Rick Owens: el padrino de las chicas brutales.

Retrato del diseñador norteamericano Rick Owens. Fotografía: Danielle Levitt.

“Cuando creas una firma, estás contando una historia”, decía en una de sus entrevistas el diseñador Rick Owens, quien logró convertir su iniciativa creativa en una historia gótica calificada por la prensa especializada como glunge. Pero ¿qué es glunge? Para Owens es una mezcla entre glamur, slash y grunge; la combinación de la elegancia con la suciedad, la mixtura de los extremos.

Drapeados, deconstrucciones, ceñidos, cortes asimétricos… son las principales características que definen el trabajo de este californiano de 57 años de edad, nacido el 18 de noviembre de 1962. Vivir cerca de Hollywood puede condicionar una carrera profesional. En el caso de Rick Owens, influyó de manera ostensible en sus colecciones, llenas de glamur cinematográfico: colecciones teatrales, pero sin la ostentación o la intimidación habitual de los escenarios.

Rick Owens se inició en el mundo del diseño trabajando para diversas firmas de la costa del Pacífico que se dedicaban a copiar complementos de prestigiosas marcas consolidadas. En 1994, empieza a confeccionar prendas bajo su propia firma. Su anonimato se terminó en 2002, cuando la CFDA le otorga el premio al mejor nuevo talento del año. Aunque habitual en la escena de la moda neoyorquina, Owens decidió trasladar su centro de operaciones a París, tras el éxito obtenido en su presentación en julio de 2003 en la prestigiosa pasarela francesa, a la que llegó tras un acuerdo de colaboración con Révillon. Pero el cambio de residencia no supuso ninguna alteración en su propuesta, ya que sus capas de punto y crepé siguieron conjuntándose con facilidad y sus siluetas poco definidas y asimétricas continuaron dando prioridad a las chaquetas en tonos negros y marrones con pinceladas en tonos pastel.

Sus diseños han sido vistos en varias ocasiones en la serie de Darren Star “Sexo en Nueva York”. Pese a ello, el creativo norteamericano ha evitado de manera constante el sensacionalismo. Aunque sus prendas hayan terminado en más de una ocasión protagonizando portadas de revistas o series televisivas, esto no se debe a un arduo esfuerzo de marketing ya que Owens rehúye cualquier afán de destacar por encima del resto. El mismo calificó sus diseños como sutiles, evitando presentarlos en contextos espectaculares, en consonancia con su carácter introvertido. Una de sus colecciones llegaba a París cargada de piezas angulares, faldas abstractas inspiradas en los vestidos de monja en los que se puede encontrar alguna influencia de la japonesa Rei Kawakubo.

Siempre provocador y contrario a los estilos convencionales, en el desfile de otoño de 2015 todos los modelos masculinos mostraban sus penes públicamente en la pasarela.

Rick Owens ha recibido muchos premios en su larga trayectoria. En el universo de la moda se le conoce con “El padrino de las chicas brutales”, por su figura de lujo básico, chaquetas de piel ligeras y paño diverso.

Texto: Roberto Lacrosse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies