¡España, y olé! Más que sol, paella y flamenco

El turismo en España, crucial y en crecimiento, enfrenta desafíos por saturación y dependencia. Se necesitan medidas sostenibles ante la crisis climática y la competencia global para diversificar la economía nacional

10 min de lectura
Fotograma de la película “El turismo es un gran invento” (1968), del cineasta Pedro Lazaga.

El turismo en España ha experimentado un crecimiento notable en las últimas décadas, consolidando al país como uno de los lugares más populares del mundo. A pesar de los precios elevados debido a la inflación, España sigue ocupando los primeros puestos entre los destinos favoritos. Sin embargo, el sector enfrenta la incertidumbre geopolítica actual, que podría afectar significativamente al flujo de viajeros y a la economía en general.

Para abordar los desafíos dentro del ámbito turístico, es crucial implementar estrategias que alivien la saturación de espacios, servicios e infraestructuras, priorizando el desarrollo sostenible y socialmente aceptable. Las medidas deben considerar el creciente rechazo ciudadano debido a la cada vez más complicada coexistencia entre turistas y residentes; una convivencia afectada por la subida descontrolada del precio de los alquileres de apartamentos y casas vacacionales y las consecuencias negativas asociadas. Durante enero y febrero de 2024, las comunidades autónomas que más visitantes recibieron fueron Canarias, Cataluña y Andalucía. Este flujo de viajeros ha sido esencial para la economía, pero también ha generado conflictos sociales y medioambientales, como la masificación y el encarecimiento de la vivienda.

La información proporcionada por el Banco de España demuestra la notable dependencia de España frente al turismo. De cara al primer cuatrimestre de 2024, se prevé que 30.000 millones de euros de gasto se dirijan a los lugares visitados, un 18.5% más que en 2023. Además, se esperan 23 millones de llegadas, un 10.8% más. Esta dependencia financiera resalta la relevancia de abordar los desafíos estructurales del sector con la máxima diligencia.

En febrero, España recibió 5 millones de turistas internacionales, un 15.9% más que en el mismo mes de 2023. Canarias fue el principal destino, atrayendo al 28.1% del total de visitantes, seguido por el 21% de Cataluña y el 14.5% de Andalucía. Estos datos resaltan la influencia de estas regiones en la industria turística nacional y subrayan la necesidad de gestionar el crecimiento de manera equilibrada. Además, en los dos primeros meses de 2024, el número de personas que vinieron a disfrutar de España aumentó un 15.6% llegando a los 9.8 millones, lo que destaca el enorme atractivo del país como opción vacacional y plantea cuestiones sobre la capacidad para gestionar este flujo de forma sustentable. En un contexto más amplio, los lugares mencionados han de confrontar desafíos significativos, como problemas de empleo, inflación, pobreza y deterioro del acceso a la vivienda, asuntos que requieren la aplicación de políticas específicas con urgencia.

En el año 2023, España recibió a más de 85 millones de turistas, aportando cerca de 200.000 millones de euros a la economía del país. Se estima que el PIB turístico en España crecerá un 8.6% este año, hasta superar, por primera vez, esa cifra mil millonaria. Esta información puede parecer sólida, especialmente en un escenario donde el Fondo Monetario Internacional (FMI) ha elevado las previsiones de crecimiento económico para España.

Sin embargo, el conocido doctor en economía Santiago Niño-Becerra, apoyándose en informes del Instituto Nacional de Estadística, ha señalado que el gasto medio por turista y día apenas ha variado en los últimos 21 años. A pesar del aumento en el número de visitantes, el gasto promedio se ha mantenido más o menos constante, lo que plantea interrogantes sobre la eficacia del modelo turístico español. En su estudio, Niño-Becerra advierte que el modelo basado en la masificación ha estado abocado al choque desde sus inicios, pero poco se hizo para cambiarlo debido a las ganancias fáciles y la baja inversión requerida. Ahora, las consecuencias de esta inacción son evidentes: las zonas turísticas saturadas han llegado a un punto de colapso, agudizando la escasez de viviendas y encareciendo los precios de alquiler, en detrimento del bienestar de los residentes locales.

En ciudades como Barcelona, Baleares o Málaga, las protestas vecinales son recurrentes. Las paredes de los alojamientos turísticos a menudo están marcadas con grafitis de protesta, mientras que en Barcelona, los activistas han llegado al extremo de colocar carteles falsos en las playas para disuadir a los turistas.

El sábado 20 de abril, bajo el lema “Canarias tiene un límite”, se convocó una movilización ciudadana para rechazar la sensación de ser una colonia del ocio y la diversión de Europa. Para ello, se han propuesto medidas como implementar una moratoria turística y una ecotasa para abordar la crisis.

Los europeos lideran la afluencia, con los británicos y alemanes a la cabeza con un aumento del 14.9% y 9.3%, respectivamente, en comparación con el mismo período de 2023. Pero el número de viajeros procedentes de China es el que más ha crecido, con un ascenso del 150%, seguido por los japoneses con un 66% y los polacos con un 29.2%. Este último incremento se explica por los esfuerzos de los agentes de viajes por suplir el flujo de turistas rusos, quienes eran los que más gastaban de media por día durante su estancia.

La industria turística española encara un momento crucial en su evolución. Si bien ha sido un motor determinante de crecimiento económico durante mucho tiempo, el modelo actual es insostenible y genera una serie de desafíos inquietantes. Por ello, es imperativo que el gobierno adopte medidas efectivas para garantizar un turismo responsable y beneficioso para todos. De lo contrario, el espejismo económico de la marca España podría desvanecerse rápidamente.

Por su parte, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha alertado de la necesidad imperante de mejorar la competitividad del sector, señalando que de ello depende en gran parte la evolución del conjunto de la economía del país. Además, Hernández de Cos ha enfatizado el enorme reto que afronta el turismo en su conjunto debido al cambio climático. En este sentido, resaltó la necesidad de abordar con resolución las políticas destinadas a impulsar la ineludible transición energética. Estas medidas podrían tener un impacto significativo en la actividad y en los resultados. España se encuentra expuesta a riesgos vinculados a la alteración del clima, acentuados por el considerable peso del factor “sol y playa”. La dependencia climática, combinada con las negativas repercusiones de la saturación en algunos destinos, origina grandes obstáculos a la hora de cimentar la sostenibilidad y la competitividad del turismo español.

En medio de estos desafíos, surge la pregunta fundamental sobre el futuro del turismo en España y su papel en la economía nacional. ¿Puede España diversificar su economía y reducir su dependencia del turismo como principal motor económico? ¿Qué medidas deben tomarse para promover un turismo más sostenible y equitativo? ¿Cómo puede España destacar en otros sectores, como la tecnología, la ciencia, la energía o la manufactura, y dejar atrás la imagen de ser únicamente un lugar de sol, charanga y pandereta?

Estas son cuestiones cruciales que requieren una reflexión profunda y un compromiso decidido por parte de los líderes gubernamentales, la industria turística y la sociedad en su conjunto. Sólo a través de un enfoque integral y colaborativo se podrán abordar los desafíos actuales y sentar las bases para un turismo más armonioso y una economía diversificada.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.