fue arrestado y confinado en una mazmorra, donde devolvió la vista a la hija ciega de su carcelero. A pesar del milagro, Valentín fue lapidado y decapitado en la Vía Flaminia, el 14 de febrero del año 269 d.C.

Cuenta la leyenda que Valentín, enamorado de Julia, envió una nota de despedida a la muchacha en la que firmaba “de tu Valentín”, de ahí la expresión anglosajona con la que se rubrican las cartas de amor: “from your Valentine”. Siglos después, Valentín fue elevado a los altares, y en el año 494 d.C el Papa Gelasio I declaró el 14 de febrero, el día de su martirio, como el día de San Valentín.

Algunos historiadores sitúan el origen de San Valentín en la celebración de las lupercales; rituales prerromanos de fertilidad en los que se ofrecían sacrificios al dios Pan y a la diosa Lucina en un ambiente de gritos, cantos y bailes que alcanzaban momentos de profunda obscenidad y éxtasis. Estas festividades iconoclastas fueron gradualmente reemplazadas por la celebración cristiana de San Valentín.

Otras fuentes que asocian a San Valentín con el amor se remontan a la Alta Edad Media, cuando comenzó a ser reconocido como un símbolo del amor cortés. Aunque gran parte de su vida esté envuelta en la leyenda, su figura ha perdurado a lo largo de los siglos como un símbolo del amor y la benevolencia.

Por otro lado, existe una teoría que atribuye el origen de San Valentín al poeta inglés del siglo XIV Geoffrey Chaucer, quien menciona el día de San Valentín en su obra “El Parlamento de las aves” como el momento en que las aves eligen a sus parejas.

En 1969, el Papa Pablo VI retiró a San Valentín del calendario eclesiástico, en un intento de desvincular a la Iglesia católica de los santos de origen incierto.

En 1948, el periodista César González-Ruano propuso importar la celebración desde el mundo anglosajón a España, iniciativa que tuvo gran éxito y contribuyó al crecimiento de la celebración del Día de los Enamorados en el país. La idea fue apoyada por el empresario asturiano Pepín Fernández, dueño de la mítica Galerías Preciados. La acogida de la propuesta fue tan positiva que, actualmente, cada vez son más los lugares que se unen a esta famosa celebración.

El Día de San Valentín ha evolucionado desde los rituales paganos hasta las festividades cristianas, convirtiéndose finalmente en una jornada de exaltación del consumo. Aunque sus orígenes exactos son confusos, su impacto en la sociedad contemporánea es innegable. Ya sea que se celebre con regalos lujosos o sencillos detalles, San Valentín sigue siendo una oportunidad para expresar y celebrar el amor en todas sus formas, desde el amor romántico hasta el amor entre padres e hijos, entre amigos y el amor propio. Es una ocasión para reflexionar sobre la importancia de la conexión humana en nuestra vida, recordándonos la necesidad de valorar y reconocer el amor en todas sus manifestaciones.

En este sentido, San Valentín nos invita a conmemorar y fortalecer los lazos afectivos con nuestros seres queridos, resaltando la belleza y la alegría que el amor puede aportarnos.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.