¿Sin futuro? De vuelta al tiempo de las antorchas.

Jóvenes activistas españoles participando en una manifestación en Barcelona. Fotografía de archivo.

De siempre tuve muy claro que volveríamos al tiempo de las antorchas. Los politiculos que hoy quieren que regresemos al pueblo, que saquen primero a sus hijos de los colegios de pago y los lleven allí. España está entre los países que menos invierten en educación. País sin futuro… Apenas motivos para la esperanza. País de ignorantes, y para seguir… La educación no interesa porque hace a los seres libres. Por eso se impone la religión, que nos hace esclavos.

Sufridos feligreses, según anuncian los voceros del poder nos toca dar otra vuelta al ruedo ibérico. ¡Que no pare la Fiesta Nacional! El problema no es la crisis, es nuestra sumisión. Ciento cuarenta millones de euros costarán las próximas Elecciones Generales. Pero no hay dinero para educación, sanidad y demás. ¿Qué hay del Estado de Bienestar? Puaj…

Y mientras el Gobierno portugués prohíbe los anuncios de “comida chatarra” para niños, Ezpañistán, henchida de orgullo aun consciente de sus carencias en cultura, imaginación y ambición de progreso, debería tener el pundonor de avergonzarse de ello, y la mínima lucidez para aprender de un país vecino, al que, a pesar de dejarnos en pañales en mejoras sociales, aún, en nuestra zopenca soberbia, miramos por encima del hombro.

Pero no queremos aprender de los errores. Aun sabiendo que en ello nos va nuestra propia vida.

Texto: Miguel Aramburu.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies

Watch Dragon ball super