ORUBA.es https://www.oruba.es ¡Prensa libre, tú decides! Fri, 16 Oct 2020 02:55:04 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.5.2 Dulce introducción al caos https://www.oruba.es/dulce-introduccion-al-caos/ https://www.oruba.es/dulce-introduccion-al-caos/#respond Fri, 16 Oct 2020 02:55:04 +0000 https://www.oruba.es/?p=7597
Imagen de cubierta de Dulce introducción al caos.

Leer es un acto irreparable. Cada metro de sorpresa, cada kilómetro de ahogo, resultan al final en una distancia decididamente confusa; ¿dónde he acabado? ¿Qué surco es este surco que se inicia a mi espalda, atraviesa la raya de paisaje y vuelve a mis mismos talones de hace un rato, una mañana, un mes, una vida?

Una distancia confusa, sí. Porque su irreparabilidad no está en cómo quieras recorrerla; línea recta, en círculos, deteniéndote a fumar, etc.; la problemática de leer arraiga en la predisposición del lector que decide sentirse aludido y responder a ciertos interrogantes desde el fondo de sí mismo; “lectores afectados”, acaso; no son capaces de encontrarle el lado natural y sencillo a un acto tan practicable como leer. Ocurren como actores de esa escena, pero en atraso o en adelanto con ella. Quieren ir saltándose todos los semáforos. 

Yo esto es lo que entiendo por “distancia”, y si consigo recorrerla, el mérito es no obstante del autor. Siempre. 

Así en “Dulce introducción al caos” (Lumen, 2020), la última novela de Marta Orriols, la cual he leído en tránsito por entre calles y terrazas hasta arriba de mascarillas, realmente en esos momentos llanos del día que son los mismos que reflexionan los dos protagonistas de la historia. La vida escapándosenos. A ellos, Marta y Dani, a causa de un embarazo no deseado que pondrá en riesgo una relación en vías de asentarse y revolverá viejas historias familiares. En el subtexto: amor líquido, agotamiento de la fe en el futuro, el papel de la mujer en la sociedad actual. 

Con un estilo ambicioso que nunca desborda límites de elegancia, acierta Marta Orriols en buscar la palabra creadora, la palabra que crea y no sólo alude, y acierta en aplicársela a unos protagonistas, así, muy bien radiografiados. 

]]>
https://www.oruba.es/dulce-introduccion-al-caos/feed/ 0
Entrevista a Be Gómez https://www.oruba.es/entrevista-a-be-gomez/ https://www.oruba.es/entrevista-a-be-gomez/#respond Tue, 15 Sep 2020 14:13:51 +0000 https://www.oruba.es/?p=7593
Be Gómez es licenciada en Filología Hispánica y en Teoría de la Literatura y Literatura Comparada en la Universidad de Valladolid. Participa en revistas universitarias como Imaginando (Fundación Jorge Guillén) y ganó el Premio Trinidad Arroyo de Narración. Fue finalista del Concurso Internacional de Cuentos Cosecha Eñe 2007 y ha colaborado con diversas publicaciones, como la revista queer Una buena barba, Zoozobra Magazine o el Norte de Castilla. Es docente de Lengua castellana y Literatura y es miembro del colectivo Transfeminalia.

¿Qué o cuál es la universalidad del poeta? 

Su universo íntimo. No hay duda. A lo de todos se llega por lo de una, y al revés. Creo que los propios vericuetos mapean, de algún modo, los intríngulis ajenos, y es ahí donde se produce la magia de la identificación poética, y su singularidad. Soy único en tanto que idéntica. 

¿Se puede hacer buena poesía sin drama personal?

No sólo se puede, sino que se debe. El drama –personal o no- se dramatiza y, por tanto, se imposta. No tengo nada en contra de la impostura, de hecho más bien a favor, pues de la impostura bebe el teatro y, a fin de cuentas, la vida. Impostar para apostar, para crear drama, comedia, tragedia o lo que sea. De todas formas, toda vivencia, traumática o no, se convierte en drama si está bien expresada, y la poesía es expresión. Ese es el trabajo del poeta: hacerdrama de la planicie y cotidianeidad de la épica. Ponerlo todo patas arribas. 

El conflicto verdadero con el mundo; ¿se entra en él por exceso o por defecto?

Creo que el verdadero conflicto con el mundo es, a menudo, distinguir la paja del grano, y no confundir el verdadero conflicto del mundo con nimios males cotidianos. Aunque quizá el verdadero conflicto del mundo sea un magma rizomático compuesto precisamente por esos pequeños contratiempos diarios que nos van interceptando la vida. Qué se yo. Quizá nos creemos, como especie, me refiero, tan petulantemente importantes como para creer que existe de verdad un verdadero conflicto con el mundo… Aunque viendo en perspectiva cómo evoluciona la vida, a pesar del ser humano, especie invasora, creo sinceramente que el verdadero conflicto con el mundo es nuestra propia existencia, necesitada de ocuparlo todo, de sentir, mientras pertenece, que se adueña de todo. Somos un exceso de carencias.

¿Se llega al fruto irracional propio luego de haber participado mucho de la broma, o por habérsete negado la misma?

Creo que esto depende más de caracteres. Para mí la broma es necesaria, por oxigenante y expandida, pero es algo que me es propio. Negarme a la broma es negarme a la vida, negarme la posibilidad del disfrute, del goce. No sé si me interesa tanto lo irracional como lo espontáneo, quizá estos dos conceptos se mueven en ejes distintos. Tal vez el primero se mueve en la vertical, y el otro es una suerte de eje de abscisas. Con el primero adquieres profundidad, con el segundo, perspectiva. Lo ideal es un equilibro entre los dos –como entre la chanza y la rectitud- que sólo los protagonistas de los bestsellers de autoayuda logran, y líbreme el cielo de querer ser yo protagonista de un manual de Coelho. Líbreme. Pero en general sí que creo que, como escribió una vez Milan Kundera, el hombre piensa y dios ríe. Seamos pues, dioses, pero nunca a costa de nuestra principal virtud, sino con ella. 

Veo en Todos los finales una travesía por entre algunas renuncias; renuncias, incertidumbres, que no llegan a entenebrecerse, empero; ¿es Be Gómez una optimista, con todo?

Absolutamente. Es un poco lo que decía antes. El optimismo, como el pesimismo, son maneras de acercarse al mundo. Y en Todos los finales pasa justamente eso. Me encanta la lectura que haces, tan certera, porque es precisamente así. Se trata de un poemario en el que se exponen frustraciones, puertas a medio cerrar y dificultades varias relacionadas con la comunicación, con el género, con la familia o con el mundo, pero se suelen resolver –poéticamente hablando- desde un regusto de luz y ternura. Quizá haya dolor, pero también vino y flores. Y creo que esa especie de voluptuosidad se ve también en la forma, en la propia escritura, y en esos versos largos y a menudo conversacionales, a modo de torrente tropical, como explica también un poco Nacho Vegas en el prólogo, con esa metáfora fantástica de poema-río. Un río plagado de vida, aunque muy angostado a veces, claro que sí.

¿El poeta debe sentirse incómodo en sociedades, hacerse perezoso para trabajar entre sus congéneres? ¿Debe mirar más que ser mirado?¿Explicar el mundo o explicarse él al mundo? 

Creo que todo esto que nombras está en el oficio del poeta. Entiendo que si la sisa no te tira o el zapato no te aprieta, poco puedes contar sobre la camisa o el calzado a la gente. Hay, por eso, una necesidad de observar la sociedad y el mundo, con ojos abiertos y cuestionadores –que no suspicaces-, pero también está lo de mirar las sisas y los zapatos del prójimo, porque a veces necesitamosexplicarnos a nosotros mismos como si fuésemos lasdemás. La clave está, creo yo, en mantener la miradadesde ángulos imposibles, y contarlo de maneras cuyaforma aporte, a su vez, nuevos hallazgos. El modo en quecontamos las cosas modifica no solo lo que decimos de ellas, sino las cosas mismas. La forma siempre hace fondo.

¿Es posible aún el Gran Arte, una poesía que no se reabsorba en el orden tradicional? En caso afirmativo: ¿tiene ésta opción de recorrer un camino a cuyo final no llegue desganada, exhausta, herida de muerte?

Es que creo que eso tiene más que ver, en verdad, con la perspectiva histórica que tenemos del arte y de la poesíaque con ella, en sí misma. Creo que tiene mucho que vercon la impronta, con la huella, y con la imagen de nuestraobra y la trascendencia de nuestro legado, y no es algo queme preocupe demasiado. La perspectiva histórica me parece material poético muy sugerente, pero parasubvertir, corromper y pervertir. Creo que la ficción es a la historia lo que el humor a la vida. Esta sería irrespirable sin aquel. Por eso creo que no tiene mucho sentido buscarel Gran Arte, sino un arte honesto, en la medida de lo posible, acorde con el modo de entender la vida y la poesíade quien lo enhebra, y que pueda arrojar algo de luz a lasvidas ajenas. A veces siento que la poesía vive tiemposnarcisistas, donde los pequeños contratiempos se visten de tragedia personal romantizada en verso. Hay quien se mueve maravillosamente bien ahí, porque ese modo de escribir le es propio, pero si no es tu caso, creo que lo mejor es no forzar, por mucho que esté de moda tal o cualestilo o modo de hacer. Creo que es mejor apuntar bienque apuntar alto, y solo así lo que cuentas llegará fresco y vigoroso. Mejor un poema honesto, fuerte y lozano, queuna épica herida de muerte, sin duda. 

¿El artista puede/debe vivir al margen o ser un converso a la sociedad? ¿Cómo te ves en la panorámica literaria, tienes espacio?

El artista, quiera o no quiera él, va a vivir muycondicionado por la sociedad, ya sea integrado en ella o en sus márgenes pero, en cualquier caso, esa sociedad va a estar presente. Somos seres sociales, pero también somosseres que amamos la soledad. En esa tensión entre la búsqueda de encajar y la necesidad de diferenciarse esdonde el ser humano en general, y el artista en particular, se mueve permanentemente. Aunque en verdad no es solo cuestión humana, creo yo. Nemo, mi perro, que nos dejóhace unos meses, también vivía en esa tensión constanteentre la necesidad de pertenencia y la de libertad. Tenerpiel y aparato locomotor de hace desear estar dentro y fuera del mundo, a un tiempo. Y, ahora que lo pienso, igual ser artista no es más que tartar de conciliar, de encontrar un equilibrio entre esos deseos encontrados. Poreso mismo creo también, respondiendo a tu pregunta sobreel espacio de la panorámica literaria, que la respuesta cortaes que sí. Creo que tengo espacio porque creo que mistensiones entre pertenencia y desquite tienen que ver con asuntos que pocas veces son visibilizados en poesía. La tensión entre el canon literario –por mi formaciónfilológica- y la ruptura del mismo; la oposición entre la identidad de género y la necesidad de reivindicaridentidades torcidas o, directamente, fluidas, que no son otra cosa que no-identidades; la tensión generada entre el amor y el deseo; entre el feminismo y mi propiamasculinidad; entre la broma y la herida; entre el humor y el daño; o la rabia y la ternura, son elementos que se encuentran muy presentes en mi obra que, a su vez, bebedel pop en el mismo vaso en el que lo hace de la filosofíapresocrática. Creo que el panorama literario es hoy másvasto que nunca y también, a menudo, muy homogéneo, por eso entiendo que voces irreverencian desde la sacralidad de la tradición, son faros que apuntandirecciones que merecen ser exploradas. 

¿Palabras selectas o palabras corrientes en funciónpoética?

Yo quiero a papá y a mamá. No me hagas elegir. Tambiénquiero mucho a más gente, así que toda fusion esbienvenida. Mi amigo Jose Luis Viñas, artista plástico quelleva tiempo trabajando sobre la extinción en sus obras(https://www.joseluisvinas.com/sixth-extinction-1) dice que mi manera de entender la función poética es aglutinante y yo creo que algo de eso hay. Más es más lo mires como lo mires, y a veces las palabras corrientes generan sensaciones insólitas que las más elegidas no pueden recrear. Otras veces ocurre al revés y otras, la mayoría, tienen que combinarse como se combinan las especies vegetales y animales en un clima tropical. La literatura tiene que ser generosa y la exuberancia lo es. Pero exuberante no significa pedante, solo significa extra de queso. Extra de cualquier cosa. Pero rica, por favor.

¿Qué preparas actualmente, en qué trabajas?

Estoy, por un lado, enhebrando una suerte de novela –digo novela porque es el nombre que normalmente damos a esos artefactos literarios que no sabe uno muy bien cómo nombrar- donde me cuestiono la distancia entre la composición y la creación; esa idea de hasta dónde está uno dispuesto a llegar para ser leído por otros, para ser visto por otras. Cómo la idea de estar sobreexpuesto incide directamente en la propia identidad, si es que tal cosa existe y cómo la mirada que se posa modifica, indefectiblemente, la apariencia –y por tanto la esencia- de lo mirado. 

Y por otro lado, vivir el duelo por la muerte de Nemo, mi perro, en medio de este otro duelo colectivo, pandémico pero no celeste que estamos viviendo, ha hecho que empiecen a explotar poemas como lo hacen las minas en un campo de pruebas. Y antes de que el dolor y la carencia hagan cosas peores conmigo, he decidido yo hacer algo digno –o así lo espero- con todo ese detrito. La poesía es un género muy adecuado para la inmundicia. Es, por así decirlo, el aparato excretor de la literatura. Aunque también tiene mucho de piel y de placer y de olfato y de gusto. Sobre todo de gusto. Supongo que también hay mucho en ella de aparato digestivo. Al fin y al cabo, todo lo que entra, ha de salir tarde o temprano, por alguna parte. 

Como nosotros dos de esta entrevista que es, probablemente, una de las más interesantes que me han hecho. Gracias, Martín, siempre.

]]>
https://www.oruba.es/entrevista-a-be-gomez/feed/ 0
Mirar hacia atrás es recomponer la historia. https://www.oruba.es/mirar-hacia-atras-es-recomponer-la-historia/ https://www.oruba.es/mirar-hacia-atras-es-recomponer-la-historia/#respond Mon, 03 Aug 2020 20:10:31 +0000 https://www.oruba.es/?p=7584
Retrato del artista cordobés Ángel García Roldán. Fotografía: Macarena del Rocio Sierra Salmerón.

Con este deseo a modo de máxima, Ángel García Roldán muestra “Ushiro” en la sede de PHotoESPAÑA 2020, junto a la obra de otros fotógrafos como Ángel Pantoja, Paco Peregrín y Mónica Vázquez Ayala, incluidos en el programa “Humano”, comisariado por Fernando Barrionuevo y Rosa Muñoz del equipo MECA Mediterráneo Centro Artístico, en su segunda cita en PHE20.

La serie fotográfica, que habla de la transformación como reacción natural en tiempos de crisis, ofrece un punto de vista desde el que tratar ese peculiar espacio de tiempo en el que “se es o se deja de ser”, casi sin apreciar el límite o la distancia. Para Ángel García Roldán estos retratos dejan de serlo de la misma manera que las personas evitan dejar de ser lo que son. Esa fragilidad del yo, impulsa al individuo a recrearse, a inventarse, a metamorfosearse delante de ese espacio tan paradójico como es el espejo de su cámara. Como apuntaba Fernando Barrionuevo en la presentación de la muestra: “No queremos morir, no queremos envejecer, pero sabemos que todo esto va a ocurrir”. La serie “Ushiro” nos habla del instante, de la incertidumbre y de la angustia ante una soledad universal; consubstancial al ser humano, que lo acecha, a pesar de nuestro continuo pulso por intentar superarla.

Pero “Ushiro”, esconde, además, algunos detalles que hacen más interesante su recorrido. Su título, que a priori parece el nombre propio de la persona retratada, es en realidad el término japonés, escrito en Rōmaji (referido en grandes rasgos al alfabeto latino), que alude a lo que se sitúa detrás. Las ciento cincuenta imágenes que forman el groso de la serie, de las cuales sólo seis se exponen en esta ocasión, aluden a esos momentos de dificultad y peligro en los que es frecuente camuflar los deseos e instintos con objeto de garantizarse cierta autonomía. Este rasgo, implícito en cualquier cultura que asuma la transformación del cuerpo y su imagen como forma ritual para mostrarse a la comunidad, forma parte de la inquietud de García Roldán en muchos de sus proyectos, en los que en palabras del propio artista “acerca al espectador una reconstrucción visual de lo que somos desde el artificio, identificando nuestros miedos y anhelos, para aceptar esa otra verdad que no es posible contar con palabras. La imagen es el contenedor del relato y no al contrario, como casi siempre se ha descrito”.

La transmutación es un hecho crucial para el autor, pero en la vida social no podemos definirnos como seres metamórficos porque somos codificados y cosificados, respondiendo a un patrón que es casi imposible romper; y aun haciéndolo, la necesidad de señalar las cosas con un nombre nos convierte —lamentablemente— en una secuencia histórica; un relato con un inicio y un final, más o menos definido desde el comienzo. En esta idea, el artista plantea que sólo los puntos de giro nos hacen libres, o al menos, siguiendo su deseo, nos permiten situarnos desde otra posición; la del relato revolucionado que es lanzado a la otredad siguiendo su fuerza centrífuga.

Otro de los caminos que recorre la serie es su alusión, casi un guiño, a esas imágenes culturales que asimilamos y clasificamos rápidamente, en una síntesis de apropiación que despoja del valor simbólico de origen y lo resignifica en la propia experiencia. La contundencia de la figura femenina, maquillada de blanco, que intenta aplicarse un recogido en su cabello es la apariencia perfecta para parecer otra cosa, orientalizando nuestros sentidos. El estereotipo generado en el proceso performático al que induce normalmente a sus modelos nos redirige inevitablemente a una iconografía que resulta cercana. Ángel García Roldán alude con estas imágenes a las jóvenes maiko, o aprendices de geisha de la cultura japonesa, que en su ritual se aplican en las partes visibles del cuerpo una base de maquillaje compuesto por una pasta blanca hecha tradicionalmente a partir de polvo de arroz. Pero el fotógrafo supera la facilidad de la mímesis trastocando el acto ceremonial con una base de pintura al temple, muy común en el pintado de paredes y frecuente en sus performances, para referir a ese otro yo interior que es el hogar y su privacidad.

El trabajo de Ángel García Roldán es un proceso, nada ocurre en el azar, y en caso de suceder, es el ejercicio o arte de ver —que no mirar— lo que le permite identificar el principio de un relato que está a punto de aparecer o de descubrirse. Al autor le gusta hablar del tiempo y de su paso, que él circunscribe al augenblick (momento o instante preciso). Esa resonancia mística y conceptual, constante a lo largo de toda su trayectoria, se hace palpable en “Ushiro”, no sólo en el procedimiento, también en su estructuración definitiva: dos planteamientos en la misma serie. Por un lado, las fotografías independientes que forman trípticos y conjuntos de ellos, y por otro lado, las ciento cincuenta tomas recogidas de la acción que forman parte de la recopilación en torno al termino nipón “ai” (usado para referirse al amor) y compuesta por dieciséis fotografías.

Mirar hacia atrás es recomponer la historia, ser capaces de observar el relato para entenderlo o intentar abarcarlo desde la perspectiva de lo humano, esto es: reconstruyendo la memoria y abordando, sin complejos, la soledad del individuo. En palabras del autor: “El yo es sólo lo que permanece mientras se tenga constancia de ello; el yo-transformado es una indefinición de lo que somos, como una imagen reflejada en un espejo. Tan volátil y escurridizo como el deseo; tan irreal como cualquier sueño”.

Para consultar la serie fotográfica completa clicar aquí.

Texto: Redacción.

]]>
https://www.oruba.es/mirar-hacia-atras-es-recomponer-la-historia/feed/ 0
El milagro del sistema sanitario público. https://www.oruba.es/el-milagro-del-sistema-sanitario-publico/ https://www.oruba.es/el-milagro-del-sistema-sanitario-publico/#respond Mon, 01 Jun 2020 17:47:04 +0000 https://www.oruba.es/?p=7573
Desde 2013, las “Mareas Blancas” se movilizan para defender la sanidad pública. Fotografía: Julio Muñoz.

Con la perspectiva de los meses y viendo el vaso medio lleno sobre las repercusiones de la pandemia que desde marzo agrede de manera inmisericorde a los ciudadanos españoles debo decir que hay cosas realmente positivas. No hay mal que por bien no venga, dicen que dijo el dictador monotesticular cuando se enteró de la muerte de Carrero Blanco y de que el día del atentado el entonces secretario de Estado norteamericano, Henry Kissinger, el mejor espía y el más criminal de la historia de ese país, estaba “casualmente” en Madrid.

Digo y reitero que hay consecuencias positivas de esta pandemia y la primera que se me ocurre es el excelente éxito de la sanidad pública, que supo resistir a los embates de la enfermedad, poniendo no sólo en valor, sino en su punto más álgido la efectividad de un modelo sanitario que algunos interesados en vender la salud habían puesto en almoneda desde muchos años atrás.

Podría decirse que se trata del milagro de la sanidad pública, sino fuera porque es el resultado de un cuantioso tiempo de inversión, gasto y trabajo de investigación y campo para poner a prueba si el sistema funcionaba o no.

Y ha sido precisamente en los lugares en los que la sanidad pública no se ha puesto al servicio de los intereses más bastardos de los negociantes, donde el modelo ha resistido con toda la fuerza posible y ha demostrado que estaba perfectamente preparado para aguantar lo que se les echara.

En cambio, en comunidades autónomas como Madrid y Cataluña, donde la derecha subastó entre sus amiguetes y los dueños de las clínicas privadas el patrimonio de todos, cuando el coronavirus SARS-CoV-2 atacó con furia, hizo aguas a las defensas de los sanitarios privados y los casos de contagios y de muertes se multiplicaron con respecto a la España de la sanidad pública.

Este gran triunfo del modelo sanitario público ha conseguido reducir a la mínima expresión a los partidarios de las clínicas privadas y si hoy algún gobierno se plantea volver a vender este sistema a los depredadores de la salud, saldrá enseguida por la ventana y se encontrará con el rechazo de la ciudadanía.

Es el momento, pues, de revertir todos aquellos apartados en los que aún se mantenga el espíritu privatizador y, sobre todo, de inyectar mucho más dinero al sistema sanitario público para que, si se vuelve a producir una enfermedad similar, haya capacidad de respuesta y resistencia para doblegar a los virus e infecciones que nos invadan. Porque nos va la salud y la vida en ello.

Texto: Vicente Bernaldo de Quirós.

]]>
https://www.oruba.es/el-milagro-del-sistema-sanitario-publico/feed/ 0
Requiem por dos campesinos muertos. https://www.oruba.es/requiem-por-dos-campesinos-muertos/ https://www.oruba.es/requiem-por-dos-campesinos-muertos/#respond Wed, 27 May 2020 20:41:00 +0000 https://www.oruba.es/?p=7561
Marcha motorizada promovida por Vox en Madrid, el sábado 23 de mayo. Fotografía de archivo.

El 20 de julio de 1936, Mateo y Luis, su hermano, estaban trabajando en el campo cuando, montado en su caballo, apareció el señorito Andrés Gil de los Monteros.

—Mateo, Luis, por fin ha estallado la guerra. Si no queréis que los rojos nos roben las tierras, corred a alistaros.

Y eso hicieron, alistarse, tal y como les había ordenado el señorito Andrés. En ningún momento se pararon a pensar en que los rojos que conocían nunca les habían robado nada, es más, con muchos habían compartido agotadoras jornadas de trabajo en aquellos campos. Tampoco cayeron en la cuenta de que, mientras ellos cogían las armas para ir a matar a quienes habían sido sus compañeros de faena, el señorito corrió a recluirse en su cortijo, donde permaneció hasta que finalizó el conflicto.

Luis nunca regresó, lo mataron en el frente, y Mateo ya nunca volvió a ser el mismo, en las trincheras, además de su hermano, murió su alegría. Pero eso era lo de menos, habían vencido a los rojos y el señorito pudo conservar sus tierras, a las que sumó todas las propiedades que, por Dios y por España, arrebató a quienes habían sido sus vecinos. Al señorito casi no volvió a verlo, al finalizar la guerra se mudó a Madrid a vivir plácidamente de las rentas que, religiosamente, dos veces al año, pasaba a cobrar en su nombre el administrador de la familia.

Mateo falleció en 2002, pobre como una rata, después de toda una vida trabajando para el señorito Andrés, que, antes de fallecer en 2006, recompensó sus años de lealtad colocando a su nieto Alfonso en el servicio de limpieza de una de sus empresas.

El pasado sábado 23 de mayo, Juan Carlos Gil de los Monteros, montado en su Ferrari, se pavoneaba por las calles de Madrid, golpeando una cacerola. Detrás ondeando una bandera franquista, se manifestaba Alfonso, nieto de Mateo, mileurista precario, contra la dictadura roja que quiere enviar al país a la ruina. Defendiendo la riqueza del señorito, tal y como hiciera su abuelo ochenta años atrás.

Los pobres fascistas, mientras fantasean con poder ser algún día como sus amos, tocan los instrumentos, pero son los de las cuentas en Suiza quienes dirigen la orquesta. Eso sí, todo por la patria, como Dios manda.

Texto: Pablo Álvarez Fernández.

]]>
https://www.oruba.es/requiem-por-dos-campesinos-muertos/feed/ 0
Rebeldía, libertad y magia en Villa Kunterbunt. https://www.oruba.es/rebeldia-libertad-y-magia-en-villa-kunterbunt/ https://www.oruba.es/rebeldia-libertad-y-magia-en-villa-kunterbunt/#respond Mon, 25 May 2020 21:30:08 +0000 https://www.oruba.es/?p=7558
Pipi Calzaslargas acompañada por su inseparable amigo el Señor Nilsson. Fotografía de archivo.

El origen de Pippi Långstrump, quien el pasado fin de semana celebró su 75 cumpleaños, se remonta a 1941 cuando Karim, hija de Astrid Lindgren, creadora del inolvidable personaje, enfermó de neumonía. Fue entonces en realidad cuando a propuesta de la niña la escritora nacida en Vimmerby creó a Pippi para entretener de esa manera a la criatura en la convalecencia de su enfermedad.

Después de contarle a su hija un sinfín de historias sobre Pippi, la célebre autora decidió finalmente llevar aquellas aventuras al papel, entregándole a su hija tres años más tarde, con motivo de su décimo aniversario, el manuscrito del libro. La obra sin embargo no se publicaría hasta 1945 tras ganar un premio literario convocado por una editora, después de que el principal grupo editorial sueco hubiera rechazado el original.

El icónico personaje de aquellos años de la infancia (sin ningún género de dudas fue mi primera heroína infantil) acabaría haciéndose universal, siendo sus libros traducidos a más de un centenar de idiomas con millones de copias vendidas, un éxito impulsado si cabe a raíz del éxito de la famosa serie de televisión estrenada, con guiones de la propia Lindgren, en el año 1969, si bien en nuestro país por esas cosas de la censura no empezaría a emitirse hasta 1974 con el título de “Pippi Calzaslargas”.

Así que hoy, lo mismo que entonces, ¡felicidades, Pippi!

Texto: César Inclán.

]]>
https://www.oruba.es/rebeldia-libertad-y-magia-en-villa-kunterbunt/feed/ 0
Un bolero para un mundo que se me va. https://www.oruba.es/un-bolero-para-un-mundo-que-se-me-va/ https://www.oruba.es/un-bolero-para-un-mundo-que-se-me-va/#respond Sun, 24 May 2020 21:28:54 +0000 https://www.oruba.es/?p=7548
José Manuel Fajardo en la XXXII Feria Internacional del libro en Guadalajara, México. Fotografía: Susana Rodríguez.

Hay un mundo que se está yendo, en conjunto, esa vida de antes de la pandemia. Pero hay también un mundo personal que se me está yendo, un mundo de amistades, de afectos, de vivencias, que la muerte está diezmando desde antes de la llegada de este virus.

Hace tres años fallecía el escritor Antonio Sarabia, un auténtico hermano para mí. El año pasado moría el escritor Enrique de Hériz, otro amigo del alma, que había sido además el editor de Sarabia y mío cuando ambos comenzamos nuestra andadura literaria a principios de los años 90. Hace poco más de un mes murió el escritor Luis Sepúlveda, otro hermano de vida en torno al cual se nucleó un grupo de amigos que compartimos viajes, editoriales, libros, sueños, noches de alegría y discusiones infinitas. Y anoche me llegó la noticia de que Jacques Boni, el propietario y alma del mítico cabaret parisino Aux Trois Mailletz, el último cabaret bohemio de verdad de París, ha fallecido a causa del coronavirus.

En Aux Trois Mailletz transcurrieron muchas de aquellas inolvidables veladas en las que Sepúlveda, Sarabia, Alfredo Pita, Santiago Gamboa, Daniel Mordzinski y yo armamos nuestra complicidad. Allí conocí a músicos que se volvieron amigos, como la cantante Laure Préchac y el compositor Jose Reinhardt, y de esas amistades nació mi novela “A pedir de boca” y el bolero “Ayer”, que aparece en ella, cuya música compuso Reinhardt con letra mía y que fue cantado por Laure. Jacques Boni adoraba ese bolero y adoraba ver su local lleno de músicos y bailarines y escritores y gentes del mundo entero, a las que embrujaba con su sentido de la bohemia en un espacio que se volvía mágico conforme avanzaban la noche y la música y las copas y las conversaciones, hasta que nos daba el día y nos despedíamos de los artistas y de Jacques y de aquel gigante rubio serbio que hacía de portero de noche, siempre sonriente pero imponente, y al que también he sabido que se ha llevado la pandemia, con apenas 50 años de edad.

Las noches del Aux Trois Mailletz están ligadas íntimamente a la amistad de ese grupo de amigos reunidos en torno a la creatividad. Allí nacieron amoríos y libros, se sobrellevaron penas y separaciones, se compartieron esperanzas y la felicidad de nuevos amores. Se festejó la vida y el arte, que para nosotros eran inseparables. No sé qué será del Aux Trois Mailletz, ahora que su creador, su animador, su alma bohemia, Jacques Boni, ya no está. No sé qué será de nosotros, los que sobrevivimos todavía de aquel grupo, ahora que Antonio y Lucho y Enrique tampoco están. Lo que sí sé es que ese cosquilleo en las venas que hizo latir entonces a mi imaginación, esa inquietud del alma que no se conforma con la vida tal como es y que sueña y lucha por agrandarla, siguen intactos dentro de mí. Han pasado años desde aquellas reuniones asiduas en Aux Trois Mailletz, y salvo Alfredo Pita, que sigue allí, ninguno de nosotros (Gamboa, Sarabia, Sepúlveda, Mordzinski y yo) vivíamos ya en París. Algunos ya no podrán volver. Pero la vida sigue, hasta el último aliento. Porque de eso se trata. De vivir. Y dejar que el bolero de tu vida te cante por dentro.

Texto: José Manuel Fajardo.

]]>
https://www.oruba.es/un-bolero-para-un-mundo-que-se-me-va/feed/ 0
El vil negocio de las residencias de mayores. https://www.oruba.es/el-vil-negocio-de-las-residencias-de-mayores/ https://www.oruba.es/el-vil-negocio-de-las-residencias-de-mayores/#respond Fri, 22 May 2020 22:32:01 +0000 https://www.oruba.es/?p=7538
El maltrato a los mayores en las residencias españolas es una realidad silenciosa. Fotografía: Dmitry Berkut.

Un país que no cuida a sus mayores es un país de mierda, y la España actual, a los hechos me remito y disculpad el término, no es país para viejos. No, no estoy refiriéndome a un remake patrio de la película de los hermanos Coen, sino a una realidad tornada en pesadilla.

Son ya 19.000, según los datos oficiales, las ancianas y ancianos que han fallecido en las 5.457 residencias que tenemos en el país. Y no se han ido plácidamente, han tenido una agonía terrible. Nadie podrá devolverles la vida ni compensar su sufrimiento, pero tenemos la obligación de reflexionar sobre lo ocurrido y ponerle remedio para que algo así no vuelva a suceder.

Para entender cómo hemos llegado hasta aquí, es necesario echar la vista atrás, y eso es lo que he hecho.

Cuando era un niño, allá por los años 80, las residencias de ancianos escaseaban, la mayoría de ellas y ellos, cuando llegaban al punto de tener que necesitar ayuda y cuidados, eran atendidos por sus familiares más cercanos. Eran las familias las que cuidaban de sus mayores, en concreto, las mujeres. El machismo imperante hacía que fuera en ellas en las que recayera esa responsabilidad. A ello ayudaba un contexto económico que permitía que, en muchos hogares, entrando un sólo salario pudiera vivirse con dignidad.

Pero todo eso cambia cuando, ya en la década de los 90 y en los inicios de este siglo, la precariedad laboral y las necesidades creadas por el capitalismo hacen inviable que las familias puedan subsistir con un único sueldo. Las mujeres son aceptadas en un mercado laboral que hasta ese entonces las había rechazado, pero no por justicia, no porque el machismo hubiera sido vencido, sino por necesidad. La máquina del capital necesitaba más combustible y lo encontró en la mujer, pero con ataduras y techos de cristal de por medio. La economía doméstica no mejoró, si los salarios del varón ya no eran muy elevados, los de la mujer eran ridículos, pero las circunstancias familiares cambiaron. Ya no había tiempo material para cuidar a nuestras y nuestros mayores y el sistema encontró ahí un nuevo nicho de negocio. Un negocio que, con el envejecimiento de la población, no tardó en crecer. Las residencias de mayores se multiplicaban, la competencia era feroz y los “grandes” empresarios comienzan a pegarse por su trozo del pastel. Así, sin apenas darnos cuenta, nuestras y nuestros mayores acabaron siendo un instrumento más para engordar las cuentas de beneficios de especuladores, usureros y corruptos. Beneficios, ahí está la clave, el bienestar de las y los ancianos era lo de menos, lo importante era facturar. Cuanto más mejor.

¿Y cómo se obtienen los beneficios? Sencillo: recortando gastos, cuanto menos gasto, mejor. A menos personal, más beneficio; salarios más bajos, más beneficio; menos gasto en material sanitario, más beneficio; menos gasto en alimentación, más beneficio; mayor aprovechamiento del espacio a costa de hacinar a las y los usuarios, más beneficio. Terrible, sí, pero es lo que hay. Conozco casos de residencias en las que con dos litros de caldo, diluidos en agua, se daba de comer a cincuenta ancianos, y un litro de leche llegaba para su merienda.

Y no nos equivoquemos tratando de reducir el problema a las residencias privadas o concertadas, la escasez de recursos también está presente en las residencias públicas, donde el personal es insuficiente y está superado debido a una excesiva carga de trabajo, lo que genera una frustración que repercute directamente en la calidad asistencial.

La situación es dramática y todas y todos, en mayor o menor medida, tenemos nuestra cuota de responsabilidad por haber mirado hacia otro lado, por haber normalizado lo que no era normal, por haber hecho bueno ese dicho de “ojos que no ven, corazón que no siente”.

Es hora de rectificar y tomar medidas, a quienes han fallecido durante esta pandemia no podemos devolverles la vida, pero si podemos presionar y contribuir para que esto no vuelva a suceder. Ahora veremos quién apuesta firmemente por acabar con este negocio repugnante y quien pretende seguir obteniendo lucro con él.

Ser patriota no es ondear banderas o golpear cacerolas, sino defender la patria verdadera. Y esa patria son nuestras y nuestros mayores, ya que, aunque lo hayamos olvidado, fueron ellos quienes la levantaron con trabajo y sacrificios. Mientras no les devolvamos su esfuerzo, mientras no les demos la dignidad que merecen, seguiremos siendo un país de mierda.

Texto: Pablo Álvarez Fernández.

]]>
https://www.oruba.es/el-vil-negocio-de-las-residencias-de-mayores/feed/ 0
El principio del fin del despotismo digital. https://www.oruba.es/el-principio-del-fin-del-despotismo-digital/ https://www.oruba.es/el-principio-del-fin-del-despotismo-digital/#respond Mon, 18 May 2020 21:09:46 +0000 https://www.oruba.es/?p=7530
En la imagen, el político republicano Ken Paxton, Fiscal General de Texas. Fotografía: Eric Gay.

El movimiento anticorporativo celebra la noticia de que al menos siete fiscales generales estatales se han reunido con el Departamento de Justicia norteamericano para coordinar una investigación al gigante tecnológico Google LLC por un posible delito de monopolio.

“Esperamos que los procuradores generales y la División Antimonopolio aborden con diligencia la evaluación de la supremacía de Google, que centraliza más del 90% del mercado de búsquedas en internet y, junto con Facebook, acapara la publicidad digital”, manifestó Sarah Miller, directora ejecutiva del Proyecto de Libertades Económicas Americanas.

La noticia de la apertura de sumario y el probable inicio de un proceso penal saltó a los medios el pasado viernes 15 mayo, cuando el Wall Street Journal aludió al Fiscal General de Texas Ken Paxton, diciendo que su oficina había emitido citaciones a la compañía y a terceros afectados.

“Esperamos tenerlo todo listo para el otoño”, dijo Paxton. “Si determinamos que la información recabada es concluyente, iremos a los tribunales poco después”, concluyó.

De acuerdo con la CNBC, la causa se centraría en el negocio de publicidad en línea de Google, aunque dicho canal de televisión informó con anterioridad de que se había ampliado para incluir tanto el motor de búsqueda como su sistema operativo móvil Android. Incluso cabe la posibilidad de que algunos estados decidan presentar demandas por separado, siguiendo diferentes argumentaciones legales.

Según el Wall Street Journal, aunque el Departamento de Justicia haya focalizado su análisis en el ámbito publicitario de Google, no ha obviado las acusaciones sobre su aplastante dominio en el sector de los motores de búsqueda. El periódico no pudo concluir qué hipótesis legal trataría de seguir el DOJ si presentara el caso.

Por su parte, los ejecutivos de Google afirmaron en un comunicado de prensa que la multinacional “mantiene desde el inicio una actitud de colaboración total con el Departamento de Justicia y el Fiscal General Paxton”.

Como informó el New York Times “el avasallamiento por parte de Google es un hecho desalentador, ya que se embolsa aproximadamente un tercio de cada dólar gastado en publicidad en línea. Su motor de búsqueda es la vía de acceso a la red y controla la información que ven los usuarios, mientras que la compañía posee muchas de las herramientas y tecnologías utilizadas para anunciar en línea. También cuenta con siete empresas con más de mil millones de usuarios”.

“Si pensaras que los casos antimonopolio de las grandes tecnológicas eran un recuerdo, estarías equivocado”, tuiteó la reportera del Times Cecilia Kang.

Texto: Eoin Higgins | Common Dreams.

]]>
https://www.oruba.es/el-principio-del-fin-del-despotismo-digital/feed/ 0
Remembranza de un relato de caballería. https://www.oruba.es/remembranza-de-un-relato-de-caballeria/ https://www.oruba.es/remembranza-de-un-relato-de-caballeria/#respond Sun, 17 May 2020 20:32:37 +0000 https://www.oruba.es/?p=7522
Julio Anguita fue alcalde de Córdoba, Secretario general del PCE y Coordinador general de IU. Fotografía: Silvia P. Cabeza.

Julio Anguita no se ha ido del todo, en lontananza diviso su distinguida figura que se desdibuja entre los pinsapares de la Sierra Bermeja; todavía quedan gigantes contra los que cargar, que no molinos, por demás de cuantos ardides se valga la rufianesca de hoy para engañarnos. En la política, la realidad ha de ser una e incorruptible, y en esta lid se mantuvo a pie firme nuestro repúblico maese, a quien más que jerarca andalusí me gustaría rememorar hidalgo de los de lanza en astillero, que con honestidad, oficio e inspirado verbo rindió fidelidad imperecedera al pueblo llano, renunciando incluso a su estipendio vitalicio por los servicios prestados al terruño, yermo de certitud y colmado de sangre rancia.

“Poderoso caballero es Don Dinero”, escribió Quevedo. El capitalismo convirtió en polvo las pilastras del propósito de igualdad social, y quizás todos hayamos sido en mayor o menor medida culpables de este desastre. Decía Don Julio Anguita que “la gente que vuelve a votar a ladrones es responsable de lo que luego pueda suceder”. ¡País de insensatos Alifanfarrones y Pentagolines!

Es por ello que, Sanchos que cabalgáis a lomos de vuestros nobles jumentos el légamo de esta ínsula Barataria, lugar de todo género de inmundicia, marchad a perpetuar el ideario de tan egregio adalid de los valores de justicia y libertad, que un día decidió que los tratos de poder no eran para él, y rechazando las prebendas se fue tal como llegó: sin tesoros ni cantares de gesta, pero más juicioso en decisión.

Texto: Xosé Mon González.

]]>
https://www.oruba.es/remembranza-de-un-relato-de-caballeria/feed/ 0