El firme compromiso de España con Palestina

Pedro Sánchez anunció el reconocimiento oficial del Estado palestino, resaltando el compromiso de España con la paz en Oriente Medio y mostrando una firme determinación hacia una solución definitiva del conflicto

9 min de lectura
El presidente palestino, Mahmud Abás, recibe a Pedro Sánchez en Ramala. Fotografía: Alaa Badarneh.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, anunció una decisión histórica que marca un hito en la política exterior del país: España está dispuesta a reconocer oficialmente al Estado palestino. Este anuncio, realizado en el Congreso de los Diputados durante la sesión plenaria del 10 de abril, refleja un compromiso con la justicia y la paz en Oriente Medio. España, junto con otros países, busca contribuir al fin del conflicto en la región mediante el reconocimiento del Estado palestino. Este esfuerzo conjunto refleja la voluntad de múltiples naciones europeas de trabajar hacia una solución pacífica y definitiva.

En su intervención, Pedro Sánchez destacó la importancia de esta medida como un paso estratégico para garantizar la estabilidad en la zona. Subrayó además que el reconocimiento de Palestina es esencial para poner fin al hostigamiento continuo del sionismo hacia un pueblo que vive en un continuo sufrimiento desde hace décadas. El compromiso de España con esta causa se ve respaldado por el acuerdo alcanzado con las autoridades de Irlanda, Eslovenia y Malta para formalizar dicho reconocimiento. Esta coalición de países europeos demuestra una determinación compartida de avanzar hacia una solución al conflicto en Oriente Medio.

El Gobierno de España tiene previsto reconocer un Estado palestino independiente antes de que acabe el semestre. Esta declaración se suma a otras en este mismo sentido realizadas con anterioridad, siendo la última el 9 de marzo, cuando Sánchez afirmó que el Gobierno expresaría tal apoyo en esta legislatura. Además, el jefe del Ejecutivo anunció que: «España está dispuesta a predicar con el ejemplo. Ya hemos dispuesto una partida presupuestaria de 23.5 millones de euros en contribuciones para 2024». Esta aportación representa un respaldo tangible con el desarrollo y el bienestar del pueblo palestino más allá del reconocimiento diplomático.

Mientras España ha adoptado una postura proactiva, otros países de Europa han mostrado reticencias o han optado por mantener una posición neutral. Alemania y Austria, por ejemplo, expresaron sus reservas o incluso se opusieron abiertamente al reconocimiento de Palestina como Estado independiente, exponiendo preocupaciones sobre las implicaciones diplomáticas y de seguridad de tal medida. En contraste, Francia e Italia han optado por la pasividad en relación con la cuestión palestina, evitando comprometerse públicamente con el reconocimiento o con iniciativas que puedan generar tensiones en el territorio.

El contraste entre las posturas de estos países europeos resalta las divisiones y los desafíos que enfrenta la Unión Europea en su búsqueda de una política exterior coherente y efectiva hacia Oriente Medio. A pesar de estas diferencias, el respaldo de España representa un paso significativo hacia una posición europea más unificada y activa para terminar con el genocidio sionista. La diplomacia española trata de no dar pasos en solitario, sino en coordinación con cuantos más países de la UE mejor y con la esperanza de que otros se unan.

En la actualidad, Palestina es reconocida por nueve países miembros de la Unión Europea, siendo Bulgaria, Chipre, República Checa, Hungría, Malta, Polonia, Rumanía y Eslovaquia los que dieron este paso en 1988, antes de ingresar en la UE, y Suecia en 2014. La decisión de la ONU en 1947, con el papel activo de la Unión Soviética, determinó la creación de dos Estados: Israel y Palestina, pero hasta hoy sólo se creó el israelí.

En este contexto de pacificación, no se sabe cómo puede reaccionar Estados Unidos. Sin embargo, las elecciones presidenciales de noviembre podrían ser el obstáculo definitivo, ya que una victoria de Donald Trump auguraría un veto a la petición en el Consejo de Seguridad, dado su incondicional apoyo al Gobierno israelí en el pasado, escenificado en 2018 con el traslado a Jerusalén de la embajada estadounidense. El camino hacia el reconocimiento internacional de Palestina es largo y lleno de obstáculos.

En 2011, Palestina intentó ingresar a la ONU, pero su petición no logró reunir el apoyo necesario. A pesar del amplio respaldo internacional a la iniciativa, Estados Unidos vetó la resolución, lo que impidió que se avanzara hacia la plena integración del pueblo palestino en la comunidad internacional. Además del veto en la ONU, Estados Unidos ha proporcionado de forma continuada apoyo militar, financiero y diplomático a Israel, lo que ha contribuido a mantener y perpetuar el aplastante statu quo judío.

Esto ha generado un desequilibrio de poder significativo en las negociaciones de paz, donde Israel, con el respaldo de la Casa Blanca, siempre tiene una posición más fuerte y una mayor capacidad para imponer sus demandas. La influencia yanqui también se extiende a los esfuerzos de mediación y negociación liderados por terceros países o entidades internacionales. En muchos casos, las iniciativas de paz auspiciadas por la comunidad internacional han sido obstaculizadas por la negativa de Estados Unidos a comprometerse con propuestas que podrían desafiar los intereses de su socio, amigo y aliado Israel.

En respuesta a la actitud despótica estadounidense en la ONU y su patrocinio del hostigamiento sistemático del ejército israelí a los palestinos, España y otros países europeos han intensificado sus esfuerzos para promover el reconocimiento de Palestina como un paso crucial hacia la pacificación. A pesar de los impedimentos, el apoyo del Gobierno español con esta causa se mantiene firme, respaldado por una coalición de naciones decididas a trabajar hacia una solución definitiva. La situación en Oriente Medio sigue siendo delicada, con la violencia y el sufrimiento del pueblo palestino persistiendo en medio de los esfuerzos por terminar con la violencia terrorista de Israel.

Esta coalición de naciones, alineadas con la causa palestina, reconoce la necesidad de adoptar una postura clara en defensa de los derechos humanos y la dignidad de todas las personas afectadas por el conflicto. Solo a través del apoyo continuo y la acción coordinada es posible avanzar hacia un futuro de calma y prosperidad en Oriente Medio. Mientras España y otros países europeos intensifican sus esfuerzos para promover una solución sólida al conflicto, es fundamental que esta colaboración se mantenga y que se siga presionando por el respeto de los derechos y la dignidad de todas las personas en la región.

El contraste entre la disposición de Pedro Sánchez para reconocer un Estado palestino y la oposición de países como Alemania o Austria, junto con la pasividad de naciones como Francia e Italia, refleja las divergencias existentes dentro de la Unión Europea en relación con la cuestión palestina.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.