La necesidad de educar la “mirada política”.

Deberías educar y trabajar tu “mirada política” para no emitir argumentos deformados. Fotografía de archivo.

Os voy a contar cómo es la mirada del dibujante. A lo largo de un amplio período “educamos la mirada”, es un proceso que conlleva tiempo y trabajo, mucho trabajo. Antes de tener agilidad para dibujar y obtener buenos y rápidos resultados, debes aprender a centrarte, observar y analizar bien aquello que vas a dibujar: formas básicas, relaciones, distancias, referencias, luz, sombra, incluso a tocar las cosas y saber cómo es su textura, toda clase de información que nos pueda ayudar a entender, sobre todo entender, lo que vamos a dibujar, como si es una simple manzana, el dibujante tiene que ver mucho más en ella que alguien que sólo la observa. Luego, repasas y memorizas esa información. Pasas al papel y calculas tamaño, trazas líneas de encaje, ejes, presión del lápiz, un arquitectónico entramado de cuentas para ir construyendo el dibujo. Y aún con eso, has de seguir mirando la figura; el cerebro te la juega en cuanto pasas del objeto o motivo al papel o pierdes un dato y donde habías dicho que había una curva cerrada la haces más abierta, la altura de esto con relación a aquello la has hecho tres veces mayor y no te encaja lo demás. Todo esto es algo más complejo de lo que cuento y se pueden hacer variaciones, pero básicamente se empieza así. Una vez dominas e interiorizas esos pasos, casi a golpe de vista, es cuando parece que los dibujos fluyen de tu mano como si hicieras magia. Todos sabemos que un dibujante hasta cuando hace un monigote es que primero ha dibujado mucho, y se peleó muchas horas en el estudio.

Por qué os cuento esto, pues diría, por dos cosas. La primera, así conocéis un poco nuestro mundo, ese al que algunos por desconocimiento llaman entretenimiento. Si lo haces como hobby sí es entretenimiento, lo mismo que si un día haces un bizcocho para pasar el rato y te sale bien, mientras el pastelero los hace a diario mucho mejor y más rápido porque es su ocupación, su profesión bien aprendida.

Y la segunda, porque quiero llevarlo al terreno de la política. Si no educas y trabajas la “mirada política”, lo más seguro es que te equivoques en tus conclusiones y plasmes opiniones con errores, no encajen las cosas y salgan argumentos deformados. Sí, los dibujantes tenemos esa habilidad, a un golpe de vista vemos más que los demás, es así. Yo, soy muy despistada en mi vida cotidiana, pero a la hora de dibujar pillo información al vuelo, no porque sea más lista que nadie, es trabajo, esfuerzo y estudio lo que hay tras esa rapidez. Recomiendo a muchos que trabajen con paciencia y estudio esa “mirada política” antes de verter sus pareceres en redes y otros foros. Lees y escuchas reflexiones emborronadas, hechas sin cálculos, que no encajan por falta de observación, información razonada, procesada y entendida. ¡Ojo con esa mirada!

Texto: eligber.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies