Rafa Nadal: por un puñado de riales saudíes

En España, los deportistas masculinos son ensalzados, mientras que las mujeres son criticadas. Rafa Nadal, como nuevo embajador en Arabia, blanquea las acciones de los jeques, exacerbando la desigualdad social

3 min de lectura
Rafa Nadal con el ministro de deportes saudí, Abdulaziz Bin Turki Al-Faisal. Fotografía: Jorge Ferrari.

En este país tenemos la nociva costumbre de beatificar a los deportistas de éxito. Utilizo el masculino plural pues, ¡vete tú a saber por qué!, con ellas no sucede lo mismo sino más bien lo contrario, el linchamiento público que sufrieron las campeonas del mundo de fútbol, en especial Jenni Hermoso, es un claro ejemplo.

Ganar torneos, campeonatos o cualquier prueba deportiva, es aval suficiente para convertirlos en personajes de culto. Su palabra, digan la tontería que digan, es sagrada y quien ose cuestionarla se convierte de inmediato en una persona resentida que se muere de envidia por no haber podido ganar una Liga de Campeones de la UEFA, un Roland-Garros o un Rally Dakar. Nada más lejos de la realidad, pero ese es su relato y tampoco voy a perder tiempo con ello.

Todo esto viene a raíz de las últimas declaraciones del mallorquín Rafael Nadal, nuevo embajador de la Federación Saudí de Tenis (STF). A mí, este señor me parece un tenista excepcional y uno de los más grandes de la historia de ese deporte, pero fuera de las pistas lo considero un impresentable que hace que suba el pan cada vez que echa la boca a pastar. Un niño pijo, con un talento inmenso para el tenis, que siempre ha vivido en una burbuja y aprovecha su fama para apuntalar aún más si cabe las perversiones de la gente de su clase.

«Yo no creo que Arabia me necesite a mí para lavar ninguna imagen. Es un país que se ha abierto al mundo y es un país con un gran potencial. No es mi objetivo blanquear, mi objetivo es otro». (Rafa Nadal)

Da igual que hablemos de Borbones que de jeques u oligarcas, donde está esa gentuza, ahí está él para blanquear sus actos y su ideología. Y si se ve apretado en su empeño: bandera, patriotismo, caridad publicitada, aplauso fácil y a seguir.

Rafael Nadal, Fernando Alonso, Carlos Sainz, Luís Figo, Joaquín el del Betis y un largo etcétera, convertidos en referentes por una sociedad cada vez más desclasada.

¿Qué queréis que os diga? Por muy impopular que sea decirlo: ¡No puedo con ellos!

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.