Máslenitsa: celebrando el renacer de la vida

La Máslenitsa, arraigada en los pueblos eslavos, fusiona el culto al Sol con la Cuaresma cristiana. Sus rituales ancestrales incluyen la quema de muñecos de paja, simbolizando renovación, perdón, y fertilidad

8 min de lectura
La Máslenitsa es una fiesta alegre que celebra la primavera. Fotografía: Evgeny Epanchintsev.

La Máslenitsa, una festividad ancestral de los pueblos eslavos de Europa Oriental, hunde sus raíces en tiempos remotos. Desde épocas inmemoriales, esta celebración ha estado estrechamente ligada al culto al Sol y a otros elementos cósmicos. Los antiguos eslavos veneraban al astro rey como una deidad poderosa, cuyo resplandor y calor traían consigo la vida y la fertilidad a la tierra.

A lo largo de los siglos, la Máslenitsa se integró con las tradiciones cristianas, en especial con la Cuaresma ortodoxa que sigue a esta festividad. La fusión de elementos paganos y cristianos dio forma a una celebración llena de simbolismo y significado, que combina la alegría y la abundancia con la reflexión espiritual y la penitencia.

Durante la festividad, se destacan una serie de alegorías que encierran un profundo significado y conectan con la Madre Tierra y la tradición. Uno de los símbolos más prominentes es el Sol, que representa el renacimiento y la llegada de días más largos y cálidos tras el lóbrego invierno. Las ceremonias asociadas son abundantes, desde desfiles con trineos adornados con símbolos solares hasta una especie de rueda ardiente que flota en el cielo en forma de energía regeneradora.

El sacrificio y la renovación también son elementos esenciales de la Máslenitsa. La quema de muñecos de paja, como espantapájaros, sugieren el sacrificio del año viejo y el renacer de la vida. Las cenizas resultantes se esparcen en los campos como ofrenda a la tierra, para favorecer la fertilidad y la abundancia en la próxima temporada de cultivo. Este acto simbólico está profundamente asociado con la renovación espiritual y el perdón de los pecados, preparando a los creyentes para la Cuaresma que sigue.

En la Máslenitsa, el concepto de fertilidad se extendía al propio hombre, animando a los jóvenes a jugar antes de desposarse; durante esos días les estaba permitido dar paseos en trineo y besarse en público. El lenguaje grosero y las canciones eróticas eran también algo habitual.

Además, es un momento para honrar y recordar a los antepasados, cuya esencia se cree que sigue presente en el devenir cotidiano. Prácticas como dejar el primer blini (una tortita similar a una crepe) en la ventana para los difuntos y llevar otro a la tumba son formas de mantener viva la memoria de los ancestros y fortalecer el vínculo entre las generaciones pasadas y presentes.

Los blinís, hechos con ingredientes básicos como harina, huevo y leche, son un elemento que no puede faltar en los banquetes y fiestas de esta celebración. Se sirven con una variedad de acompañamientos, desde mermelada y miel hasta caviar y crema agria, agregando un toque de diversidad a la mesa.

Estos símbolos no sólo son elementos ceremoniales, sino que también reflejan la profunda conexión entre el hombre y su entorno, así como el eterno enfrentamiento entre la luz y la oscuridad, el bien y el mal. Estos desafíos ofrecen una oportunidad para reflexionar sobre la interconexión de la vida y la importancia de mantener las tradiciones atávicas en un mundo en constante cambio.

La Máslenitsa es una festividad vibrante y llena de actividad que se extiende a lo largo de una semana, culminando en el Domingo de Perdón, que marca el inicio de la Cuaresma ortodoxa. Durante esta semana, las calles de las ciudades y pueblos rusos se llenan de música, bailes, desfiles y juegos tradicionales, que unen a la comunidad en un espíritu de alegría y fraternidad.

Además de estas tradiciones, el festejo de la Máslenitsa también está lleno de diversión y folclore, como las peleas a puñetazos, los concursos de baile o los desfiles de disfraces. Estas actividades no sólo son una fuente de júbilo y entretenimiento, sino que también refuerzan el sentido de pertenencia.

Aunque se celebra en toda Rusia, cada región tiene sus propias variaciones y tradiciones que reflejan su pasado y cultura local. Por ejemplo, en el norte de Rusia, está estrechamente asociada con las prácticas chamánicas y los rituales de invocación de la primavera, mientras que en Siberia, las festividades pueden incluir desfiles de trineos y representaciones teatrales al aire libre.

Fuera de Rusia, la Máslenitsa se celebra en otros países eslavos, como Bielorrusia, Serbia, Bulgaria o Polonia, aunque con sus propias costumbres. En Polonia, por ejemplo, la festividad se conoce como Mazurek, y aunque no se celebra con tanta raigambre como en Rusia, aún se pueden encontrar eventos relacionados con la Máslenitsa en algunas zonas del país.

A pesar de su larga historia, esta fiesta sigue siendo relevante y significativa en la Rusia moderna, donde resalta como un recordatorio de las tradiciones y valores culturales del país. Además de su importancia en el ámbito humanístico, desempeña un papel crucial en la promoción del turismo y el comercio, atrayendo a visitantes de todo el mundo que buscan experimentar la riqueza cultural y culinaria local.

En la vibrante cultura eslava, la Máslenitsa es mucho más que una simple bienvenida a la primavera. Sus raíces se sumergen profundamente en la historia y la identidad del pueblo ruso, así como en la de otros territorios eslavos. A través de sus rituales, tradiciones y simbolismo, nos conecta con la trama eterna que entrelaza al ser humano con la naturaleza, mientras nos enfrentamos a la constante danza entre la luz y la oscuridad.

En un mundo en constante mutación, la Máslenitsa persiste como un faro de tradición, recordándonos la importancia de preservar nuestras raíces culturales y mantener vivas nuestras tradiciones.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.