Gigantes de barro: tras la máscara de los tiranos

En un mundo de opresión y corrupción, los poderosos manipulan a su antojo, ignorando derechos básicos. Ocultos tras máscaras sociales, imponen su voluntad, sofocando la disidencia y la verdad con impunidad
27 de marzo de 2024
Fotograma de la película “Eyes Wide Shut” (1999), del genial director y guionista Stanley Kubrick.
Fotograma de la película “Eyes Wide Shut” (1999), del genial director y guionista Stanley Kubrick.

Si el río anda revuelto, y lo está, ganan los de siempre. Los dueños de las cañas de pescar y de las redes. Los que manejan el cotarro en ocultos y poco aireados conciliábulos. Los que compran voluntades con fajos de billetes o con amenazas imposibles de sortear. Los que dan limosnas en vez de garantizar derechos inalienables reconocidos en todas las convenciones internacionales. Los que están dispuestos a lo que fuere siempre que un trozo del pastel les llegue, aunque los muertos haya que recogerlos con maquinaria pesada y enterrarlos en zanjas, amalgamados, no identificados, desterrados de la vida a criterio del dictador de turno.

Y puede que no se les vea, sí, pero no se confundan, están siempre presentes ojo avizor, escondidos entre las matas de la organización social, agazapados como las liebres cuando se encaman. Y créanme, lo de ser lobo les viene de cuna, de estirpe; por tradición o por aprendizaje a veces ―aunque esto último no se entienda―.

Y a la menor de cambio, cuando ven una rendija en algún sistema, una oportunidad digna de que ellos se molesten y que les pueda engrosar la billetera o las cuentas opacas en lugares inexplicables para los demás, ponen el gallinero de la sociedad patas arriba y sacan las banderas y los estandartes y los cantos y las mentiras y los bulos y las escopetas y los tanques y a la soldadesca…, y destruyen lo que fuera menester para cargarse el libre albedrío, la libertad de pensamiento y de cátedra, la igualdad ante la ley, los derechos adquiridos…, y, ni cortos ni perezosos, se inventan una nueva ―vieja― historia de sumisión adaptada escrupulosamente a sus intereses; y entonces, entonces encierran en mazmorras a la palabra y si es menester matan y entierran a los disidentes, a los díscolos, a los diferentes.

Y lo anterior, que pudiera parecer un cuento, es tan cierto que quien firma esto se hace llamar Paco Huelva, y que algunos de los que ahora me leen andan cabeceando afirmando o negando tales inconvenientes. Pero, hace tiempo que los tales vaivenes me importan una higa. Pueden venir a por mí cuando les parezca conveniente.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Paco Huelva

“Al albur de los días”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

Un breve apunte sobre la Ley Trans

Después de leer mucho y escuchar aún más llegué a

La involución de la verdadera Finlandia

En la mayoría de las listas de los valores democráticos