Hacia el cambio en los roles de género.

Retrato de Margaret Atwood. Fotografía de Jean Malek.

Margaret Atwood, autora de una extensa obra, es conocida sobre todo entre los lectores en lengua castellana por novelas como “Resurgir” (1972) o “El cuento de la criada” (1985).

Atwood, que nació en Ottawa en 1939, comenzó su trayectoria literaria con tan sólo 16 años de edad. En 1957 inició sus estudios universitarios en la Victoria University de Toronto. Se graduó en 1961 como licenciada en filología inglesa, con estudios también de francés y filosofía.

“Double Persephone”, su primer libro de poesía, se publicó en 1961. Continuó escribiendo mientras enseñaba literatura inglesa en diversas universidades canadienses —desde 1964 hasta 1972— y como lectora en la Universidad de Toronto, durante todo el año siguiente. Obtuvo reconocimiento internacional con la publicación de “La mujer comestible” (1969), a la que siguieron muchas otras novelas como “Doña Oráculo” (1976), “Life Before Man” (1979), “Ojo de gato” (1988), y “La novia ladrona” (1993). El conjunto de su obra fue distinguido con el Premio Internacional del Welsh Arts Council, en 1982.

Margaret Atwood, candidata en varias ocasiones al Premio Nobel de Literatura, obtuvo en el año 2000 el Booker Prize, máximo galardón de la literatura en lengua inglesa.

Normalmente se la describe como una escritora feminista, ya que el tema de equidad de género está presente en algunos de sus trabajos de forma destacada. Su obra se ha centrado en la identidad nacional canadiense, las relaciones de este país con los Estados Unidos y Europa, los derechos humanos, asuntos medioambientales, los páramos canadienses, los mitos sociales sobre la feminidad, la representación del cuerpo de la mujer en el arte, la explotación social y económica de ésta, así como las relaciones de las mujeres entre sí y de ellas con los hombres. Es miembro activa de Amnistía Internacional.

Sus escritos han sido traducidos a más de 30 idiomas. Asimismo, algunas de ellas se han adaptado al cine y al teatro, incluso al mundo de la ópera. Uno de los elementos que caracterizan la obra narrativa de Margaret Atwood es la meticulosidad con la que construye las tramas y la estructura de cada uno de sus libros. La propia autora reconoce que ese afán meticuloso es una obsesión personal que preferiría no tener, pero está atrapada por su propio destino.

La reciente adaptación televisiva de “El cuento de la criada” para la plataforma digital Hulu se ha convertido, en su primera temporada, en un auténtico fenómeno catódico. La celebrada serie dramática de Bruce Miller —ganadora de ocho premios Emmy y dos Globos de Oro— está basada en uno de los trabajos más significativos de Atwood; el retrato de una sociedad ficticia indeseable en sí misma donde las mujeres son tratadas como esclavas sexuales.

Elisabeth Moss, en la 75 ceremonia de entrega de los Globos de Oro, al recoger el galardón a la Mejor actriz dramática reivindicó la necesidad de que las mujeres cuenten sus propias historias. “Ya no vivimos en los márgenes de las páginas. Ya no vivimos entre los huecos de las historias. Ahora somos la historia y estamos escribiéndola nosotras mismas.”

Texto: Pedro Sebastián.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies