ORUBA.es https://www.oruba.es ¡Prensa libre, tú decides! Mon, 17 Feb 2020 21:22:04 +0000 es-ES hourly 1 https://wordpress.org/?v=4.9.6 Los socialistas que no conocen al PSOE. https://www.oruba.es/los-socialistas-que-no-conocen-al-psoe/ https://www.oruba.es/los-socialistas-que-no-conocen-al-psoe/#respond Mon, 17 Feb 2020 21:22:04 +0000 https://www.oruba.es/?p=7184
Parte del primer Ejecutivo del PSOE, reunido en el hotel Palace a finales de 2012. Fotografía: Marisa Flórez.

Es ya un reiterado lugar común, casi lindando el tópico, afirmar que el socialismo y el nacionalismo son como el agua y el aceite, términos antitéticos y que su cercanía o colaboración es un despropósito; porque los socialistas siempre han sido internacionalistas, lo cual es cierto, como sucedió en el País Vasco en el primer tercio del siglo XX, pero no supone que el PSOE tenga una relación afectiva con el españolismo a ultranza ni que socialismo y nacionalismo sean siempre elementos paradójicos en la política de este país.

Normalmente, cuando se reprocha al PSOE una relación más o menos directa con el nacionalismo, se refiere a los vascos, catalanes y gallegos y otros pueblos de España, pero no al conjunto del nacionalismo patrio, posiblemente porque las críticas sean más que interesadas y tengan como finalidad desvestir de cualquier planteamiento de amplio espectro la ideología del partido fundado por Pablo Iglesias Posse, como sucede ahora con el acuerdo de investidura, respaldado por PNV y ERC.

En la mayoría de las ocasiones se utiliza este reproche a enunciados como el Estado plural o las diferentes nacionalidades que conviven en España, habituales en la doctrina socialista desde sus inicios. No en vano el propio tipógrafo ferrolano, el primer parlamentario socialista en la historia de España desde 1910 a 1925, llegó a plantear por primera vez la posibilidad de que Cataluña se acogiera a un estatuto de autonomía, ya en 1918, criticando la miopía de la oligarquía centralista por su negativa a discutir con los catalanes la posibilidad de un régimen de descentralización para este territorio, donde ya había sentado sus reales la oposición al uniformismo puro y duro de las competencias de Gobierno.

Es verdad que muchos militantes socialistas, sobre todo a raíz de la llegada a la dirección del partido de Felipe González y su clan de la tortilla, abrazaron la causa más centralizadora del PSOE, relegando a una posición de segundo término a los sectores más federalistas, que fueron los que consiguieron imponer en el Congreso de 1979 la división en federaciones.

Que a lo largo de su historia el PSOE ha demostrado que tiene varias almas es un hecho incuestionable. Besteiro y Largo Caballero, Llopis y Felipe González, o Indalecio Prieto y Ramón González Peña son algunos de los ejemplos de posiciones antagonistas en el partido. Y eso, ni se ha acabado ni parece que se vaya a acabar, pero tampoco tiene que entenderse como una tragedia, sino como una riqueza diversificadora.

El PSOE se articula en federaciones no por otra cosa que por ser un partido federal, lejos de las posiciones más jacobinas que defienden sin pudor algunos de sus barones más destacados, sin percatarse de la contradicción perfecta que supone la defensa de su comunidad autónoma, y por tanto de su poder territorial, frente al poder decisivo de su centralidad. Por eso, las reacciones a la España plural de veteranos militantes como Juan Carlos Rodríguez Ibarra, Francisco Vázquez o el camaleónico Joaquín Leguina son más propios del síndrome del príncipe destronado que afecta a algunos niños cuando nacen sus hermanos más pequeños y les arrebatan la atención de los adultos, que de una formulación teórica mínimamente elaborada.

Que muchos socialistas no conocen la historia del PSOE parece un hecho claro. Posiblemente porque el aluvión de militantes tras la victoria electoral de 1982 les impidiera centrarse en la formación ideológica. Pero, justo hay que reconocer que quienes mantienen el espíritu del partido son aquellos que siguen la órbita del federalismo territorial como parte esencial e inalienable de la esencia del, por ahora, ahora primer partido de España.

Texto: Vicente Bernaldo de Quirós.

]]>
https://www.oruba.es/los-socialistas-que-no-conocen-al-psoe/feed/ 0
Hay que boicotear el Mobile. ¡Pásalo! https://www.oruba.es/hay-que-boicotear-el-mobile-pasalo/ https://www.oruba.es/hay-que-boicotear-el-mobile-pasalo/#respond Sat, 15 Feb 2020 22:52:37 +0000 https://www.oruba.es/?p=7175
Un trabajador pasa con mascarilla frente al recinto del cancelado MWC 2020. Fotografía de archivo.

Muchas personas se preguntan todavía cómo una gripe de laboratorio detectada a miles de kilómetros de Barcelona puede influir en la celebración de un congreso de tecnología móvil para dar a conocer las novedades que se han producido en el último año en el sector. Ya nadie sabe responderles con exactitud.

“Hay que boicotear el Mobile. Pásalo”. Este es más o menos el tenor del mensaje enviado por la Secretaría de Estado de los EE.UU. por valija diplomática a los embajadores de medio mundo, con especial insistencia en España con el propósito de lograr que fracasara esta feria de la telefonía y evitar el ridículo de las compañías tecnológicas estadounidenses en relación con las chinas. Se trata de una guerra comercial del presidente Trump contra China, no declarada oficialmente, pero activa y conocida desde el inicio, con el fin de evitar la hegemonía de las compañías asiáticas en el mercado de las telecomunicaciones. En este mismo marco se inscribe la demanda de Estados Unidos contra la multinacional china Huawei, a la que acusa de robo de tecnología y cuya vicepresidenta Meng Wanzhou permanece detenida en Canadá, a la espera de su extradición.

Para que el boicot al Mobile prosperara, los responsables de la CIA y de otras instituciones yanquis extorsionaron a las diversas compañías que habían anunciado su presencia en Barcelona, amenazándolas con todos los males habidos y por haber, hasta que poco a poco la mayoría fueron cediendo al chantaje, incluso contra sus intereses.

La (mala) excusa para desistir de la asistencia al MWC fue la epidemia de coronavirus existente en China, pero nadie en la órbita de las autoridades sanitarias mundiales pudo vincular la celebración del Mobile con un atentado contra la salud pública. A pocos kilómetros de Cataluña se desarrollaba otro congreso masivo de otra especialidad científica, sin que nadie planteara problemas de contraer la enfermedad. Incluso los delegados de las empresas Samsung (coreana) y Huawei se sometieron a una cuarentena antes de llegar a la Ciudad Condal para descartar cualquier posible contagio, pero las fortísimas presiones de Washington para defender bastardamente los dineros de sus empresas, pudo con el sentido común.

La cancelación del Mobile supone unas pérdidas que se sitúan en torno a los 500 millones de euros y que los organizadores pretenden que sean sufragadas por las empresas que se dejaron amedrentar por Trump y los suyos, aunque, por el momento, se desconoce lo que contestarán las afectadas y si es posible una repetición del Mobile más adelante. Se da por hecho de que el Gobierno español tomará nota de la debilidad de las compañías desertoras y tarde o temprano les hará pagar la factura.

Lo curioso del caso es que parte de la derecha española, paleta y sectaria como pocas y que bebe los vientos por Estados Unidos haga lo que haga, han aplaudido las presiones con el pretexto de que el daño al Mobile es un perjuicio para “la Colau” y no para la economía de España entera. Si esta misma derecha hubiera existido en 1898 hubiera ovacionado el ataque yanqui a la flota de nuestro país y hubiera dado por buena la versión extranjera del hundimiento del Maine. Tal es su estupidez.

Texto: Vicente Bernaldo de Quirós.

]]>
https://www.oruba.es/hay-que-boicotear-el-mobile-pasalo/feed/ 0
Due chiacchiere con Flavita Banana. https://www.oruba.es/entrevista-a-flavita-banana/ https://www.oruba.es/entrevista-a-flavita-banana/#respond Sat, 15 Feb 2020 17:19:33 +0000 https://www.oruba.es/?p=7153
Flavia Álvarez-Pedrosa (Oviedo, 1987), más conocida por su firma artística Flavita Banana. Fotografía: Inti Gajardo.

Vale. Voy a confesarlo. Flavita Banana me puede. Me azulea. Ella se declara a favor del negro, pero el tamponado es de colores; el humo y rumores que levanta, también. O sea, la pirotecnia entera.

—Martín Parra: ¿Por qué no hay más espacio para viñetas en prensa? ¿Nos vemos aún en una suerte de minoría de edad, que un vigilante espectro estatal protege?
—F.B.: Pues no me lo explico. Suelo contar que si ves a alguien leyendo el periódico (por encima y en diez minutos) en una barra de bar, el tiempo de un café, miran los titulares grandes, pero todo el mundo sin excepción se para un segundo a mirar la viñeta del final; que suele estar con los pasatiempos, horóscopo y demás. Quienes dirigen los periódicos no hablan con quienes los leen. ¡Menos columnistas y más viñetistas!

—M.P.: Culturalmente patrocinamos lo más potable, lo más corriente, a fin de no hacernos demasiado lío; que todo se comprenda, sea conmovedor; que todo se disponga para un camino conmovedor. ¿De verdad los españoles estaríamos cerca de salir de eso, de sobrevivir a un cambio de paradigma cultural?
—F.B.: En ocasiones me lo pregunto, ya que algo no me cuadra. Hay muchos canales “buenistas” que están triunfando, y a su vez lo mío funciona de maravilla. Honestamente, no pienso que lo mío sea fácil ni amable, y aún así a mucha gente le gusta. Tengo la sensación de que menospreciamos la capacidad de humor del público. Hay una larga tradición de humor absurdo en este país, no les tratemos como a idiotas.

—M.P.: Tus viñetas tienden cada vez más a lo esquemático. “Abrevia, este es un mundo ocupado”, nos dices (¿nos lo dices?); ¿es un argumento de algo? ¿Qué quieres demostrar, refutar o justificar con ello? ¿Obedece no más que al ramalazo de una etapa?
—F.B.: Tengo la costumbre de hacer una comparación: si vas andando o en coche y te topas con un cartelazo enorme, de fondo blanco, con letras enormes en negro, lo leerás, aunque no quieras, ¿no? Estamos entrenados para leer, aunque no queramos. El trazo que uso, la proporción entre blanco y negro, es similar al de la tipografía. Si ves una de mis viñetas de refilón, no puedes evitar mirarla. Poco detalle, poca letra, te la comes involuntariamente. Parece vagancia, pero es un estudio de mercado calculado. Y además me gusta trabajar la tinta así.

—M.P.: La celebridad, el alineamiento (libremente con unos y no con otros), la independencia artística, la habilidad social. ¿Son cuatro elementos imposibles de disociar del cuerpo del oficio? ¿Puede vulnerarse la proporción de alguno de ellos, sin que la mezcla se corte? ¿Cuánta veteranía has adquirido en autocontrol?
—F.B.: Francamente, hago siempre lo que me da la gana. Si algo aprendí es que cuanto más humana eres, mejor. Yo, sencillamente trato de no mezclar vida y trabajo: en mi perfil de Instagram va todo lo profesional, en stories lo que me pasa por la cabeza en ese momento en la vida. Además, en este formato decidí no vender humo, sino mostrar la vida real para que la chavalada no idealice a quienes tenemos muchos seguidores. Enseño mis axilas sudadas, mi casa (compartida), mi barriga generosa, mi gato obeso, etcétera. Con el tema de la celebridad, este año ya decidí retirarme de todo evento que requiera mi presencia física. Me limitaré a ser dibujante. Mi día a día debe volver a ser como el de cualquiera. No es nada agradable ser famosa.

—M.P.: ¿El artista de hoy, pues, se ha convertido en un mozo de cuerda (de todo el proceso participa y ese es su inevitable comercio)?
—F.B.: No entiendo eso que dices. ¿Supongo que te refieres a que la vida personal se mezcla con la obra? Pues eso para quien lo quiera, a mí no me interesa.

—M.P.: Flavita Banana no teme a posibles represalias (penales, se entiende); ¿cierto o falso? ¿Dónde no estarías dispuesta a llegar por defender una viñeta?
—F.B.: El problema hoy en día es que si la lías no te vas a la cárcel tres meses. Todo proceso judicial suele solucionarse con multas millonarias. No defiendo ir a la cárcel, pero puesta a elegir, elijo ser castigada como humana, trabajos forzados o algo así. Obviamente jamás debería penalizarse un chiste, eso lo sabemos. Pero como el castigo (lo hemos visto en varias ocasiones) es apoquinar, yo no me arriesgo. Suelo hablar de la táctica “Caballo de Troya”. Hablo del tema actual y trato de apuntarlo con el dedo sin que se note. En prensa nacional no tocaré un tema que me mande a juicio ni loca. La valentía es de imbéciles.

—M.P.: De pronto pienso en pinturas rupestres. Aquella gente sabía sintetizar. Hay algunas imágenes de arte macroesquemático a las que sólo les falta el bocadillo y el rizo elocuente; serían un “flavita”. Con la deriva casi póstuma de lo analógico, ¿dejaremos algún rastro material de nuestro llano paso por el planeta (no del paso más agresivo; de ése sobradas huellas)?
—F.B.: Pues espero que mis dibujos no sean algo que quede para las arqueólogas del porvenir, sino más bien mis fotos o vídeos. Las viñetas pretenden ayudar a la gente, resumir y sintetizar ese absurdo o esencia última de nuestras acciones. Las del futuro no lo entenderían. Y lo digo en femenino porque creo que es el género que sobreviviría. Dirán: “menuda feminista de pacotilla”. Pero viendo mis stories o fotos del móvil la gente asentiría afirmando: “¡ah! eso era, qué chulos los árboles y el cielo azul.”

—M.P.: ¿El fenómeno Flavita Banana es inalterable? ¿Podría de pronto, voluntaria o involuntariamente, desmontarse? ¿Qué otro logro estarías planteándote en tal caso?
—F.B.: Mi desaparición súbita es mi gran sueño. No se sabe cuándo, pero ocurrirá. Lo de Flavita Banana y las redes lo asocio a lo profesional, y la vida es mucho más que eso. Basta que un día me levante girada para que se acabe de repente. Como los jardineros, disfrutemos mientras podamos.

Entrevista: Martín Parra.

]]>
https://www.oruba.es/entrevista-a-flavita-banana/feed/ 0
Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra. https://www.oruba.es/principes-de-maine-reyes-de-nueva-inglaterra/ https://www.oruba.es/principes-de-maine-reyes-de-nueva-inglaterra/#respond Thu, 13 Feb 2020 22:00:28 +0000 https://www.oruba.es/?p=7131
John Irving durante la promoción de “Avenida de los misterios” (2016). Fotografía de archivo.

“Soy maniático, raro y muy protector para el estándar. Llevo una vida organizada. ¡Ah!, y escribo novelas muy bien estructuradas”. (John Irving)

El carácter del autor norteamericano John Irving está conformado por una sutil combinación de humor y prosa diáfana. Su literatura responde a una metodología seria y rigurosa, donde la agilidad de sus relatos se origina en un acabado manejo de la técnica literaria y en una fantasiosa intuición.

John Winslow Irving nació en 1942 en Exeter, estado de Nueva Inglaterra, lugar donde se ambientan muchas de sus narraciones. Estudió en el internado Phillips Exeter Academy, la Universidad de Iowa y en Nuevo Hampshire. Tras pasar temporadas en Londres, Viena y Grecia, imparte clases de literatura inglesa en los Estados Unidos. Irving es un liberal confeso que desde siempre ha luchado abiertamente contra los convencionalismos sociales, como también hiciera en el siglo XIX su héroe literario, el inglés Charles Dickens.

El éxito de su cuarta novela “El mundo según Garp” (1978) le permitió abandonar el mundo de la docencia, para dedicarse sólo a escribir e iniciar así el camino que le llevaría a convertirse en uno de los más prestigiosos narradores estadounidenses. A esas alturas, Irving había presentado tres novelas a las que nadie prestó la menor atención: “Libertad para los osos” (1968), “La epopeya del bebedor de agua” (1972) y “Doble pareja” (1974). Desde “El mundo según Garp”, ha escrito quince libros, varios de ellos adaptados al cine. En la traslación a la gran pantalla de “El Hotel New Hampshire” (1981), el realizador inglés Tony Richardson narra las peripecias de la estrambótica saga familiar de los Berry, dedicados a la administración de un hotel. Mark Steven Johnson dirigió en 1998 “Oración por Owen” (1989) bajo el título “El inolvidable Simon Birch”. El filme profundiza en la dolorosa experiencia del niño de once años Owen Meany, que de forma accidental mata a la madre de su mejor amigo con una pelota de béisbol y se considera, a raíz de ello, un instrumento de la voluntad de Dios.

En “Un hijo del circo” (1994), John Irving aborda las tribulaciones del doctor Farrokh Daruwalla, nacido en Bombay y residente en Toronto, y se explaya también sobre el cine en la India, los niños que son vendidos por sus progenitores al circo y la situación de quien sufren acondroplasia.

El guion de la versión cinematográfica de “Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra” (1985), titulada “Las normas de la casa de la sidra”, fue escrito por el propio Irving contando con la participación del sueco Lasse Hallström en la dirección. La película fue galardonada, en la 72 edición de los Premios de la Academia, con el Oscar al mejor actor de reparto (Michael Caine) y mejor guion adaptado (John Irving).

Su libro “La cuarta mano” (2001) traiciona cada uno de sus postulados: en él, aparece una y otra vez la sátira apocalíptica que marca la estética de Kurt Vonnegut, salpicada por el misticismo de cartón de Douglas Coupland, entremezclados con la picaresca sexópata de Philip Roth.

Respecto a “Avenida de los misterios” (2016), su obra más reciente, Irving comentó: “Me da vergüenza que este sea el resultado después de veinte años escribiendo un guion que debería haber sido una novela desde el principio. Estoy satisfecho con el resultado, pero es una manera muy lenta de escribir una novela: veinte años escribiéndola de la manera equivocada. Espero no escribir mi siguiente novela de esa manera, porque si no estaré muerto antes de acabarla”. Que así sea.

Texto: Pedro Sebastián.

]]>
https://www.oruba.es/principes-de-maine-reyes-de-nueva-inglaterra/feed/ 0
Un breve apunte sobre falsedades y obscenidad. https://www.oruba.es/un-breve-apunte-sobre-falsedades-y-obscenidad/ https://www.oruba.es/un-breve-apunte-sobre-falsedades-y-obscenidad/#respond Thu, 13 Feb 2020 20:00:24 +0000 https://www.oruba.es/?p=7124
Vista general del patio interior de La Universidad Laboral de Gijón. Fotografía: Daniel Candal.

Acabo de enviar esta respuesta a lo suscrito por un amigo en su muro de Facebook: Leo con tristeza e incredulidad (¡a estas alturas!) el comienzo de tu texto, “La Universidad Laboral tiene una historia muy negra en su origen, quiso ser una obra emblemática del franquismo en la que trabajo mucha gente en condiciones terribles y que estuvo rodeada de corrupción durante todo su desarrollo”. Todo es absolutamente falso e incluso obsceno.

Sabes que mi padre —José Marcelino Díez Canteli— formó parte del equipo de Luis Moya y llevó el peso de la dirección de las obras in situ. Por circunstancias que no vienen al caso, toda la ejecución fue objeto de causas en el Tribunal Supremo, quedando perfectamente documentada (en sentencias, en informes periciales y posteriormente en trabajos de tesis) la exquisita limpieza de las obras, nada de “condiciones terribles” de trabajo, ni trabajo esclavo ni asomo de corrupción: todo lo abonado está rigurosamente certificado y auditado.

Lejos de ser una “obra emblemática del franquismo”, el propio Franco ignoró ostensiblemente este proyecto. Nunca lo he dicho en público, pero sería muy conveniente que tu partido solicitase una auditoría neutral de todo lo relacionado con proyectos y obras de la Conversión de la Universidad Laboral en Laboral Ciudad de la Cultura. Estoy de acuerdo contigo en que se debe solicitar la calificación como Patrimonio de la Humanidad, aunque dudo mucho que la UNESCO la conceda debido a, por ejemplo, el insultante tratamiento interior y exterior de la caja escénica del Teatro, pero esto es otra historia…

Mi padre y el propio Luis Moya sufrieron en vida lo inimaginable, pese a que nadie fue capaz de acusarles de NADA. Ambos fallecieron con la amargura del daño que las calumnias les causaron. Es hora de que se restituya su honradez intachable. Y no es que lo diga yo, parte afectiva muy directa: basta con analizar la documentación publicada.

Texto: Vicente Díez Faixat.

]]>
https://www.oruba.es/un-breve-apunte-sobre-falsedades-y-obscenidad/feed/ 0
“Suecar” es cosa de locos maravillosos. https://www.oruba.es/suecar-es-cosa-de-locos-maravillosos/ https://www.oruba.es/suecar-es-cosa-de-locos-maravillosos/#respond Wed, 12 Feb 2020 00:15:48 +0000 https://www.oruba.es/?p=7116
Fotograma de la película “Rebobine, por favor” (2008), del director francés Michel Gondry.

“Rebobine, por favor” es la película número once de la filmografía del genio francés Michel Gondry. Fue presentada en el Festival de Cine de Sundance en 2008, en el poblado estadounidense de Park City, Utah.

En este singular filme, Gondry trenza un guion a partir del infortunio del señor Fletcher (Danny Glover), propietario de uno de los pocos videoclubes de cintas VHS que quedan en la ciudad. Al tener que ausentarse unos días, deja el negocio en manos de su empleado Mike (Mos Def). Todo va bien hasta que, en una visita, su colega Jerry (Jack Black) borra sin querer todas las cintas del local después de quedar magnetizado al intentar boicotear una central eléctrica.

La solución que se les ocurre a Mike y a Jerry es tan insólita como hilarante: rodar versiones alternativas de los grandes clásicos pasados y modernos, recreando escenas improvisadas y estrafalariamente domésticas, algo conocido en el mundillo underground como “suecar”.

Nos encontramos ante una propuesta que se disfrutará mucho más por parte de quienes hayan crecido con las películas que se homenajean mediante los inocentes plagios de la pareja protagonista (“Los Cazafantasmas”, “RoboCop”, “El Rey León”, “Regreso al futuro”, etcétera). Jack Black está soberbio, histriónico y esquizofrénico, frente a un equilibrado Mos Def que sigue evolucionando como actor. Danny Glover, con destellos de una madurez profesional llena de sosiego y coherencia la historia. Y Mia Farrow, entrañable y aniñada. Mágico final que encumbra a Gondry como un auténtico autor que domina a la perfección el medio.

Texto: Patricia Peláez.

]]>
https://www.oruba.es/suecar-es-cosa-de-locos-maravillosos/feed/ 0
Sofía, la ciudad que crece y no envejece. https://www.oruba.es/sofia-la-ciudad-que-crece-y-no-envejece/ https://www.oruba.es/sofia-la-ciudad-que-crece-y-no-envejece/#respond Tue, 11 Feb 2020 17:06:37 +0000 https://www.oruba.es/?p=7099
Vista general de la Catedral ortodoxa de Alexander Nevski, construida entre 1892 y 1912. Fotografía de archivo.

Sofía proviene del griego Σoφíα y significa sabiduría: en su sonoridad expresa cariño y ternura. Con una población que se acerca a los dos millones de habitantes, es la capital y la ciudad más grande de la pequeña Bulgaria y la tercera capital europea más antigua. Situada al oeste del país, está rodeada por el paraíso natural de Vitosha al sur y la península de los Balcanes al norte.

Sofía es el centro de la economía búlgara, una economía en transición donde los sectores más dinámicos son la metalurgia, la industria textil, la energética y la alimentaria. La construcción, el comercio y el transporte son otros sectores importantes. Sofía es una ciudad cuya mano de obra barata atrae a multinacionales de todo el mundo.

A pesar de la maltrecha economía y un alto índice de paro, a los sardicenses les gusta disfrutar su tiempo de ocio. La mayoría de pubs se sitúan en el Bulevar Vitosha. Los bares y cafés se mantienen abiertos hasta la medianoche. La entrada a los clubes nocturnos es barata: no más de dos euros.

Por otro lado, los productos locales como tejidos, madera, cerámica y cuero están a un precio muy asequible, aunque en ocasiones es difícil encontrarlos. Además del Bulevar Vitosha, los espacios de compras más importantes se concentran en las calles Graf Ignatiev y Georgi Rakovski. El monumental TZUM, es un centro comercial de lujo y excelencia, con boutiques y cafeterías en sus tres plantas.

Sofía tiene un gran número de monumentos como el Teatro Nacional Iván Vazov, el Palacio de Justicia (ubicado el Serdika) y las iglesias de San Jorge y Santa Sofía. Existen dieciséis universidades en la ciudad, siendo la más importante la Universidad San Clemente de Ohrid de Sofía, fundada en octubre de 1888. También podemos encontrar varios museos, entre los que destacan el Museo Arqueológico Nacional, el Museo Nacional de Historia, el Museo Nacional de Ciencias Naturales, la Galería Nacional de Arte y el Museo de Arte Internacional. Pero sin duda, la principal atracción de Sofía es la impresionante Catedral ortodoxa de Alexander Nevski, construida entre 1892 y 1912, en memoria de los miles de soldados rusos que murieron luchando contra los turcos por la independencia de Bulgaria. Junto a la catedral hay puestos de suvenires, sobre todo iconos pitados a mano y pequeñas antigüedades de la época comunista.

A 120 kilómetros al sur de la ciudad, escondido en un valle de verdes montañas, está el más sagrado monasterio de Bulgaria, fundado en el siglo X por San Juan de Rila conocido como Iván Rilski. El Monasterio de Rila mantuvo la cultura y religión búlgara durante la ocupación otomana. Hoy es Patrimonio de la Humanidad.

Texto: Patricia Peláez.

]]>
https://www.oruba.es/sofia-la-ciudad-que-crece-y-no-envejece/feed/ 0
La conga de la Virgen de Lourdes. https://www.oruba.es/la-conga-de-la-virgen-de-lourdes/ https://www.oruba.es/la-conga-de-la-virgen-de-lourdes/#respond Thu, 06 Feb 2020 18:59:24 +0000 https://www.oruba.es/?p=7089
Miembros de la Guardia Civil cantaron a la Virgen de Lourdes, en la 61ª Peregrinación Militar. Fotografía de archivo.

Hace ya alrededor de tres años que se tuvo conocimiento de que un grupo heterogéneo de militares, guardias civiles, curas y monjas (lo mejor de la España preconciliar) se habían conjurado para asistir a una peregrinación a Francia, concretamente al Santuario de Lourdes, con el objeto de rendir culto a la Virgen aparecida a la pastorcita Bernadette y pasar unas jornadas de asueto a cargo del erario.

El aquelarre saltó a los medios de comunicación por la difusión de un vídeo en el que se veía a este personal excursionista bailando una conga y con expresiones faciales muy similares a los que empinan el codo más de la cuenta. Además de bailar entonaban con frenesí la canción “Que viva España”, del almeriense Manolo Escobar, y que se ha convertido ya por méritos propios en la canción de los borrachos, en detrimento del antes denostado “Asturias, patria querida”.

Digo que ya han pasado tres años y no hay conocimiento de que la orgía haya tenido repercusión negativa alguna en las nóminas o los cargos oficiales de quienes potenciaron la procesión, a pesar de que las imágenes y, sobre todo el hecho de que el dinero gastado era de los impuestos de los españoles, causó una lógicamente esperada indignación entre la ciudadanía.

Porque, efectivamente, el Ministerio de Defensa de la época, que dirigía el comisionista Pedro Morenés, tan hábil en los negocios con réditos para sus intereses como un león en la sabana africana para defender su territorio, fue el encargado de hacerse cargo del presupuesto para la moliciosa visita al santuario, que supuso la asignación de bastantes miles de euros (sin contar con que la Guardia Civil tenía coste económico propio). Ítem más, que diría un jurista, los viajeros acudieron a Lourdes sin disfrutar de días de permiso, sino que se les aplicó como si de una jornada normal trabajada se tratara.

La España de charanga y pandereta se mantiene inalterable a pesar del paso de los años y de los cambios políticos y se refuerza cada vez que el Partido Popular tiene mando en plaza en este país. Se puede decir que estamos en Europa, pero Europa no está en nuestras fuerzas vivas (¿o sería mejor decir fuerzas muertas?).

No es más triste la verdad, lo que tiene es remedio, como cantaba el juglar de Poble Sec, y por eso no sabemos si estas salidas religiosas de nuestros servidores de la ley y de la fe se siguen produciendo o no, y si las continuamos pagando entre todos, en estas épocas en las que dice la derecha que no se puede recurrir al gasto excesivo. Bueno sería que alguien con responsabilidad nos sacara de la duda de la pervivencia del totum revolutum de curas, monjas, guardias civiles y militares en la funesta decisión de rendir pleitesía a una virgen francesa. Ya me hago cargo de que los hechos de hace tres años podrían haber prescrito, pero así nos evitaremos los ridículos posteriores.

Si las autoridades encargadas de vigilar la normalidad democrática hubieran actuado a su debido tiempo, a este bodrio no le hubiera limpiado el culo ni la Junta Electoral Central, a pesar de sus distinguidos servicios a la estupidez patria, pero, como no ha sido así, échele usted un galgo a los conguitos.

Texto: Vicente Bernaldo de Quirós.

]]>
https://www.oruba.es/la-conga-de-la-virgen-de-lourdes/feed/ 0
Microgeografías de Madrid, pequeños tesoros. https://www.oruba.es/microgeografias-de-madrid/ https://www.oruba.es/microgeografias-de-madrid/#respond Sat, 01 Feb 2020 10:45:11 +0000 https://www.oruba.es/?p=7064
“Microgeografías de Madrid”, un viaje al personal universo fotográfico de Belén Bermejo.

Me reconozco bajando escalones de una forma trabajosa, una conducción colérica a estas horas, eso es; bueno, después de todo, el terribilismo de cada día. O mejor: la paradoja de cada calle; mi meritoria.

¿Pero qué? ¿Que no te explicas que quemando un carbón tan exagerado, des siempre en el intento de lentificar el paso, mirar a lo pequeño? Suele ocurrir así. Se te obtura el encuadre, la amplitud de miras digamos; los escalones trabajosos son escenario de afanes contrarios: la urgencia/el detalle.

Tropiezas. Caes casi aliviado. Se te ha eximido de sostener la decisión fatal; ¿cómo podría yo decidirme entre…? Y entonces la ves. Ladeas la cabeza para asegurarte. Ahí está. Tu miniatura. Puedes sacar el móvil, la cámara, y tomar una foto; puedes agarrarla como si de uno de esos domos de nieve esféricos se tratara; ya es tuya: otra microgeografía que incorporas al día y sacas del mármol. La atesoras, entonces. La pones a decolorar junto a las demás. Sonríes.

Luego, una tarde pasas por una librería y ves que no eres la única. Que aún hay sustos en común, filias, entre algunas gentes de bien. Sonríes interiormente esta vez; no eres muy de regalar afectos, pero algo se ha terminado de colocar en su sitio. Por un momento piensas que es una nimiedad esa casualidad afectiva, una cosa menor; enseguida abandonas la idea. “Honrar la miniatura”, susurras, te dices repetidamente; honrar la miniatura como hace Belén Bermejo en su “Microgeografías de Madrid” (Plan B, 2019), un libro de fotografía urbana que, además de traslucir vida, energía, vehemencia, es un recordatorio de que la belleza está ahí, a simple vista, esperando a que alguien la recoja; hallazgos en el llano de un día, una semana, un año, una vida.

Bolsas de tiempo que la autora reparte junto a textos de regusto melancólico, reflexiones, curiosidades. Belén Bermejo sabe cómo hacerlo.

Texto: Martín Parra.

]]>
https://www.oruba.es/microgeografias-de-madrid/feed/ 0
Garantía de páginas amargas. https://www.oruba.es/garantia-de-paginas-amargas/ https://www.oruba.es/garantia-de-paginas-amargas/#respond Wed, 29 Jan 2020 12:38:47 +0000 https://www.oruba.es/?p=7035
Detalle de la portada del libro de Lara Moreno “Piel de lobo”, publicado por la editorial Lumen.

Me pregunto de qué quiere cursar baja Lara Moreno. O sea, arrastrará con su hombro esbelto las mismas distancias y tropiezos que el resto, pero hay algo en ella (traslúcido a su obra, obvio; de su obra se ha venido a hablar aquí, de “Piel de lobo” en concreto) que me inquieta. Ya es decir.

¿De qué cursar baja cuando uno parece firmemente instalado en un escenario, contexto generacional? No, claro; diremos que la prosperidad profesional es sólo un sudario, una media máscara enfrentada al momento social póstumo; que el acarreo de experiencias es anterior (hoy sólo podemos ponerlo encima de la mesa y mirarlo, diseccionarlo, estudiarlo como se estudia una filigrana) y que en Lara Moreno es rico en sustos. A lo mejor me equivoco.

No he dejado de escribir nunca que el que dice con susto, dice más, y dice mejor; una lámina desde la que vulnerarse uno mismo y desde la que ir desmontando piezas de aparato manufacturado: la queremos. Y es este el regusto amargo que no he desmontado un segundo el tiempo que ha durado la lectura. “Adaptación a la violencia”, “violencia en gerundio, sostenida”, son dos nociones de que hemos participado mi cabeza y yo, con inopinado gusto. Por supuesto violencia normalizada, matizada por un entorno de apología del bienestar y la familia. Violencia “sana”.

Pero no se pueden cegar las fuentes.

Así, a partir de una reflexión actual sobre su propia infancia y vida (el tiempo narrativo se desdobla), la autora, restando de la fórmula toda alusión a la estructura social de los personajes (no hay más que manejo afectivo en la novela, lo cual a mi entender es un plus; prefiero que no me lleven de la mano de puerta a puerta), se confiesa, en clave de revisión personal, pero no sólo; clarifica además que la confesión propia procura la confesión del conjunto, la confesión familiar en este caso, un cuerpo indisoluble.

Los contornos borrosos de un desamor, la deriva de una mujer y su hijo, las mentiras que se camuflan durante años. Las formas posibles de abandono, en un tono confesional y poco indulgente, es el principal tema que aborda el texto, desde mi punto de vista (abandono de la pareja, de la hermana, de la madre). La certeza de que las huidas conocidas son garantía de páginas amargas.

Pero la tentativa de abordar los porqués. Y de evitar el autoengaño.

Texto: Martín Parra.

]]>
https://www.oruba.es/garantia-de-paginas-amargas/feed/ 0