domingo, 19 de septiembre de 2021

Diego Maradona: la última partida del “10”.

La mirada perdida y triste de un seguidor, en el último adiós a su ídolo. Fotografía de archivo.

Hoy, la red está llena de gente perfecta, sin sombras en su vida. Gente buena y ejemplar que no ha cometido error alguno.

Es curioso ver cómo se lapida a las personas porque han fumado un porro, se han metido una raya de coca, han soltado una hostia o insultado a alguien, han ido de putas, comen carne, escupen al suelo, bajan la mascarilla cuando van por la playa, etcétera.

Si es que, seguro que sois todos tan ejemplares, que asombra. Tenéis vidas llenas de luz, y sin apenas sombras. Sois tan admirables y modélicos que asusta.

Pero, ¡ay amiguis!, luego está el pueblo: esa gente diversa, imperfecta, problemática, contestona, rebelde. Diego era, es y siempre será eso, la imagen viva del pueblo, de un pueblo imperfecto al que llevó alegría. Y alguien sincero que siempre dijo: “Sólo pido que me dejen vivir mi vida, yo nunca quise ser un ejemplo de nada, porque no lo soy”.

Galeano decía que había una droga que no salía en los controles antidopaje y que era peor que la cocaína: la “exitoína”. Y Diego, ese Diego al que tanto lapidáis con tanta valentía —e hipocresía, por qué no decirlo—, ese Diego era un perfecto imperfecto, alguien al que el éxito le jugó una mala pasada, alguien que no fue ejemplo en nada. ¿En nada? No. En la cancha fue Dios. Y si no que se lo pregunten a Inglaterra.

Así que podéis seguir echando bilis por la boca, nada se os da tan bien como criticar. Pero bueno, es lógico, porque todos… sois tan perfectos, ¿verdad?

¿Sabéis qué os digo? Que vayáis a mamarla. Que viva la imperfección, y que muera la perfección.

“Tengo memoria. Al que no creía, a los que no creyeron, con perdón de las damas, que la chupen y que la sigan chupando. Yo soy blanco o negro, gris no voy a ser en la vida. Ustedes me trataron como me trataron. Sigan mamando”. (Diego Armando Maradona, 1960-2020)

Texto: Oriol Díez Mata.

Un comentario

  1. ¿La imagen del pueblo era un millonario? ¡Uy!, cuánto se aprende últimamente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies