miércoles, 30 de septiembre de 2020

Cuando el Leviatán nos muestra sus fauces.

En la imagen, el escritor norteamericano nacido en Nueva Jersey Paul Auster. Fotografía de archivo.

“La mayoría de la gente, yo mismo incluido, vamos por la vida sin prestar atención. De pronto ocurre una crisis, y nos cuestionamos todo lo que nos rodea, y en ese momento dejamos de pisar tierra firme. Creo que es en esos momentos cuando la memoria se convierte en una poderosa fuerza. Comienzas a explorar el pasado, e invariablemente te encuentras con una nueva lectura, y por ello eres capaz de enfrentarte al presente de una forma nueva.” (Paul Auster)

El escritor, guionista y director de cine Paul Auster nació en Nueva Jersey, el 3 de febrero de 1947. Estudió literatura francesa, italiana e inglesa en la Universidad de Columbia y tras un año trabajando en un petrolero se fue a vivir a Francia en 1970. Cuatro años más tarde regresó a Nueva York.

Su contacto con el mundo de la literatura se produjo a muy temprana edad; empezó a escribir a los 12 años. Como autor se inició publicando poesía y ensayos en las revistas New York Review of Books y Harper’s Saturday Review. Entre 1985 y 1987, su antología policíaca “La trilogía de Nueva York” le consagra como escritor de talento y proyección. Con posterioridad, decide explorar el género novelesco: así, firmará la distópica “El país de las últimas cosas”, “El palacio de la luna” —dentro del subgénero de la picaresca—, y la misteriosa “La música del azar”.

El escritor neoyorquino, autor de la celebrada intriga detectivesca “Leviatán” (1992), es considerado una figura emblemática dentro de la narrativa norteamericana contemporánea. En sus textos, llenos de ironía, se enfrenta con una filosofía muy personal a los problemas económicos y sentimentales bajo los cuales viven sometidos sus personajes, por lo general, representaciones literarias de la figura del propio Auster. Su obra suele ser encuadrada dentro del movimiento posmoderno, tendencia ideológica de carácter escéptico.

Su amplio registro estilístico engloba una rica combinación que transita desde la novela negra metafísica “Ciudad de cristal” (1985), el realismo mágico de la Norteamérica sureña “Mr. Vértigo” (1994), el relato en primera persona con tintes de suspense, hasta el guion cinematográfico. Su vinculación con el cine se remonta al año 1993, cuando “La música del azar” fue adaptada a la gran pantalla bajo la dirección de Philip Haas. Dos años después escribió su primer guion para la película “Smoke”, realizada por Wayne Wang, con quien luego codirigiría “Blue in the face” (1995). En 1998, Paul Auster debuta en la dirección con “Lulu on the Bridge”, un filme que refleja el momento cósmico que significa el encuentro entre dos amantes.

En “Creía que mi padre era Dios” (2001), Paul Auster rescata 180 historias verídicas, marcadas por la suerte, de las más de cuatro mil que recibió de los oyentes de un programa radiofónico.

Una de sus más recientes novelas es “4321”, que se desarrolla entre los años 50 y principios de los 70 del siglo XX con temas como las revueltas por los derechos civiles y el racismo como telón de fondo.

Texto: Pedro Sebastián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies