domingo, 27 de septiembre de 2020

Los secretos de Quevedo y Villegas.

Juan Echanove interpretando a Quevedo en “Sueños”, un tratado sobre la corrupción. Fotografía: Javier Naval.

¿Es interesante volver de vez en cuando a releer los clásicos? Bueno, yo soy partidario, aunque el hecho de recordar la literatura de nuestros ancestros nos dé algún que otro coscorrón. Quiero decir con esto que una nueva lectura de las viejas glorias de la historia literaria española nos trae momentos de gozo, emoción y hasta de desilusión.

Más o menos esto último fue lo que me sucedió con la relectura de “El Buscón” de Francisco de Quevedo y Villegas, que ya había trasegado en mi adolescencia, pero que ahora me resultó muy decepcionante; quizá porque no es lo mismo escudriñar una historia a los dieciocho años que cuando peinas canas. Me pasó lo mismo con “El Quijote”, lo que me causó un sentimiento de pena y frustración porque pensé que, con tantos especialistas en la obra sobre el ingenioso hidalgo de la Mancha y la fama internacional de Alonso Quijano, mi impresión podría ser un tanto subjetiva.

Sin embargo, he redescubierto la poesía de Quevedo menos conocida de lo que parecía. Y esta novedad o esta resurrección poética me ha reconciliado con este ilustre escritor del Siglo de Oro español al que mucha gente limita a una prosa más o menos convencional. Francisco de Quevedo y Villegas tiene secretos que no son fáciles de interpretar.

Texto: Vicente Bernaldo de Quirós.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies