domingo, 27 de septiembre de 2020

Bollywood, un viaje a la meca del cine hindú.

En la imagen, el mítico Shah Rukh Khan y la actriz Mahira Khan. Fotografía de archivo.

La industria fílmica hindú produce al año más de 1.000 películas (con una duración media de tres horas cada una), y recauda en total unos 1.400 millones de euros; a pesar de esto, continúa siendo casi un enigma no sólo para el espectador medio, también para cinéfilos y críticos profesionales. La meca del cine hindi está radicada en la ciudad de Bombay, donde se producen buena parte de los filmes.

La historia cinematográfica en la India, iniciada en 1913, empieza a tener reconocimiento a partir de 1955 con la película “Pather Panchali”: una historia rural centrada en la vida de un niño bengalí llamado Apu que daría lugar a una trilogía. Esta fue la primera realización de Satyajit Ray, el director hindú más conocido cuya obra iniciática, fuertemente influenciada por el neorrealismo italiano, permanece aún como fuente de inspiración para cineastas de todo el mundo. Junto a Satyajit Ray y quizá Rhitwak Ghatak, las últimas aproximaciones del espectador occidental al cine hindú se podrían reducir a las occidentalizadas realizaciones de Mira Nair, “Kamasutra, una historia de amor” (1997), y la muy recomendable “Fuego” (1996) de Deepa Mehta, ambas con grandes problemas de exhibición en su país de origen, sin olvidar “Bandit Queen” (1994) de Shekhar Kapur, programada en televisión y disponible en vídeo.

Sin embargo, el cine hindú contemporáneo más popular y el más desconocido, que poco tiene que ver con el anteriormente citado, es un espectáculo lúdico en el más puro sentido de la palabra; una fiesta en la que todos los géneros se pueden entremezclar y en la que sus protagonistas tan pronto luchan y lloran como cantan y bailan a ritmo del hindi-pop más frenético, suplantando las inexistentes escenas eróticas con policromos números musicales de indudable encanto pero dudoso gusto, que pueden causar un daño irreparable a las retinas del espectador occidental menos avezado. Bombay es la capital de esta poderosa industria cuyas pluriempleadas estrellas son poco menos que idolatradas por el público y la prensa nativa.

Entre la nueva ola de directores, existen muchos obsesionados por recrear el espíritu descarnado, innovador y atractivo de aquellos heroic bloodshed de principios de la década de los 90 del siglo XX en Hong Kong. Gracias a ello, hemos podido disfrutar pequeñas grandes joyas del género como “Gang”, “Vaastav: The Reality”, “Satya” o “Khauff”. El largometraje “Gaath” de Akashdeep, supuso un importante esfuerzo por parte de la industria de Bombay de hacer cine de gangsters sobrio, centrándose en una historia que revolviera por dentro e hiciera pensar por una vez, sin preocuparse de buscar el habitual final feliz bollywoodiense.

Lejos del cine de autor, el cine popular de la India parece prácticamente destinado al consumo interno, pero despierta tal pasión que merece más atención internacional. Se trata de un cine colorista, barroco, con historias dramáticas y apasionadas, con reglas estrictas en lo que a besos y desnudos se refiere, y unas bandas sonoras y coreografías delirantes. En definitiva, un festival para los sentidos alimentado por un star system poderoso, del que se ofrecen obras de distintos períodos históricos.

Texto: Roberto Lacrosse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies