El caso Alekséi Navalni: verdad y controversia

Horizons et débats, un periódico suizo de opinión independiente, desmiente la teoría sobre la muerte de Navalni y aborda la influencia de la democracia directa en Suiza y el declive del político disidente ruso

3 min de lectura
Retrato del fallecido abogado y político disidente ruso Alekséi Navalni. Fotografía: Peter Rigaud.

No estoy seguro de si en alguna ocasión he hablado de Horizons et débats, un periódico semanal suizo de opinión, miembro de la Red Voltaire, una organización por la libertad de expresión fundada en Francia en 1994. De este semanario hay ediciones en francés, alemán e inglés. En su día, hubo un intento de promover una edición en español, pero desgraciadamente fracasó. Yo recibo periódicamente la versión francesa que me envían mis amigos desde Zúrich.

Pues bien, en el número correspondiente a la primera quincena de marzo, un artículo del periodista suizo Guy Mettan desmonta la tesis sobre la muerte violenta del abogado y político disidente ruso Alekséi Navalni y revela que su fallecimiento, ocurrido el pasado 16 de febrero, fue debido a un coágulo sanguíneo, es decir, un óbito natural, desacreditando así la conspiración de sectores occidentales para atribuir al Kremlin su desaparición.

Horizons et débats es una publicación independiente, de tendencia libertaria y humanista, arraigada en la Suiza de la democracia directa donde las decisiones fundamentales del país se resuelven mediante consultas populares y referendos, esos procesos que tan mala fama tienen en nuestro país, a pesar de que la Constitución española se aprobó mediante la votación del pueblo.

Parece que la figura de Navalni, con todo mi respeto hacia el finado, ha perdido mucho peso entre los intelectuales europeos y personas que no están bajo la influencia de las grandes agencias de noticias estadounidenses. Su declive comenzó hace poco más de dos años, cuando la organización de defensa de los derechos humanos Amnistía Internacional le retiró su condición de preso de conciencia, después de que se negara a rectificar unas declaraciones vertidas en un vídeo donde comparaba a los musulmanes de la región del Cáucaso septentrional con cucarachas a las que se debería disparar. En otra grabación, Navalni aparecía con un uniforme de dentista comparando a los trabajadores migrantes con dientes podridos que necesitan ser removidos.

El brote xenófobo del popular opositor del presidente ruso Vladímir Putin, quien lo acusó de “chupar la sangre a Rusia a través de un estado feudal”, deja las cosas bastante claras.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.