El horror del poder: una mirada crítica

La despiadada búsqueda de poder desgarra vidas, fragmenta familias y sume naciones en el abismo del sufrimiento. El dolor humano, mercancía en manos de los poderosos, expone la más cruda realidad del ser
3 de junio de 2024
Efectos de un bombardeo israelí en Khan Younis, al sur de Gaza. Fotografía de Loay Ayyoub.

Desvelado el telón que esconde la supuesta vergüenza de los dirigentes en una amalgama de estroboscópicas luces, viene a representarse el amargo y tormentoso drama de la vida. No negaremos que hay regímenes más “amables” que otros porque estaríamos mintiendo. Pero no nos engañemos: al poder se accede para tomar decisiones que, por lo general, sólo atienden a intereses particulares o corporativos en su caso, ya sean estos religiosos, económicos, financieros, filosóficos o, a veces, criminales, con tal de conseguir la anuencia necesaria para ejercer el magisterio de la autoridad.

Hablemos claro, por tanto. Hamás no es Palestina ni Cisjordania. Benjamín Netanyahu no es Israel. Hamás es un execrable y maldito grupo terrorista que tiene amedrentado a un pueblo. Benjamín Netanyahu es un criminal de guerra que está perpetrando un genocidio a la vista de todos. Así que eviten la tentación de tacharme de propalestino o de antisemita. Mientras tanto, los cadáveres se suceden, se apilan, se mezclan con escombros, se entierran en fosas comunes, se destruyen familias, la industria armamentística navega viento en popa, los mercaderes del sufrimiento sonríen, la Bolsa se mueve dejando pingües dividendos y algunos se forran a costa de decenas de miles de muertos y de pueblos destrozados por siempre, después de haber sembrado el odio que parece ser el objetivo.

Y muchos gobiernos del orbe, tanto de Oriente como de Occidente, no se pronuncian exclusivamente por salvaguardar sus intereses comerciales y geoestratégicos. Punto. Una puñetera, abominable y crematística actitud la de los mismos, simple y llanamente porque renta. Todo lo demás es cuento, monserga, el rostro del Horror.

¿Qué te ha parecido el contenido al que acabas de acceder?

En ORUBA consideramos la independencia editorial como el pilar sobre el que se construye el periodismo veraz e incorruptible. Cada artículo que publicamos tiene como objetivo proporcionarte información precisa y honesta, con la certeza de que tú eres la razón de nuestro proyecto informativo.

Hoy, queremos invitarte a formar parte de nuestro esfuerzo. Cada euro cuenta en nuestra misión de desafiar narrativas sesgadas y defender la integridad periodística. Desde tan sólo 1 euro, puedes unirte a esta causa.

Tu apoyo respalda nuestra evolución y envía un mensaje claro: la información sincera merece ser protegida y compartida sin obstáculos. ¡Únete a nosotros en esta misión!



PUBLICIDAD

Comentar la noticia

Your email address will not be published.