El ropero de Girauta: hoy, una chaquetita de Vox

Juan Carlos Girauta, ahora en Vox para las elecciones europeas, es conocido por sus vaivenes políticos. Su entrada en el partido de extrema derecha despierta expectativas en el sector más reaccionario de España
29 de marzo de 2024
Vox ha fichado a Girauta para su lista a las elecciones al Parlamento Europeo. Fotografía: Ángel Navarrete.
Vox ha fichado a Girauta para su lista a las elecciones al Parlamento Europeo. Fotografía: Ángel Navarrete.

Una vez confirmado que Juan Carlos Girauta ha sido elegido como el número tres en la lista de Vox para las elecciones europeas que se celebrarán el próximo 9 de junio, después de haber recorrido prácticamente todo el abanico parlamentario —a excepción, claro está, de EH Bildu—, es bueno recordar que en los últimos tiempos, desde las páginas del diario ABC, donde mantenía una columna de opinión, el exdirigente de Ciudadanos había hecho méritos suficientes para que la ultraderecha se fijara en él. Sus comentarios mostraban buenas maneras, como se dice en el argot futbolístico de quien podría llegar lejos dándole patadas a un balón.

Especialmente llamativo por su maquiavelismo fue un artículo en el que, tergiversando unas palabras sobre el sexo de los niños de la entonces ministra de Igualdad, Irene Montero, arremetía contra la dirigente de Podemos achacándole una serie de vicios vinculados con la supuesta utilización pedófila de los más pequeños, sin tener en cuenta que el supuesto adoctrinamiento era un fiel reflejo de lo que, por entonces, en Vox se denominaba pin parental.

Claro que eran tiempos en los que denostar a Irene Montero era el deporte nacional de la extrema derecha y los tertulianos de ese segmento ideológico, tratando de hacerse notar entre los elaboradores de listas electorales para ver si les podían hacer un huequito. Y la ministra de Igualdad era el blanco perfecto de la fachosfera para que sus palabras tuvieran repercusión.

Manipulando unas declaraciones de Montero, en las que mencionaba que los niños podrían tener sexo con quien ellos quisieran, en un contexto mucho más amplio, Girauta prácticamente acusó de pederastia a la ministra, lo mismo que hicieron otros opinadores de la ultraderecha. Fue tal el escándalo que Vox llevó hasta el Supremo el asunto, para que fuera objeto de sanción penal, en esa obsesión que tiene el partido de Santiago Abascal porque sus jueces amigos les hagan la política fascista que las urnas no les permiten.

Obviamente, la denuncia de Vox se quedó en nada, porque el Tribunal Supremo no la admitió a trámite, ya que se le había remitido la intervención entera de Irene Montero y en ella no aparecían los delirios sexuales de la derecha radical española. No obstante, inasequibles al desaliento, los militantes reaccionarios siguieron dándole a la matraca para desprestigiar a la ministra. Juan Carlos Girauta fue uno de ellos, aunque en aquel momento no constaba su militancia en Vox. Sí, en cambio, sus simpatías.

No sé si desde aquel lamentable artículo, Girauta se ganó a pulso el reconocimiento de la ultraderecha como uno de ellos, pero es cierto que, en una escala del 0 al 10, el ahora número tres de la candidatura obtendría matrícula de honor. Esto sería un acicate fundamental para integrarse en el equipo de Hermann Tertsch y otros dignos representantes del facherío español en Europa.

Afortunadamente, la sociedad española es mucho más madura que algunos de sus representantes políticos, y el propósito real de las pullas a Montero, que no era otro que impedir que las jóvenes de 16 y 17 años pudieran abortar sin el permiso de sus padres, se quedó en agua de borrajas. Girauta será elegido eurodiputado casi con toda probalididad, lo que nos brindará días de gloria desde las tribunas de Estrasburgo. Sin embargo, si la extrema derecha ha ganado un representante en su grupo parlamentario, los lectores asiduos del periódico de los Luca de Tena nos perderemos una pluma ágil y contundente, así como la oportunidad de echarnos unas carcajadas con sus dimes y diretes. Esperamos con ansias el nombre de su sustituto, aunque sé que deja el listón muy alto.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Vicente Bernaldo de Quirós

“El repelente niño Vicente”

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

Don't Miss

Fotograma de la película “American Psycho” (2000), de la directora canadiense Mary Harron.

El paroxismo de un sociópata

Este filme de Mary Harron es una transposición de la
Varado en tierra, un oso polar busca algo para comer en un basurero. Fotografía: Jenny E. Ross.

Luchando contra corazones de hojalata

Donde hay riqueza siempre anida la codicia, la violencia, la