Resident Evil: Trump contra el COVID-19.

Donald Trump, en rueda de prensa, haciendo declaraciones a propósito del COVID-19. Fotografía: Carlos Barria.

Aunque el DHS de los Estados Unidos registró la primera muerte por COVID-19 en territorio norteamericano cerca de Canadá, su presidente Donald Trump anunció un posible cierre de la frontera con México.

Si bien se confirmó que el primer fallecimiento se produjo de súbito en Washington, estado que comparte frontera con Canadá, los más críticos con la administración Trump afirman que el dirigente republicano evidenció una vez más sus obsesiones racistas y xenófobas al corroborar la existencia de informes en los que se plantea el cierre de la frontera que separa el territorio estadounidense del mexicano como una forma de detener la propagación del virus.

“Hay cinco veces más casos confirmados de coronavirus en Canadá que en México”, tuiteó el demócrata Jeff Merkley, senador por Oregón. “¿Por qué Donald Trump no enfoca su atención sobre nuestra divisoria norte? Te plantearé tres hipótesis, pero sólo necesitarás una”.

La agencia Reuters informó la mañana del sábado 29, citando a un par de funcionarios del DHS (Seguridad Nacional), que el Gobierno norteamericano “estaba considerando imponer restricciones de entrada en la frontera entre Estados Unidos y México para controlar la propagación del coronavirus en el país.”

Por su parte, el gabinete de Andrés Manuel López Obrador notificó el viernes 28 que había detectado tres casos de infección por COVID-19 en tres hombres que habían viajado recientemente a Italia, convirtiendo a México en el segundo país de América Latina en registrar este virus de rápida propagación.

La preocupación por contener el agente patógeno en la frontera sur de los Estados Unidos se produce cuando Donald Trump también considera establecer trabas a la entrada de viajeros de Corea del Sur, Italia y Japón.

Cuando un segundo periodista preguntó en la sala de prensa de la Casa Blanca por qué tanto alarmismo respecto a la frontera con México, Trump respondió que estimaría cerrar cualquier frontera que fuera necesaria y reconoció que la amenaza del coronavirus proveniente de México no parecía ser un problema significativo en esta ocasión.

En un mitin en Carolina del Sur el viernes por la noche, Trump relacionó la amenaza del coronavirus con lo que denomina políticas de “frontera abierta” de los demócratas, quienes le han seguido criticando por su manejo de la situación, así como por su cruel política fronteriza y sus comentarios racistas dirigidos al pueblo mexicano y a otros países de América Latina.

“Ya sea que se trate del virus o de muchas otras amenazas para la salud pública, la política demócrata de fronteras abiertas es una amenaza directa para la salud y el bienestar de todos los estadounidenses”, dijo Trump.

Texto: Jon Queally | Common Dreams.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies