miércoles, 23 de septiembre de 2020

La emoción plasmada en papel fotográfico.

Christopher Makos, “The Lady Warhol project” (1981).

“De la fotografía me gusta su inmediatez, ya que puedes captar gestos y emociones muy rápido. Creo que la fotografía es un arte muy honesto, porque no pasa mucho tiempo entre la idea y la ejecución de esa idea.” (Christopher Makos)

Christopher Makos (Lowell, 1948) fue una de las figuras clave del panorama artístico neoyorquino de la década de los años 80 del siglo XX. Mantuvo una especial relación con Keith Haring, Jean-Michel Basquiat y Andy Warhol, con quien colaboró en la impresión de las ediciones de sus fotos en blanco y negro; fue director artístico de su primer libro de fotografía “Exposures” (1979) y compartió con él la idea de coser a máquina las fotos unas a otras con un hilo blanco en la primera exposición del icono del pop art en la Robert Miller Gallery.

Makos estudió arquitectura en París, y trabajó en el taller del surrealista Man Ray, quien le enseñó a valorar los instintos: por lo general cuando la gente quiere hacerse una idea de algo, lo racionaliza, dejando de lado la intuición a la hora de enjuiciar.

Durante una etapa alternó la fotografía con la pintura y la realización de obra gráfica. Su estilo muy cercano al fotoperiodismo se fue transformando con el paso de los años, presentando su obra en grandes formatos que enfrentan imágenes del mundo de la cultura y, en particular, de personajes que están en los extremos.

Tomó su primera fotografía a principios de los años setenta. En ella, aparecía una mujer adulta y un joven justo después de haber hecho el amor. Tomó la foto cuando éstos todavía estaban en la cama. Se trata de un retrato muy hermoso que salió publicado en la revista norteamericana Rolling Stone.

Christopher Makos ha publicado varios foto-libros. El primero, “White Trash” (1977), documenta el ambiente proto-punk de los clubs nocturnos de la ciudad de Nueva York. Su libro “Warhol: A Personal Photographic Memory” (1989) presenta 150 fotografías en blanco y negro que constituyen una crónica de la estrecha amistad entre ambos artistas y de sus largos viajes compartidos. En sus libros posteriores, “Makos Men: Sewn Photos” (1996) o “Exhibitionism” (2004), se centra en motivos homoeróticos que comprenden una parte significativa de su trabajo, en un estilo que se ha ido haciendo cada vez más refinado, sensual y sugerente.

En junio de 2018 verá la luz “Outwest”, un libro de arte que Christopher Makos firma junto a su compañero Paul Solberg. En él han logrado capturar la belleza de la abrupta naturaleza del oeste de América —como las impresionantes formaciones montañosas de Colorado—, antiguos ritos y costumbres, personajes particularmente adorables que conocieron durante su viaje, viejos y oxidados vehículos abandonados…

Texto: Alex J. Santos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies