Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra.

John Irving durante la promoción de “Avenida de los misterios” (2016). Fotografía de archivo.

“Soy maniático, raro y muy protector para el estándar. Llevo una vida organizada. ¡Ah!, y escribo novelas muy bien estructuradas”. (John Irving)

El carácter del autor norteamericano John Irving está conformado por una sutil combinación de humor y prosa diáfana. Su literatura responde a una metodología seria y rigurosa, donde la agilidad de sus relatos se origina en un acabado manejo de la técnica literaria y en una fantasiosa intuición.

John Winslow Irving nació en 1942 en Exeter, estado de Nueva Inglaterra, lugar donde se ambientan muchas de sus narraciones. Estudió en el internado Phillips Exeter Academy, la Universidad de Iowa y en Nuevo Hampshire. Tras pasar temporadas en Londres, Viena y Grecia, imparte clases de literatura inglesa en los Estados Unidos. Irving es un liberal confeso que desde siempre ha luchado abiertamente contra los convencionalismos sociales, como también hiciera en el siglo XIX su héroe literario, el inglés Charles Dickens.

El éxito de su cuarta novela “El mundo según Garp” (1978) le permitió abandonar el mundo de la docencia, para dedicarse sólo a escribir e iniciar así el camino que le llevaría a convertirse en uno de los más prestigiosos narradores estadounidenses. A esas alturas, Irving había presentado tres novelas a las que nadie prestó la menor atención: “Libertad para los osos” (1968), “La epopeya del bebedor de agua” (1972) y “Doble pareja” (1974). Desde “El mundo según Garp”, ha escrito quince libros, varios de ellos adaptados al cine. En la traslación a la gran pantalla de “El Hotel New Hampshire” (1981), el realizador inglés Tony Richardson narra las peripecias de la estrambótica saga familiar de los Berry, dedicados a la administración de un hotel. Mark Steven Johnson dirigió en 1998 “Oración por Owen” (1989) bajo el título “El inolvidable Simon Birch”. El filme profundiza en la dolorosa experiencia del niño de once años Owen Meany, que de forma accidental mata a la madre de su mejor amigo con una pelota de béisbol y se considera, a raíz de ello, un instrumento de la voluntad de Dios.

En “Un hijo del circo” (1994), John Irving aborda las tribulaciones del doctor Farrokh Daruwalla, nacido en Bombay y residente en Toronto, y se explaya también sobre el cine en la India, los niños que son vendidos por sus progenitores al circo y la situación de quien sufren acondroplasia.

El guion de la versión cinematográfica de “Príncipes de Maine, reyes de Nueva Inglaterra” (1985), titulada “Las normas de la casa de la sidra”, fue escrito por el propio Irving contando con la participación del sueco Lasse Hallström en la dirección. La película fue galardonada, en la 72 edición de los Premios de la Academia, con el Oscar al mejor actor de reparto (Michael Caine) y mejor guion adaptado (John Irving).

Su libro “La cuarta mano” (2001) traiciona cada uno de sus postulados: en él, aparece una y otra vez la sátira apocalíptica que marca la estética de Kurt Vonnegut, salpicada por el misticismo de cartón de Douglas Coupland, entremezclados con la picaresca sexópata de Philip Roth.

Respecto a “Avenida de los misterios” (2016), su obra más reciente, Irving comentó: “Me da vergüenza que este sea el resultado después de veinte años escribiendo un guion que debería haber sido una novela desde el principio. Estoy satisfecho con el resultado, pero es una manera muy lenta de escribir una novela: veinte años escribiéndola de la manera equivocada. Espero no escribir mi siguiente novela de esa manera, porque si no estaré muerto antes de acabarla”. Que así sea.

Texto: Pedro Sebastián.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

Aceptar
Aviso de cookies