domingo, 27 de septiembre de 2020

El día que Spiderman quedó huérfano.

En la imagen, el escritor y editor estadounidense Stan Lee junto a Spiderman. Fotografía de archivo.

Peter Parker quedó huérfano a los seis años de edad, sus padres fallecieron en un accidente aéreo. A partir de ese momento se va a vivir con sus tíos May y Ben a la ciudad de Nueva York.

Desde siempre, el joven Parker fue un buen estudiante, pero su timidez le termina apartando de sus compañeros. Un día, en una exhibición científica, una araña se cruza en el camino de un rayo acelerador de partículas, sufriendo una sobreexposición a la radioactividad. La araña cae sobre Parker, picándole en una mano. De esta forma, adquiere unas habilidades, que además de un poder especial, le otorgan una gran responsabilidad. Se inicia así la historia de un superhéroe adolescente que, al margen de combatir el crimen, tiene que luchar contra sus propios problemas personales. Queriendo poner a prueba sus nuevas facultades, se presenta enmascarado en una sesión de lucha libre; el muchacho derrota con facilidad a un musculoso y experimentado campeón. Esta era la primera aparición pública del Hombre Araña.

A principios de la década de los años 60 del siglo XX, Spiderman se convirtió en el estandarte de Marvel Comics, editorial fundada por Martin Goodman. El escritor y editor estadounidense Stan Lee creó al mítico arácnido, y Jack Kirby junto con Steve Ditko lo desarrollaron con una gráfica apabullante.

En noviembre de 1961 se presentó la serie Los 4 Fantásticos —en cierto modo, una evocación de los Challengers of Unknown de DC Cómics—, El increíble Hulk irrumpiría en mayo de 1962 mientras que el Hombre Araña debutaría en el número quince de la revista “Amazing Fantasy”, tres meses después. Más tarde llegarían al universo Marvel otros sobrehumanos como Thor, Iron Man o Doctor Extraño; así como los proyectos grupales Los Vengadores —diseñados como respuesta a la Liga de la Justicia— y la Patrulla X.

Quizás la cultura pop haya sido demasiado magnánima con la figura de Stan Lee, encumbrado como icono del mundo del cómic en detrimento de sus compañeros Kirby y Ditko. En este sentido, lo paradójico es que la creación más exitosa de Stanley Martin Lieber no fue Spiderman, ni El increíble Hulk, ni la Patrulla X, sino Stan Lee.

Atrás quedaron acusaciones en su contra que van desde el plagio hasta el acoso sexual, pasando por el maltrato laboral. Nada de esto dañó su imagen: tuvo su propio programa de televisión en History Channel donde buscaba superhumanos “reales”; protagonizó cuarenta y dos cameos en las adaptaciones cinematográficas de las aventuras de sus personajes; disponía de un sueldo vitalicio asignado por Disney de 1 millón de dólares al año; y atesoraba un patrimonio de más de 50 millones de dólares.

El 12 de noviembre Stanley Martin Lieber falleció de neumonía, a los 95 años en el Cedars-Sinai Medical Center de Los Ángeles, dejando huérfanas a sus criaturas, que desde hoy tendrán que continuar solos o unidos la lucha definitiva contra el mal que arrasa nuestro mundo.

Texto: Xosé Mon González.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies