El recuerdo de un periodista iconoclasta

Carlos Tena, comunicador y crítico musical, falleció hace un año. Reconocido por su programa radiofónico en los años 70, defendió la democracia y desafiaba la dictadura franquista. Su legado progresista todavía perdura

4 min de lectura
Carlos Tena junto a la cantautora Cecilia en la entrega de premios Long Play del año 1972.

¡Vaya, qué rápido pasa el tiempo! Me recuerda el calendario que, el 13 de abril, se cumplió un año del fallecimiento del comunicador contestatario Carlos Tena, aquel periodista y crítico musical un tanto socarrón, comprometido tanto con la conciencia democrática del país como con las nuevas tendencias sonoras.

En los primeros años de la década de los setenta del siglo pasado, el programa vespertino de Radio Nacional de España llamado “Para vosotros, jóvenes” aglutinaba a los adolescentes de entonces, extasiados ante los estrenos musicales que nos traían Carlos Tena y su equipo.

Paralelamente a nuestra politización antifranquista, nos dimos cuenta de que Tena y los suyos también habían optado por las vías que llevaban a la lucha contra la dictadura. Esto lo percibimos a través de los guiños que se hacían en su programa y de las informaciones que recibíamos de Radio Macuto, con mil paridas por minuto.

En aquellos tiempos se hizo célebre un chascarrillo de Tena, quien en pleno programa llegó a decir que los payasos de la tele eran cuatro, sumando a Gaby, Fofó y Miliki al escritor ruso Aleksandr Solzhenitsyn, que por entonces era el disidente de moda de la URSS tras la publicación de su obra “Archipiélago Gulag” (Plaza & Janés, 1974).

Si esto hubiera ocurrido hoy en día, Carlos Tena ya estaría en la calle. Sin embargo, la fiebre predemocrática de la época rebajó el asunto a una dura reprimenda del entonces director de RNE, que creo que era el escritor, profesor y periodista Rafael Ramos Losada.

Con la consolidación de la democracia y el famoso desencanto, el periodista se refugió en programas televisivos como “Caja de ritmos”, “Popgrama” o “A uan ba buluba balam bambú”, entre otros, donde ensayaba su fina ironía. Aunque su popularidad se fue difuminando, su convicción progresista permaneció intacta.

El 23 de abril de 1983, tuvo lugar uno de los mayores escándalos televisivos del momento, ocurrido precisamente en el programa “Caja de ritmos”, dirigido y presentado por el propio Tena. En horario infantil, el grupo de punk rock femenino vizcaíno Las Vulpes interpretó su canción “Me gusta ser una zorra”, una adaptación libre del tema de The Stooges “I wanna be your dog”. Este incidente provocó la cancelación inmediata del programa.

Como militante del PCE y comunista convencido, en sus últimos años decidió trasladarse a Cuba para vivir en comunión con la Revolución castrista, de la cual era un ferviente admirador. Y allí murió, en La Habana, a los 79 años, recordándonos con su despedida que ya no éramos tan jóvenes como cuando seguíamos su programa. Y que aunque el tiempo pase, nuestras ideas de justicia, permanecen.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.