miércoles, 13 de noviembre de 2019

El futuro de Asturias: repoblando el Paraíso.

Adrián Barbón, presidente del Gobierno asturiano, y Marcelino Marcos en unas bonitas ruinas de los Oscos. Fotografía: Palmira Escobar.

Alubia blanca de riñón “La Asturiana”, el sabor de lo natural. Así se anuncia. Una judía con cuño asturiano procedente de Argentina y envasada en un pueblo de León, otras las envasan en China. Cuando uno compra en el mercado y ve una marca local se inclina por adquirirla pensando que es un producto de proximidad, y nos equivocamos, esas legumbres han recorrido más de 8.000 kilómetros hasta llegar a nuestra despensa.

Así está el mercado globalizado, cuando la última campaña del Gobierno socialista asturiano, hoy en manos de Adrián Barbón, se afana en intentar convencer a los supervivientes de la región de que vivir en los pueblos es “tendencia positiva” y de calidad de vida. Y eso, sin mencionar las graves deficiencias en aspectos múltiples, especialmente en lo referente a los servicios de transporte. ¡Embaucadores!

Jugaremos a disfrazarnos de ástures en nuestra aldea, a caleyar pel monte coles madreñes, a naturalizar la neo-llingua, a rebosar identidad enquistada, en un eterno Día de la Marmota, o mejor, del Tasugu.

Los cierto es que Asturias necesita urgentemente savia nueva para mantenerse a flote. Los próximos apátridas que rescate el Open Arms deberían ser muy bien hallados y bienvenidos. El caso es que Asturias sólo tiene 1,4 trabajadores por cada pensionista; la menor ratio de Ezpañistán.

Este año se suman 37.000 nuevos pobres a una famélica región, a la que su desaprensivo presidente augura sin rubor un gran futuro: claro, que lo hace ante los monarcas de este país que fabrica y vende armas, a la par que se lava la cara dando premios al progreso, la paz y demás zarandajas. Todo cuadra… y muladar. Mientras ellos pacen, nosotros (su ganado), hacemos sonar las esquilas.

Es cuestión de perspectivas. Ya lo dijo tiempo atrás el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez. Y, puesto que desde las alturas se divisa más horizonte, lo confirma Pedro Duque (nuestro man on the moon): Asturias tiene futuro. Es posible. Lo malo es que no sé si llegaremos.

Texto: Miguel Aramburu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super