miércoles, 30 de septiembre de 2020

Un momento histórico para ser valientes.

En la imagen, la socialdemócrata Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. Fotografía: Ida Guldbæk.

En plena crisis por la pandemia viral del SARS-CoV-2 leo en el diario digital Público que “el Gobierno de Dinamarca ha decidido ampliar la duración y la cuantía de sus programas de ayuda a las empresas y los trabajadores hasta alcanzar los 55.000 millones de euros”. Pero lo más llamativo de la noticia es que “el Ejecutivo de la primera ministra socialdemócrata Mette Frederiksen ha excluido de estas ayudas públicas a las compañías que pagan dividendos, compran sus propias acciones o están registradas en paraísos fiscales.”

Llevo diciendo esto un puto mes. El problema es que defender este tipo de medidas en España, o la nacionalización de sectores estratégicos, o la creación de una banca pública, o la implantación de una renta básica… resulta imposible.

Con la oposición y los medios de comunicación que tenemos, todo esto que con tan buenos ojos vemos fuera de nuestras fronteras, cuando miramos hacia dentro nos ataca el pánico y el miedo al social-comunismo, nuevo “palabro” de la derecha más rancia. Así es imposible avanzar como país. Aquí tenemos un lastre, y hasta que seamos valientes y nos lo quitemos de encima, poco vamos a hacer.

Estamos en un momento histórico para ser intrépidos y gobernar para los nuestros y las nuestras, esa inmensa minoría, y dejar de dorar la píldora a los ricos y poderosos. Que apechuguen, y en el caso contrario, ¡que se piren!

Texto: Oriol Díez Mata.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies