sábado, 26 de septiembre de 2020

“Crash: Colisión”, una vida de paradojas e ironías.

Fotograma de la película “Crash: Colisión” (2004), del realizador canadiense Paul Haggis.

“Crash: Colisión” (2004), la segunda película de canadiense Paul Haggis, es un collage interrelacional, donde se nos presenta a un grupo de personajes de diferentes razas, envueltos en una vida de paradojas e ironías, con la confusión como hilo conductor.

Estos personajes son tan volubles en su moralidad y acciones como cualquier ser humano… no hay buenos ni malos, sólo momentos de odio o tolerancia en el devenir cotidiano. Con una elegante estructura perfectamente construida, el director nos propone un intenso e hipnótico drama que retrata sin pretextos los conflictos raciales, junto con sus consecuencias: odio, temor, sufrimiento, llanto, amor.

Paul Haggis, bajo una clara influencia del Robert Altman de “Vidas cruzadas” (1993) o del Lawrence Kasdan de “Grand Canyon” (1991), convierte al azar y a las calles en vehículos comunicantes del desconcierto. Para poder encontrarse, para poder sentir algo, en Los Ángeles la gente necesita chocarse. Pero ¿cuál es el mensaje? La tolerancia sería la señal más fácil de dilucidar, pero el filme tiene tantos niveles que sea cual sea la posición y mentalidad del espectador, casi seguro, obtendrá algo positivo de la experiencia.

Texto: Patricia Peláez.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies